Aída Lamus

Por Venezuela Real - 16 de Abril, 2008, 11:45, Categoría: Economía

AHIANA FIGUEROA
El Nacional
16 de abril de 2008

Entrevista : Aída Lamus
Los pequeños accionistas de Vencemos (Cemex) pueden perder con la nacionalización si no se aplican de manera idónea los mecanismos de la Oferta Pública de Adquisición

"No hay otro tipo de negociación para adquirir una empresa inscrita en el mercado de capitales que no sea la oferta pública de adquisición de acciones (OPA). Sus normas son de orden público y si el Estado quiere conservar una imagen de confianza debe realizar una oferta con base en una empresa que está en marcha y no en aprovechar para comprar barato en detrimento de los accionistas".

La afirmación proviene de Aída Lamus, quien fuera durante seis años del gobierno de Hugo Chávez presidenta de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Sostiene que es inadecuado el anuncio de utilizar el esquema de empresa mixta en la nacionalización de las cementeras Cemex (México) y Lafarge (Francia), que cotizan en la Bolsa de Valores de Caracas.

"El petróleo siempre ha sido del Estado venezolano y puede celebrar contratos de diversa índole porque es el dueño, pero con estas empresas no, debido a que son privadas, se rigen por el Código de Comercio y son compañías que han hecho oferta pública de sus acciones, por lo que la empresa mixta no es opción".

Explicó que la valoración debe ser transparente y que el Gobierno debe dejar que en la negociación haya opciones de discusión. "Hago un llamado para que se proteja a los accionistas minoritarios, recuerden que la empresa tendrá que pronunciarse si acepta o no y debe llamar a una asamblea para informar. En las negociaciones debe haber libertad, no puede estar la mano del Gobierno ejerciendo su poder".

–¿Si el Gobierno debe realizar una OPA por estas empresas, no se apresuró al anunciar la nacionalización?
–Cuando se va a ejercer una OPA, se deben hacer los avisos cuando ya se va ha realizar la oferta y no anunciar de antemano la nacionalización, porque pueden generarse manejos irregulares.

Además, a los accionistas se les está quitando el derecho de que haya una puja. Generalmente las OPA están hechas para que haya una puja, el Gobierno debe estar consciente de que cuando se quiere ejercer el control se paga más, no basarse en la valoración del libro o en la ultima cotización de la acción en el mercado.

–¿El Gobierno manejó bien las OPA realizadas por Cantv y La Electricidad de Caracas?
–En estas estatizaciones hubo poca transparencia en la negociación al no utilizarse de forma idónea los mecanismos que rigen las OPA. Al mismo tiempo, no hubo la supervisión necesaria en estos casos por parte de la Comisión Nacional de Valores, que no es una dependencia del Ministerio de Finanzas, es un ente autónomo para realizar normas, decidir, autorizar y sancionar. Con la emisión de los bonos de Pdvsa, la comisión se mantuvo al margen, su papel debió ser proactivo, tenía que aprobarlo, revisar los prospectos y los estados financieros de los tres últimos años, calificar el riesgo y hacer seguimiento. Fue la colocación más grande en la historia del país y quedaron muchas interrogantes.

–¿Qué observó en las anteriores OPA?
–Un año antes de que el mexicano Carlos Slim lanzara una OPA contra la Cantv, el Gobierno se mantuvo en silencio durante nueve meses, lo que hizo que el empresario optara por retirarse. No se dio la oportunidad de que hubiera otro oferente que diera más y hubiera una puja. Un año después, un buen día, el presidente Chávez tumba el precio de la acción al anunciar la nacionalización de la telefónica. En esos dos o tres meses después de la OPA hubo transacciones muy grandes, cuatro días antes del anuncio se negoció alrededor de 10%; quiénes se beneficiaron de comprar barato para después vender a un precio mayor. No se respetaron los precios del mercado, se partió de la oferta inicial ofrecida por Slim.


Lamus recalcó que este caso se trató como si la empresa estuviera en liquidación, cuando Cantv siguió operando y generando ganancias.

"El método de valoración es con una empresa en marcha y en materia de telecomunicaciones más aún, porque no es sólo ver el número de suscriptores que tenía la compañía sino qué perspectiva de crecimiento tenía. Nadie luchó por ello. Además los accionistas clase C, que no pudieron transformar sus acciones a clase D, les pagaron en bolívares en detrimento de lo que hubiesen obtenido si lo hubieran podido recibir los beneficios en dólares".
 
–¿Qué ha observado en las subastas con bonos en divisas en donde participan las casas de bolsa?
–Aunque el Gobierno no tiene que pedir permiso a la comisión para colocar sus bonos en divisas, el organismo supervisor debió fiscalizar a las casas de bolsa.


Considero también que el Ministerio de Finanzas debe llamar a todos para que participen en la colocación.

Mientras se haga en forma oculta y selectiva siempre habrá negocios oscuros, más en un país donde existe control de cambio. El escándalo de la última operación de La Electricidad de Caracas y las notas estructuradas han generado desconfianza en el mercado.

Democratización

El Gobierno a través de la Comisión de Valores ha insistido en la necesidad de democratizar el capital; sin embargo, hasta ahora se ha quedado en enunciados. A juicio de Aída Lamus, no se ha trabajado para lograrlo.


"Quiero hacerle un llamado al presidente Chávez, quien ha sido un luchador por las minorías: los accionistas que no tienen un control accionario de las empresas son pequeños ahorristas que canalizan su capital, son miembros de cajas de ahorro o de fondos mutuales.

La verdadera democratización es cuando muchos sean propietarios".

–¿Cree que se perdió el espíritu de lo que significa la democratización del capital?
–La Electricidad de Caracas era un ejemplo de democratización del capital, pero la estatización provocó que el Gobierno centralizara esas acciones. Observo con preocupación que en vez de fortalecerse el mercado de capitales se está haciendo cada vez más pequeño. Pocos países se han desarrollado en el mundo sin mercado de capitales. Debe procurarse que al menos 10% del capital de las compañías se transe en el mercado bursátil, debiera procurarse que los venezolanos participáramos de las industrias más importantes del país, esto sí es verdadera democratización del capital. Pero es un contrasentido querer incrementar la actividad de las cajas de ahorro y colocarle un tributo tan devastador como lo es el impuesto a las transacciones financieras.

 
 

 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog