Los dictadores poseen genes particulares

Por Venezuela Real - 16 de Abril, 2008, 12:18, Categoría: Cultura e Ideas

AURORA Digital
http://www.aurora-israel.co.il/nota.php?art_id=26686
16 de abril de 2008

Descubrimiento de la Universidad Hebrea

Stalin, Hitler, Videla, Pol Pot o Pinochet no sólo compartían regímenes dictatoriales, sino también, posiblemente, características en uno de sus genes, según ha descubierto el investigador Richard P. Ebstein. "Es evidente que los dictadores son egoístas y puede ser que su falta de interés por los demás tenga un componente genético", explicó Ebstein, director del Centro Scheinfeld de Genética Humana para las Ciencias Sociales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

La clave está en el gen AVRP1, que permite la actuación sobre el cerebro de la vasopresina, una hormona que se vincula a la sociabilidad y afectividad de los mamíferos. A más vasopresina, más tendencia al altruismo (y viceversa) es la ecuación ya descubierta por los científicos en 2005.

Nacido en Brooklyn, Ebstein ha dado un paso más al vincular generosidad, características genéticas e incluso quizás dictaduras a partir de las conclusiones de su estudio.

El investigador recurrió para ello al famoso "juego del dictador" con 203 estudiantes universitarios, que dividió en tiranos y receptores. Los "dictadores" recibieron cada uno cincuenta shékels para que decidieran libremente si los repartían o no entre los "receptores". Algo menos de un quinto se quedó con todo el dinero, mientras que en torno a un cincuenta por ciento dio la mitad.

"Lo interesante del ejercicio es que no existe condicionante alguno para entregar el dinero, como que el otro se encuentre en una situación de necesidad o sea un amigo, por lo que mide el altruismo en estado puro", asegura Ebstein.

La conclusión del experimento fue que aquellos estudiantes con el promotor (una parte clave del gen) del AVRP1 más largo regalaron de media un cincuenta por ciento más de dinero que sus compañeros con el promotor más corto.

"No es que el gen determine la avaricia o el altruismo, pero sí la distribución de la vasopresina, de forma que una acción generosa pueda generar menos placer en unas personas que en otras", matiza el científico, que emigró de EEUU a Israel en 1968.

Para Ariel Knafo, otro de los integrantes del equipo investigador, es "la primera prueba de que existe una relación entre una variabilidad del ADN y el auténtico altruismo humano".

¿Todo, hasta la generosidad, está entonces en los genes? No, para Ebstein, que reconoce también la importancia del ambiente en la formación de la personalidad, en la línea de los biólogos que van más allá del determinismo extremo.

"Para mí, el egoísmo, como el comportamiento criminal, es mitad ambiental, mitad genético", estima. O lo que es lo mismo: un entorno adecuado puede diluir la predisposición a la avaricia inscrita en el ADN de un ser humano, mientras que un pésimo ambiente vital quizás vuelva implacable y egoísta al más genéticamente predispuesto a la solidaridad y la entrega.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog