La palabra de orden - Unidad y oposición

Por Venezuela Real - 6 de Abril, 2008, 21:54, Categoría: Oposición/Resistencia

El Editorial
El Nacional
06 de abril de 2008

Cuando se habla de oposición en un momento de crisis tan profunda como la que vive nuestro país, no se habla de una banalidad. Se habla de algo que trasciende la vieja connotación que se le da a la palabra. En esta época, oposición significa debate, contraposición de ideas y de teorías, de proyectos políticos, de formas y maneras de entender y concebir el país. Más allá de las disputas por el poder está en juego el destino de Venezuela como nación, como país pluralista y como Estado democrático. De modo que la oposición es variada, y esto tiene ventajas indudables porque revela la inquietud general que comparten los venezolanos, pero al propio tiempo la multiplicidad puede ser dispersión.

De ahí que se trate de un desafío sin precedentes. Estamos frente a una revolución que rehúsa reconocer los resultados del referéndum sobre la reforma constitucional y se obstina en aplicar sus esquemas violando la voluntad popular. El Presidente de la República no gobierna, está declarado en campaña día y noche, enajenando de manera inverosímil los recursos de la nación para sus tejemanejes proselitistas, repartiendo subsidios a troche y moche, buscando angustiosamente la adhesión popular que tiene perdida por sus reiterados incumplimientos y fracasos.

Frente a proyectos tan demenciales como la adaptación del currículo educacional a los intereses y dogmas militaristas de la revolución, de buenas a primeras (y al advertir el rechazo nacional a sus empeños), decide postergar el proyecto, pero la verdad es que ya el Gobierno tiene editados millones de textos para repartir entre los estudiantes, y seguramente lo hará porque esa es su conducta irrefrenable. De modo que no se puede bajar la guardia, ni en esto como en ninguno de los otros planes. El Gobierno actúa bajo la obsesión dominante, la imposición a como dé lugar de su doctrina y de su control del poder.

Tanto en lo nacional como en lo internacional, el Gobierno desconoce los intereses venezolanos, nacionaliza esto y aquello: ahora le tocó el turno a Cemex, con lo cual la desconfianza en las inversiones en Venezuela se consagra de manera absoluta. Es la negación de los antiguos ideales de la integración en aras de la demagogia cotidiana con la cual el Presidente pretende imponer sus candidatos favoritos en noviembre.

Nunca había sido tan complejo ejercer la oposición en Venezuela. Reconocido esto, es preciso que los amplios sectores opositores comprendan que lo que está en sus manos es una causa nacional y no una causa parcial. La palabra unidad es, por tanto, la primera prioridad del orden del día. Sin unidad se le hace un regalo a un régimen que ha demostrado tanta incapacidad como vocación para el derroche, y se le causa a Venezuela un daño irreparable.

El Gobierno sabe que está en picada. Lo único que puede amortiguar su decadencia sería la incomprensión suicidad de que la unidad de la oposición es lo prioritario. Es una lucha eminentemente civil, esto es crucial.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog