Engaño sindical - Contra todos

Por Venezuela Real - 15 de Abril, 2008, 17:32, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
15 de abril de 2008

Ayer el ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, amenazó con expropiar a la compañía Rusoro Mining Limited, una empresa rusa que controla (bajo la sombra del gobierno chavista) varias de las más importantes explotaciones de oro en el sur de Venezuela. Por desgracia para los ex soviéticos, convertidos hoy en furibundos capitalistas, parece que formularon una serie de propuestas a sus obreros y empleados que, hasta la fecha, no han cumplido.

Desde luego que a nadie le sorprende que haya ocurrido eso porque los rusos no sólo son negociantes neófitos sino que no han superado todavía la etapa del capitalismo salvaje.

Como en Venezuela el Gobierno anda, a fuerza de dinero, buscando aliados en todos los rincones del mundo, entonces nos llega aquí lo peorcito del capitalismo de orilla. Al comandante esto le parece una maravilla, pues se explana a sus anchas con estos cariñosos enemigos de los capitalistas europeos y estadounidenses, pero que son tan expoliadores como cualquiera que se acerca, con ánimo aventurero, a un país que está en oferta. De manera que rusos y chinos, brasileños y argentinos, y no pare usted de contar seguirán llegando y arrodillándose en la gran alfombra de Miraflores.

Entre otras cosas, el ministro Rodolfo Sanz, de Industrias Básicas y Minería, quien lleva poco tiempo en el cargo, les recordó a los inversionistas rusos que "todas las concesiones mineras en el país están bajo revisión". Con ello no sólo puso a temblar a la gente de Moscú sino a todos aquellos empresarios extranjeros que, de alguna u otra manera, siguen apostando a una estabilidad económica y no a una política esquizofrénica que, por una parte, se reúne con presidentes y jefes de Estado y firma pomposamente convenios, y por la otra le da una patada a la mesa y declara el fin del juego.

La actitud de defender a los trabajadores no puede nunca significar el cierre de sus fuentes de trabajo, ni mucho menos el rompimiento de contratos legalmente establecidos porque no es eso lo que piden los obreros, ni está en su agenda y mucho menos en la del gobierno bolivariano. Pero ocurre así: la queja sindical contra los rusos es porque "hay retrasos en el pago de una bonificación".

El ministro Rodolfo Sanz así lo confirmó solemnemente: "El grupo ruso Agapov, que controla a Rusoro, hizo promesas a sus trabajadores que tiene que cumplir". Eso está muy bien, pero de allí a intervenir y nacionalizar violentamente la empresa hay un verdadero océano de diferencia.

Y si bien los rusos sabrán defenderse pues le venden aviones y submarinos a Venezuela (y eso sí es dinero), debemos recordar cuál fue el origen de la nacionalización de Sidor, que se ha ocultado tras un conflicto laboral que bien pudo manejarse de una manera menos traumática y más sincera: se le vende a los trabajadores como una concesión presidencial, como un avance en el control nacional de sus industrias básicas y como una gracia ante un problema sindical que todavía no ha recibido respuesta.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog