Rodolfo de la Garza: "Hay sectores en Cuba que no permitirán un cambio radical"

Por Venezuela Real - 13 de Abril, 2008, 12:57, Categoría: Política Internacional

REYNALDO TROMBETTA
El Nacional
13 de abril de 2008

Entrevista: El investigador estadounidense de asuntos latinoamericanos cuestiona el nuevo derecho del pueblo cubano a comprar computadoras y celulares, o disfrutar de los hoteles de la isla. "¡Qué pobreza de país, llamar a eso una libertad!", dice

El académico estadounidense Rodolfo de la Garza es considerado un experto sobre diversos temas, todos relacionados con sus raíces hispanas. Por un lado, se especializa en los problemas de los inmigrantes latinos dentro de Estados Unidos. Por el otro, ha estudiado los sistemas electorales en su país y en Suramérica. Además, se interesa por las relaciones entre Washington y sus vecinos del sur.

Durante una visita a Caracas para dictar conferencias en varias universidades, De la Garza conversó sobre la situación de Cuba, donde recientemente el Gobierno ha permitido a los ciudadanos adquirir bienes como computadoras, teléfonos celulares y hasta ollas arroceras. Asimismo, se refirió a las recientes tensiones entre Colombia, Ecuador y Venezuela. Adicionalmente, abordó el tema de la influencia de los latinos en las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

–Se ha visto una cierta apertura en Cuba en las últimas semanas. ¿Es optimista sobre la recuperación de las libertades en la isla?
–Estos cambios simbólicamente son importantes. Pero hablé hace unos días con amigos en Cuba y me decían: "Sí, ahora trabajo tres años y puedo comprar una computadora, pero yo quiero darle de comer a mi familia, ¿qué voy a hacer con una computadora que no puedo pagar?". Igual sucede con los celulares y los hoteles.

¡Qué tontería! ¡Qué pobreza de país, llamar a eso una libertad! Imagínese que yo me atreva a decir: "Cené rico anoche, me comí una manzana". Eso no es cenar rico. Comprar un celular, ¡qué gran libertad! ¿Dónde? Sólo en Cuba. Hay instituciones en Cuba que su vida depende de un control. Los militares, los comités de defensa de la revolución. Están comprometidos con el sistema, y si abres el sistema ¿qué van a hacer ellos? Van a resistir un cambio radical. Si quieres cambiar a Cuba, abre 25 McDonalds, y se cae el sistema. Porque eso implica un cambio total de la economía. Ya no controlas. El sistema político, social, económico de Cuba requiere control absoluto. Raúl Castro sabe que hay que cambiar. Los cubanos, el pueblo es procastro, pero antisistema. Castro era un genio en la política, pero ya se les fue. Si se hubiera ido hace 20 años, quedaría como un héroe, un líder del mundo. Ahora queda como un tirano que ha destruido la economía y la vida social.

–Occidente, liderado por Estados Unidos, se ha reconciliado con China, y no porque abrace la democracia y la libertad, sino porque es un buen socio de negocios. ¿Este es el futuro que le espera a Cuba? ¿Apertura económica, pero no democrática?
–Todo no puede ser al instante, porque sería una nueva revolución. Pero no cabe duda, hablando de China, que lo que está pasando en el Tibet es porque comenzaron a haber aperturas. Hace 20 años, si hubieras hecho eso en el Tibet, habrían matado a todos, así de fácil. Pero ahora no, porque el mundo los está mirando.

Tú abres la puerta y ves otras puertas, y las buscas. El cambio de la estructura económica le quita un control tremendo al Estado. Al quitarle ese control, de repente la chica quiere salir sola a la calle, o la gente se pregunta por qué no puede haber homosexuales. Todo esto invita, sin querer, a un nuevo debate. En México, un país con un sistema social cerrado, llegó Salinas de Gortari, que no era ningún demócrata, pero abrió el sistema económico y miren los cambios. Abres la puerta y se te vienen esos cambios. ¿Y luego qué pasa ? Si cierras la puerta, eso requiere matar a demasiada gente.

–¿La "solución" de la crisis entre Colombia, Ecuador y Venezuela demuestra que organismos como la OEA y mecanismos como el Grupo de Río sirven para algo?
–Esas organizaciones sirven para algo, pero no algo inmediato, no tienen la capacidad de intervenir rápidamente en una crisis. No están hechos para eso. Son una manera de llamar a todos y decirles: "Señores, tenemos que hablar de lo que está pasando, esto no debe ser, ¿cómo hacemos?".

–En 2004, cuando Haití tuvo su crisis por la caída de Jean Bertrand Aristide, esas organizaciones respondieron con velocidad...
–Sí, pero esa crisis vino después de décadas de una dictadura violenta. ¿Y qué hicieron esos organismos antes? Nada.

Los organismos internacionales se basan en la aceptación de los Estados. Yo como Estado te digo: "No, tú no tienes derecho a meterte aquí".

–Estados Unidos tiene elecciones presidenciales en noviembre. ¿Qué tan significativo puede ser el voto latino en ese proceso?
–Ha sido muy importante en las primarias. Pero en las elecciones generales –que tienen un proceso distintova a ser difícil que el voto latino tenga impacto porque los latinos se concentran en estados donde ya están comprometidos los públicos. Por ejemplo, en Nueva York hay un voto latino importante, pero es un estado demócrata. Los republicanos no van a ganar Nueva York, y no importa que voten o no los latinos. Texas es completamente republicano, no importa que voten los latinos, sean demócratas o no.

Ganan los republicanos. Igual en California e Illinois. Y en esos cuatro estados hay más de 65% del voto latino. En los otros estados, los latinos no son suficientes para influir el resultado. Hay unas posibilidades. Si el voto de los blancos, digamos, está tan dividido, que no se sabe quién lo va a ganar, y si el voto latino se moviliza, participa y vota en gran número a favor de uno o el otro, puede influir. Puede ocurrir en Nevada y en Nuevo México. Pero en Nuevo México, que es un estado donde 35% del voto es latino, esto no ha sucedido. En el futuro, con el continuo crecimiento de esta población, el voto latino puede ser más importante. El problema es que no sabemos si va a existir un grupo que se pueda denominar "latino".

El latino se asimila mucho a la vida norteamericana. Hay muchos más de apellido Martínez o González, pero no sabemos si ellos voten distinto a los blancos.

–¿Pero los latinos siguen siendo predominantemente demócratas?
–Son demócratas. Los republicanos tienen un problema: que se están muriendo, que son más ancianos. ¿Entonces cómo van a mantener un poder? Tienen que buscar aliados.

No hay suficiente voto blanco como para resucitarlos. Los negros jamás van a votar republicano. El único grupo que podría votar por los republicanos es el de los latinos, porque tienen valores de familia, son trabajadores y religiosos.

El republicano dice que el latino es republicano, pero no lo sabe todavía. El problema con ese análisis es que no conocen América Latina. El latinoamericano es hombre de familia, es cristiano y es trabajador, pero no es de derecha. Tiene una trayectoria histórica de lo que en Estados Unidos se llamaría "de izquierda", pese a esos valores. Uno puede ser democratacristiano y muy de izquierda.

El republicano no entiende eso. Entonces el republicano busca el voto latino, pero no hay ninguna indicación de que lo consiga.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog