Cultura e independencia

Por Venezuela Real - 1 de Abril, 2008, 15:05, Categoría: Cultura e Ideas

ANTONIO LÓPEZ ORTEGA
El Nacional
01 de abril de 2008

Los procesos de creación cultural, y mucho más en sociedades modernas, siempre han contado con susbsidios o auspicios. Para el Estado financista o ejecutor son líneas de crédito "a fondo perdido", porque en principio no generan un retorno similar al de otros rubros de la economía. Enzenberger sugería, sin embargo, que las industrias culturales no podían compararse, por ejemplo, con la industria del calzado, en tanto las primeras transportaban valores de conciencia y ese solo hecho era motivo suficiente para protegerlas y otorgarles fueros especiales. El retorno de una política cultural quiebra la mente de los entendidos porque debe medirse en términos de imaginario, de sentido de pertenencia, de identidad.

Cuando en cualquier gabinete de gobierno los ministros de cultura presentan sus proyectos, los primeros en chillar son los financieros. De allí que el tema de los indicadores culturales sea hoy crítico a la hora de sustentar políticas: la cultura, como política de gobierno, se ha visto también obligada a pensar en sus retornos, así deban medirse en términos más espirituales.

Pero las industrias culturales, que monopolizan hoy los desarrollos más importantes en cuanto a políticas culturales, están muy lejos de la simple, solitaria y a veces angustiante actividad del creador cultural. La Unesco determina que no hay política cultural sin incentivos a la creación, pero muchos Estados prestan oídos sordos a la proclama. En las últimas décadas, con más o menos acierto, el Estado venezolano ha otorgado becas, subsidiado compañías, facilitado viajes de representación o producido obras de calidad. Para ello, un ejercicio importante de reconocimiento consiste en recorrer hoy toda la producción de carteles o afiches promocionales desde los años sesenta para acá y redescubrir cómo el Estado estaba siempre presente en nuestras grandes citas culturales. Los creadores caminaban y evolucionaban, forjando las imágenes y los sentimientos que definen nuestra apuesta cultural en el tiempo, y por detrás, así fuese dando traspiés, venía un Estado imperfecto pero a la larga cumplidor.

Me temo que esta relación entre Estado y artista, entre Estado y creación, ha cambiado dramáticamente en estos últimos años. Y ha cambiado porque el Estado de hoy puede ser selectivo, censor o sectario. Se privilegian unas políticas y se desechan otras; se aplauden unos contenidos y se desechan otros. El carácter siempre individualista del creador, por lo demás, es una categoría incómoda para un Estado que sólo se desvela ante el fuero colectivo. Los choques entre independencia y criterios individuales, por un lado, y Estado contestón e irritable por el otro, se recordarán en un futuro como de los más sonoros e impredecibles que hayamos tenido. Este divorcio de lo que nunca ha sido un matrimonio armónico, sino más bien avenido, ha producido un estado particular de las cosas: por un lado, agrupaciones que cierran sus puertas, programas que no pueden sostenerse, vocaciones que se apagan tristemente; pero por el otro, en el mejor de los casos, un mayor profesionalismo de nuestros artistas y creadores, quienes ya nunca contarán con auspicios oficiales. La consigna que se comparte es la de no depender nunca del Estado y la de avanzar con el solo esfuerzo propio, conquistando públicos y fomentando valoración crítica.

Cuando en un futuro se repase la creación cultural de estos tiempos, reconoceremos que fueron nuestros artistas los gestores de las imágenes, sonidos y palabras que grabaron esta época para los ojos de las nuevas generaciones. Y ese esfuerzo será aún más meritorio cuando se reconozca que se hizo a punta de independencia y voz propia.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog