Cogestión fracasó por desconocimiento del modelo

Por Venezuela Real - 14 de Abril, 2008, 17:01, Categoría: Economía

CARMEN SOFÍA ALFONZO A.
El Nacional
14 de abril de 2008

Deficiencias en la producción obtaculizó el desarrollo de proyectos
Invepal detiene su actividad cuatro meses al año por falta de recursos e Invetex nunca comenzó

Después de que en 2005 el presidente Hugo Chávez, desde su tribuna de Aló, Presidente, impulsara la cogestión como modelo empresarial productivo, muchas empresas lo adoptaron como sistema de operación. Sin embargo, saber cuántas existen tres años después, según Orlando Chirino, coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores, es difícil. Afirma que el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio no aporta esa información.

"Cuando estaba María Cristina Iglesias al frente de ese gabinete, era más fácil obtener esos datos", recuerda.

Señala que hay muchas, que solamente las tomateras y las de caña de azúcar suman alrededor de 40. Pero sin mayor reparo asegura que las empresas cogestionadas son un fracaso.

"Si estuvieran dando los resultados esperados, todos los días saldrían en Venezolana de Televisión. El Gobierno no tiene una que puedan mostrar como ejemplo", subraya.

La Industria Venezolana del Papel, S.A. –antigua Venepal–, la Industria Venezolana Textil, S.A. –lo que fue Hilanderías Tinaquillo C.A.– y la Industria Venezolana de Válvulas, S.A. –antes Constructora Nacional de Válvulas–, fueron las primeras que adoptaron el sistema.

Sin embargo, hoy presentan graves problemas de producción que ponen en entredicho lo exitoso que el Presidente destacaba del modelo.

Una a una.

A inicios de este mes los trabajadores de Invepal, denunciaron que tienen que detener las operaciones por lo menos cuatro meses al año porque los recursos financieros no les alcanzan para importar a tiempo la materia prima desde Brasil, Chile, Colombia y México. En 2008 las operaciones de esta planta, ubicada en Morón, Carabobo, arrancaron en marzo.

El caso de Invetex es más dramático. Hasta la fecha no ha hilado ni un hilo. Cuando Chávez anunció la expropiación de Hilanderías Tinaquillo, C.A. para convertirla en una empresa de cogestión, tenía más de 10 años cerrada.

Atendiendo al llamado presidencial, los más de 250 ex trabajadores volvieron a la planta.

Pero hasta ahora no han logrado confeccionar ni una pieza porque todavía, 3 años después, el Gobierno Nacional no ha llegado a un acuerdo con el dueño de la compañía.

Entre 2005 y 2007, los ex empleados –esperando poder reactivar la maquinaria– recibían un salario mínimo, pero este año el pago se interrumpió, y en lo que va de 2008 no han vuelto a cobrar. Parece que el viernes 11 de abril los perseverantes obreros vieron una luz al final del túnel. Después de salir de una reunión con el ministro de Industrias Ligeras y Comercio, William Contreras, al parecer se reanudaría desde hoy la cancelación del salario a cada trabajador, y se reactivarían las negociaciones con el aún dueño de la empresa.

Rolando Aguilar, coordinador de desarrollo social de Inveval, afirma que la empresa está operando con normalidad, pero no sabe cuántas válvulas se han producido desde que los trabajadores dirigen la compañía. Sin embargo, su compañero de labores, José Ramírez, afirma que Inveval ha vendido a las refinerías de El Palito, San Tomé y Puerto la Cruz. "No creo que estas negociaciones lleguen a un millardo de bolívares, pero no sé, porque no manejo esta información", dice Aguilar.

Las operaciones de la empresa comenzaron el año pasado pues antes estaban reparando la planta. Con 6 millardos de bolívares que entregó el Gobierno a esta empresa, los mismos trabajadores recuperaron la infraestructura y las maquinarias, y en 2007 fue cuando pudieron sacar la primera producción.

Aguilar tampoco sabe cuánto queda de este monto, pero reconoce que es poco y que no lo alcanza para elevar la producción. "Como no contamos con el capital de trabajo, el noviembre pasado decidimos entregarle nuestras acciones (49%) al Estado. Ahora el Gobierno es dueño de 100%, y administra los recursos, pero somos los 61 trabajadores de Inveval los que gestionamos la empresa", explica Aguilar.

Falta de cultura.

Orlando Chirino asegura que el fracaso de la cogestión es un problema cultural. "Fue un error del Gobierno pretender que los trabajadores abandonaran su salario y contrato colectivo para convertirse en dueños de las empresas. No había necesidad de darles acciones. A la hora de repartir las utilidades, querían que se les diera lo que le correspondía por tener 49%, y no compartirlo con la comunidad".

El abogado Francisco Verde, del despacho García Riera Verde, coincide con Chirino. "El venezolano no está preparado, o no tiene la cultura necesaria para desarrollar este modelo.

Creo que es algo totalmente empírico. La cogestión no significa que los trabajadores tomen una empresa como suya, es más complejo".

Ismael Pérez Vigil, presidente ejecutivo de Conindustria, dice que el fracaso se debe al modelo como tal. "Al ganar todos el mismo salario, no hay incentivos de ningún tipo para producir más o mejor".

Indica que no basta con que un trabajador domine el proceso técnico, para tomar las riendas de una compañía. "Es la concepción que tienen del socialismo. Pero si vives en un mundo capitalista, y niegas las leyes de ese sistema, eso más tarde o más temprano está destinado al fracaso".

Pérez Vigil asegura que la cogestión se le convirtió en un búmeran para el Gobierno porque los trabajadores nunca entendieron lo que significa ser dueño de una empresa.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog