Chávez, con su discurso, contaminó cualquier prueba del 11A

Por Venezuela Real - 14 de Abril, 2008, 16:36, Categoría: Historia Oficial

MANUEL CABALLERO
EL UNIVERSAL
14 de abril de 2008

Breve historia universal de la mentira

Cada vez que se enfrenta a una situación en que la desaprobación popular se hace patente, el gobierno de Chávez atribuye sus propias derrotas en "una conspiración mediática" que inicialmente era cosa de la TV y la prensa venezolana y que, a medida que avanza el tiempo y que los medios han ido siendo amordazados de una manera u otra, se ha vuelto una conspiración internacional exactamente igual a la "conspiración judía internacional" que Hitler enarbolaba a cada rato y en parejos trances.

Eso le permite al gobierno negar la realidad más evidente y sustituirla por una mentira no menos evidente, y atribuir la versión verdadera a la tenebrosa conspiración de los medios desde Santiago de Chile hasta Wellington, desde San José de Costa Rica hasta San Marino.

Esta manera de actuar comenzó desde la llegada de Chávez al poder. Dando un abreboca de lo que sería su hoy ya tradicional fanfarronería, amenazó con ponerse al frente de quienes saldrían a la calle para arrasar con la "neoliberal" Corte Suprema de Justicia. Cuando vio venir el aluvión de críticas sobre semejante confesión de su estilo intolerante, dijo que su muy clara amenaza era una interpretación que le había dado la prensa a sus palabras. Lo cual no le impidió de todas formas cumplir su amenaza, aunque, como también es su costumbre, sin ponerse él mismo frente al peligro.

Pero no se crea que se trate de una creación original del teniente coronel. Por el contrario, se trata de la más vieja de las tretas guerreras: atribuir al enemigo lo que se tiene la intención de hacer uno mismo. Es lo que, hace escasos días, han estado atribuyendo los narcoterroristas de Marulanda al gobierno de Uribe : que mantenga "secuestrados en condiciones infrahumanas" a sus camaradas atrapados con las armas en la mano y sometidos a los tribunales de justicia bajo la mirada alerta de una prensa libre. Es decir, lo que ellos mismos han hecho con los rehenes civiles.

Los documentos forjados

También algunas veces se ha utilizado para provocar una crisis un documento forjado desde la primera a la última letra. Fue lo que sucedió en diciembre de 1909 con el supuesto telegrama en clave enviado desde el exterior por Cipriano Castro a sus amigos presentes en el entorno del Presidente encargado, Juan Vicente Gómez : "la culebra se mata por la cabeza". Se supone que la cabeza era Gómez: Castro estaba proponiendo un magnicidio. En verdad, nunca se logró demostrar que el fulano telegrama existiese o por lo menos que hubiese sido redactado por el Cabito, pero le sirvió al Benemérito para darle la "patada histórica" y unirse a la Silla presidencial "hasta que la muerte los separó".

Eso se parece mucho a lo que provocó la guerra franco-prusiana de 1870. Es lo que se conoce como "el despacho de Ems". Bismarck necesitaba la guerra para culminar el proceso de la unificación alemana bajo la dirección de Prusia; y sabía que los franceses no estaban preparados para la guerra.

Montó entonces la provocación : había habido una reunión en la localidad de Ems entre el Emperador de Prusia y el embajador francés para resolver un asunto relativamente menor sobre la sucesión al trono español.

Como los franceses cedieron y dejaron a Bismarck sin coartada para iniciar la guerra, recurrió a la provocación: a la mentira. Así, hizo publicar el informe que le había enviado su propio embajador, donde aparecía como que la delegación francesa hubiese sido insultada por sus interlocutores alemanes. El (mejorando lo presente) descocado Luis Napoleón Bonaparte ("Napoleón el pequeño" como lo llamó Víctor Hugo) pisó el peine y le declaró la guerra a Prusia : no mucho tiempo después las tropas prusianas entraban en Francia, los dirigentes se refugiaban cobardemente en Versalles , y el pueblo de París se insurreccionaba y tomaba el poder allí: la Comuna de París duró tres meses.

Hay otra modalidad de provocación: aprovechar un hecho real para atribuirlo a quienes se buscaba exterminar. Tal vez el más antiguamente conocido sea el del incendio de Roma bajo el imperio de Nerón.

Los cristianos a los leones

Se dice que fue el malfamado emperador mismo quien mandó a iniciar el fuego para perseguir a los cristianos (en verdad, es muy posible que a todos los judíos : todavía no se distinguían con claridad todas las pequeñas sectas hebreas, y los cristianos eran apenas una y muy reciente).

Hay otro incendio famoso, éste en el siglo XX: el del Reichstag alemán en el año 1933. Y el aprovechamiento de un atentado para desencadenar la represión.

El incendio del Reichstag fue un hecho real, no una de esos "auntoatentados" también comunes en la historia de la mentira. El parlamento alemán no fue incendiado por los comunistas, como lo pretendió Hitler, ni por los nazis mismos, como retrucaron aquellos. Un atarantado holandés de apellido Van der Lubbe, quien durante el juicio se declaró "anarquista", prendió fuego al edificio. Ni siquiera era anarquista, sino más bien anárquico; sobre todo, mejorando lo presente entonces, estaba loco de remate. Pero eso sirvió a Hitler (es el "entonces" de que hablamos) para acabar con el parlamento e ilegalizar a los partidos de izquierda,

De igual manera, todo hace pensar que fueron unos atarantados "izquierdistas" (entonces dichos "incontrolados") los que dieron muerte al diputado español de derechas Calvo Sotelo. Pero se atribuyó esa muerte a los republicanos, y sirvió así de pretexto para desencadenar la sublevación de "los cuatro generales" comandados por Franco.

En Colombia, cuando fuera asesinado Gaitán, la explosión de rabia del pueblo bogotano destruyó media ciudad. El gobierno conservador desestimó el hecho mismo del atentado, para centrarse en el "bogotazo mismo", y atribuir todo aquel despelote a "dos rusos" que había llegado ese día a Colombia sin siquiera hablar español, y que por lo demás, nunca han aparecido, y eso que de aquello nos separa más de medio siglo.

Y así, con muy diferentes modalidades, la lista podría extenderse hasta llenar varios volúmenes.

Pero aquí estamos sometidos a la peor de las tiranías, el real "terrorismo mediático": la tiranía del espacio. Debemos dejar entonces en el tintero los ejemplos, para rematar con los más recientes y conocidos, desde hace seis años, un once de abril: provocar una crisis para luego atribuirla al enemigo.

Como Chávez lo confesó después, la crisis de abril la provocó él mismo y deliberadamente con el despido de los directivos de PDVSA; crisis que con el mayor desparpajo atribuyó a la oposición en oscura conchupancia con las transnacionales de la comunicación. Y que no ha cesado de hacerlo desde entonces, "contaminando" como se dice en la jerga policial, cualquier prueba que pudiese presentarse en contradicción a esa mentira oficial.

Mentira que le ha permitido absolver a criminales convictos y confesos como los asesinos de Puente Llaguno, y mantener encarcelados a los tres comisarios de la Policía Metropolitana a quienes, a seis años de los sucesos y tres de su prisión, no ha sido posible probarles ningún delito, y ni siquiera juzgarlos.
 
 
 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog