Suponen que intentaron callarlo - El informe que el comerciante entregó a la GN fue consignado al

Por Venezuela Real - 6 de Abril, 2008, 19:20, Categoría: Seguridad/Inseguridad

MARÍA ISOLIETT IGLESIAS
EL UNIVERSAL
06 de abril de 2008

La rutina que cumplía José Gregorio Díaz (42), cada día de la semana, fue muy bien estudiada por sus homicidas.

Sabían que el mejor momento para interceptarlo era ese día que dedicaba a llevar a su hijo menor hasta la casa de su ex es posa. La mayoría de las veces, cuando se disponía a regresarse, después de dejar al niño, "Goyo", como le decían sus amigos, siempre tomaba el camino hacia La Tahona.

Para eso, cuando subía por la calle Las Tejerías de Lomas de La Trinidad, se detenía en el vivero, para luego cruzar hacia su izquierda y llegar más rápido a la casa de alguno de su amigos más allegados y allí cenar.

Todo eso lo sabían. Por eso el homicida, un presunto sicario, estaba dispuesto un poco antes de la esquina donde debía virar "Goyo" para seguir hasta la Tahona. Allí, en el punto exacto donde comenzaba a frenar, lo interceptó el tirador y disparó la ráfaga rápida y dirigida hacia la misma dirección: el rostro de "Goyo".

No hubo fallas en la encomienda. Los no menos de 12 tiros que salieron disparados de una sola vez, llegaron directo a su objetivo y le arrebataron la vida. José Gregorio cayó sobre la palanca de su 4 Runner de color azul y placas GDS-82K y no logró frenarla antes de morir. Por eso transitó unos 10 metros desde el punto donde le dispararon y quedó frente al vivero, que está dispuesto en la calle Las Tejerías de Lomas de La Trinidad. El escalón de la acera, fue el que frenó la marcha del rústico.

La calle estaba sola. A las 8:45 de la noche del martes, ningún vecino logró ver absolutamente nada de lo que había ocurrido. Sólo alcanzaron a escuchar la única ráfaga que el tirador disparó, nada más.

Algunos minutos después, cuando la gente se agolpaba en la calle para reconocer al hombre fallecido dentro de la camioneta y luego de que efectivos de la Policía Municipal de Baruta llegaran al sitio para preservar las evidencias, llegó la ex posa de José Gregorio, Nahir Salas, a verificar la mala noticia.

Cuando estuvo frente al cadáver, su grito fue desgarrador y no contuvo la necesidad de señalar a un presunto culpable: su vecino.

Al parecer con él, Goyo había tenido algunos problemas financieros. Y es que presuntamente, ese sujeto, junto a otros efectivos de la Guardia Nacional habrían estado extorsionando a Goyo para agilizarle algunos trámites en la Aduana, pues Goyo era importador. Desde hacía más de 20 años se dedicaba a la distribuir e importar papel.

Hacía tres semanas, refirió el abogado y amigo personal de José Gregorio, Alonso Medina Roa, Goyo había entregado al propio comandante general de la Guardia Nacional, G/D Freddys Carrión, una denuncia por escrito contra ese vecino y otro efectivo de la Guardia Nacional. En el informe explicaba los episodios de extorsión a los que había sido sometido.

"Ese informe lo consigné yo hoy ante la División contra Homicidios del Cicpc, para que ellos saquen sus conclusiones... y, además, para demostrar que las declaraciones del propio comandante de la GN no tienen fundamento. Cómo va a decir que nunca sostuvo la reunión con José Gregorio ... yo le hago al general Carrión un llamado a la sensatez y a la honestidad para sea consecuente con sus acciones y principios porque él sabe que ciertamente recibió la información que le llevó Goyo y es que hasta personas allegadas a él tenían conocimiento de eso", enfatizó Medina Roa.

La brigada B de la División contra Homicidios trabaja duro para resolver el caso. Las denuncias hechas son graves, refieren los efectivos, sin ofrecer su nombres.

Las declaraciones para esclarecer el caso han sido varias. Entre esas figuran las de Nahir, las de Alfredo Medina Roa, amigo de Goyo y las de la esposa del vecino, presunto implicado en el hecho. Así lo explicó un efectivo ligado a las averiguaciones.

Aunque nada se sabe del supuesto sicario, los investigadores aseguran que las averiguaciones van bien encaminadas.

Sin enemigos conocidos

Con una sonrisa en el rostro, Alonso Medina Roa recordó que a Goyo lo conoció durante más de 20 años. "Era una persona sin igual, todo un personaje... donde me veía, llegaba gritándome 'cabeza, cómo estás' y me daba un beso en la calva. No le importaba quién me acompañaba, siempre me hacía lo mismo", dijo resignado.

Goyo, aunque tenía ya casi dos años separado de Nahir, mantenía con ella y con su familia una relación especia l y muy cordial. Con ella compartía dos hijos, uno de 13 años y otro de nueve.

Su vida nocturna, dijo Medina, era muy activa. Le encantaba cenar en cualquiera de los restaurantes de Las Mercedes. Quien quisiera encontrarlo podía pasearse por allí, ahondar dentro de los comercios, y sin temor a perder el viaje, por esos predios lo ubicaban.

Le encantaba el beisbol, era el deporte, según recordó su amigo de toda una vida, que más seguía, pero siempre del lado de la fanaticada de Los Leones del Caracas.

"Su calidad humana era única, su capacidad para relacionarse con la gente era sin igual... podía estar conociendo a alguien y de inmediato le brindaba toda su confianza y se sentaba, sin ningún tipo de vergüenza a compartir tragos, chistes y un rato muy pero que muy agradable", agregó Medina, intentando esconder su consternación por la pérdida.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog