Con la atención médica debida es difícil que muera un neonato

Por Venezuela Real - 1 de Abril, 2008, 14:38, Categoría: Salud

GIULIANA CHIAPPE
EL UNIVERSAL
01 de abril de 2008

La salud de un neonato se garantiza con un obstetra, un pediatra, un neonatólogo y los equipos necesarios para atenderlo
Las enfermedades más comunes de los recién nacidos son fácilmente tratables

Esta vez las apariencias no engañan: los recién nacidos son tan frágiles como parecen.

Como su sistema inmune aún no está completamente fortalecido, los neonatos son más susceptibles a bacterias y enfermedades que los demás niños. Por tanto, requieren de atención médica muy especializada que comienza, obligatoriamente, cuando aún están dentro del vientre materno. Sin embargo, la medicina actual es capaz de garantizar la vida de la mayoría de los recién nacidos, siempre que se aplique como debe ser.

Nicolás Cárdenas, pediatra neonatólogo del Centro Médico Docente La Trinidad, explica que aunque existen enfermedades relativamente comunes a los recién nacidos, con la debida atención médica los bebés pueden superarlas sin contratiempos, a menos que se trate de pequeños muy prematuros, a los que se le hace más difícil desarrollar defensas propias para superar los problemas de salud.

Las enfermedades más frecuentes en recién nacidos son prematurez, hipotermia, hipoglicemia y enfermedad de membrana hialina.

La prematurez es realmente peligrosa sólo si el bebé no logró cumplir las 28 semanas de gestación. La hipotermia se refiere a una temperatura corporal muy baja en el recién nacido, que son propensos a perder calor interno y se trata secándolo, envolviéndolo en mantas y poniéndolo en una fuente de calor que, según la necesidad, puede ser la piel de la madre o la incubadora. La hipoglicemia es un nivel muy bajo de glucosa en la sangre y se detecta sobretodo en hijos de diabéticas. La enfermedad de membrana hialina es un defecto de los pulmones que les impide expandirse.

"Pero un bebé no debería morir de eso", apunta Cárdenas, con énfasis, "a menos que se trate de un recién nacido extremadamente prematuro".

Para garantizar la correcta atención de un neonato y, por tanto, resguardar su vida, el parto o la cesárea debe ser atendido por, al menos, un médico obstetra y un pediatra, y disponer de un neonatólogo en caso que exista algún problema, además del equipo necesario para atender a los pequeñísimos pacientes. Son equipos adaptados al tamaño y peso de los bebés, y aún más si son prematuros.

Otro punto importante para la buena salud del bebé y que depende de la madre, es el control del embarazo. Según Cárdenas, al menos deben existir siete u ocho controles prenatales, es decir, casi uno al mes.

Una vez en casa, los padres deben permanecer alertas al desarrollo del recién nacido y buscar atención médica inmediata en caso de fiebre en un niño menor de dos meses. También es importante consultar al pediatra si se presentan diarrea, vómito o dificultad para respirar.
 
 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog