Educación para oprimidos

Por Venezuela Real - 6 de Abril, 2008, 18:41, Categoría: Educación

Luz Mely Reyes
Ultimas Noticias
06 de abril de 2008

Mi educación fundamental fue muy tradicional. Hasta pregrado estudié siempre en instituciones públicas. Empecé en la Armando Reverón, en el barrio La Agricultura de Petare. Mi escuelita era un gran rancho, cuyos salones se mojaban cada vez que llovía. Durante el gobierno de CAP (el primero), la convirtieron en un hermoso edificio de tres plantas. El bachillerato lo terminé en el Gustavo Herrera, que aún cuenta con plaza interna, canchas deportivas, teatro, piscina y campo de beisbol. Después, ingresé en la Escuela de Comunicación Social de la UCV y disfruté la oportunidad de acercarme a un mundo totalmente desconocido.

En mi recorrido, y presumo que en el de muchos compatriotas en iguales circunstancias, amiguitos y vecinos se quedaron en el camino. Al salir de sexto grado, había madres preadolescentes que fueron mis compañeras; al salir de tercer año, ya habían matado a algunos de mis panas de la primaria, y en la universidad la mayoría de mis compañeros, si bien no eran de clase alta "ni hijitos de papa y mamá", pertenecían a la clase media o profesional.

Fue por recomendación de la profesora Yajaira Rauseo que llegué a Paulo Freire, con su Pedagogía del oprimido (1970), un cuestionamiento al sistema tradicional de la educación (él lo llama "educación bancaria") y presenta una propuesta "donde los educadores y los educandos trabajan juntos para desarrollar una visión crítica del mundo en el que viven". Cuando busqué escuela para mi hijo, tuve que desistir de la pública por varias razones: no me satisfacía el sistema de enseñanza y además me parecía antiético "quitarle" el cupo a algún niño o niña en una "buena escuela", cuando a Dios gracias podíamos pagar.

Sin embargo, tuve que hurgar para hallar en el sector privado un proyecto que le permitiera a mi hijo desarrollar y ejercitar la capacidad de pensar, en un ambiente de tolerancia –la que tanto necesitamos para no excluirnos unos a otros–, tener una experiencia de vida integral, adquirir herramientas para vivir en un ambiente de más cooperación y con sentido del impacto que él y cualquier ser humano causa en el mundo. En mi afortunada búsqueda, descubrí instituciones que para ingresar a un niño de seis años le exigen una larga lista de requisitos, como si fuere a hacer un doctorado.

Aunque debo señalar que creo estar conciente de los retos de "la escuela", la autorreferencia de hoy viene a propósito de varias dudas que me asaltaron en medio del ruido que han desatado tanto el cambio en el modo de ingreso a la educación superior, como la reforma curricular. Me pregunto si en los barrios y zonas pobres hay conocimiento sobre estas modificaciones; si "están bajando la discusión" o si una vez más el debate sobre tales asuntos se quedó entre las élites instruidas –tanto gubernamental como no– que cuentan con muchas "mentes iluminadas" que deciden qué es lo que le conviene enseñar a la "mayoría" para seguir contando con oprimidos y opresores.

Aguirre. El gremio periodístico fue duramente conmovido hace dos años con el asesinato del reportero gráfico Jorge Aguirre, quien fue muerto mientras cubría una manifestación con motivo de otras muertes, igualmente dolorosas, las de los hermanitos Faddoul y su conductor. Despúes de "hipotésis" y teorías conspirativas, el juicio a su presunto homicida aún no ha concluido. Así anda la justicia en nuestro país.

¿Se quedará el debate entre las "mentes iluminadas" o lo bajarán a los barrios?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog