LA BONITA LIBERTAD - PROTESTAS EN NUEVE RECLUSORIOS

Por Venezuela Real - 20 de Abril, 2008, 11:27, Categoría: Derechos Humanos

MÍRIAM BLANCO
Ultimas Noticias
20 de abril de 2008

Las cárceles criollas pagan condena
El Plan de Humanización contempla régimen abierto en su segunda fase. El TSJ dará respuesta esta semana a recursos por cambios en el Código Penal
Gobierno asegura que venezuela será un referente

Está asustado. Al menos cada quince días sacan un muerto de la cárcel donde él espera sentencia por robo.

Duerme en una colchoneta en cualquier lugar del pabellón, se baña con un chorrito de agua, y su "poceta" es una bolsa plástica que muchas veces aterriza en la planta baja del reclusorio.

"Lo que más me desespera, mi pana, es que hay gente aquí desde hace más de tres años y no los han sentenciado, ya son unas bestias. No me puedo morir aquí, tengo que salir pronto, pueda que esta vez haya suerte y nos escuchen".

Desde el pasado 14 de abril la situación carcelaria en el país se recalentó. Al menos 8 mil reclusos se han sumado a las protestas que incluyen huelga de hambre por tiempo indefinido para que el Gobierno venezolano decrete emergencia carcelaria, el Tribunal Supremo de Justicia elimine los parágrafos de 15 artículos del Código Penal, amen de que se dé respuestas al retardo procesal.

"Quico" (apodo ficticio con el que se identificó), no se quiere meter en más líos. Desde el pabellón 3 del Rodeo II ve cómo sacan a las víctimas de "culebras que traen de la calle" o por drogas. Sólo ruega porque su caso no sea engavetado. Ha aprendido a moverse en un ambiente de paredes y rejas en el que si hay dinero todo se consigue, desde un celular hasta armas. Él es uno de los 10 mil 700 hombres que esperan detenidos por una sentencia en las cárceles venezolanas.

Con rostro.

En el pabellón 3 de La Planta conocen al "Ingeniero Vásquez" como el maestro. Ha pagado tres años de los nueve a los que fue sentenciado por posesión de drogas. Se ha sumado a la huelga de hambre y es corredactor de una carta que le enviaron en marzo pasado al TSJ.


"Le pedimos al Presidente que solicite al Tribunal Supremo de Justicia la carta que les entregamos y la mande a revisar por cualquiera de sus abogados, y en caso de que nos argumenten que está fuera de orden, vamos a aceptar esa decisión con la misma entereza que hemos asumido estos años de prisión".

Varias son las razones de su pelea. Una de ellas es porque se reconozca el derecho que tiene de solicitar un beneficio procesal, que en su caso no está contemplado en la ley debido a las modificaciones que hizo la Asamblea Nacional al Código Penal.

También cuestiona los retardos procesales. "Nosotros nos conformamos con que se cumpla la Carta Magna, lo demás viene por añadidura, yo asumí con la responsabilidad necesaria un delito que no era mío, el Estado tiene la obligación de que la administración de la justicia sea expedita".

Para dónde va.

La protesta se inició el 14 de abril en la Casa de Reeducación y Trabajo Artesanal de El Paraíso (La Planta), y en el transcurso de la semana se unieron reclusos del Internado Judicial Capital Rodeo I y II, (Guatire. Mir) Vista Hermosa (Bolívar) , Yare I y II ( Miranda), Tocorón (Carabobo), Los Teques y Penitenciaría General de Venezuela,(Guarico) Uribana (Lara), Maracaibo.


Hugo Contreras, coordinador de la Fundación para la Defensa de los Presos Fallecidos, explica que la solicitud de nulidad de estos 15 artículos se remonta al año 2005, oportunidad en la que el TSJ en Sala Constitucional, desaplicó los artículos 493 y 508 del Código Orgánico Procesal Penal, a los fines de que se otorgaran las medidas alternativas de cumplimiento de pena, es decir, al cumplir una cuarta parte de la pena, les dieran el destacamento de trabajo, a la tercera parte el régimen abierto, y al cumplir las dos terceras partes, la libertad condicional.

"Pero con extrañeza cinco días después se publicó en Gaceta Oficial número 5768, reformas al Código Penal venezolano donde a 15 artículos les agregaron parágrafos únicos. Unos de ellos prohíbe que a los penados por los delitos contenidos en esos artículos se les otorguen medidas alternativas de cumplimiento de pena y otros prohíben que a los que estén incursos en esos delitos se les otorguen medidas alternativas al cumplimiento de pena" (ver recuadro).

Ese mismo año, el Fiscal General de la República solicitó la nulidad de esos parágrafos pero el TSJ en Sala Constitucional, nunca se pronunció.

Contreras recordó que los reclusos levantaron la primera huelga de este año, el pasado 10 de marzo, después de una mesa de trabajo en la que participaron el viceministerio de Interior y Justicia y la Defensoría del Pueblo, y a través de cuyos representantes los presos entregaron una solicitud de nulidad de esos parágrafos en el Código Penal al TSJ en Sala Constitucional, otorgándoles un mes de prórroga para reiniciar la huelga; no obstante, al 16 de abril esta petición aún no había sido admitida por el citado tribunal.

Comunidades penitenciarias.

El viceministro de Interior y Justicia, Tarek El Aissami, con respecto al retardo procesal, una de las causas de la actual huelga, aseguró que "existe una voluntad manifiesta del Estado venezolano para resolver este problema con firmeza y resolución".


De acuerdo con el MIJ la protesta no es contra el sistema penitenciario, sino contra el sistema judicial.

Aseguró que se mantienen mesas de diálogos con los reclusos.

"Estamos ayudando y colaborando con ellos en un proceso al que se ha sumado la Defensoría del Pueblo. De manera que el caso específico de la huelga de hambre cesará en cuanto tengan respuesta del Tribunal Supremo de Justicia".

El viceministro indicó recientemente que en paralelo siguen trabajando por la construcción de nuevos penales -el primero se espera inaugurar en menos de un mes- y la creación de comunidades penitenciarias. "La idea es que estas comunidades sean utilizadas por reos que hayan cometido delitos específicos y que demuestren una conducta específica".

Acerca del proyecto de humanización, anunciado recientemente por el ministro Ramón Rodríguez Chacín, dijo que a través del mismo también se logrará dar celeridad a estos procesos.

"Es un proyecto concebido bajo los principios y los valores que consagran esta revolución". Se construirán comunidades penitenciarias.

La primera es en Santa Ana de Coro, luego en Lara, Carabobo, y se evalúan cuatro más. El plan piloto funciona en la Mínima de Carabobo.

"Las comunidades penitenciarias contarán con infraestructura novedosa en cuanto a servicios, instalaciones, tecnología, que abarca un sistema de seguridad y otro de gestión penitenciaria logrados a través de los convenios firmados con Cuba en el marco del Alba, con los que se procesará toda la información de cada interno desde el punto de vista judicial pasando por su expediente, control de estatus jurídico, sentencia, historial médico, condición económica y la de su familia, que entre otros beneficios, agilizará los procesos judiciales", explicó.

Contarán con socializadores (tutores), un equipo multidisciplinario de distintas áreas sociales que atenderán a los internos para reinsertarlos a la sociedad. "Este plan humanista recoge la nueva filosofía de tratamiento penitenciario basada en la participación de la familia".

Se prepara una segunda fase del plan, orientado a un régimen abierto con contacto permanente con su familia. "Venezuela a mediano plazo será un referente sistema penitenciario en Latinoamérica", señaló el viceministro.

Mientras, los reclusos esperan.

El viernes familiares de los presos, encabezados por sus conyuges y madres, marcharon hasta las sedes de la Defensoría del Pueblo y al TSJ. En el máximo tribunal les informaron que esta semana tendrán respuestas.

"Se burlan cuatro paredes, rutina puerta ce rrada y un carnaval de barrotes bailando sobre mi cara (...)’. Tú sabes, la lírica no miente, ese es el son, un tumbao que se te encadena en la mente, lo mismo de siempre pues. Con lluvia, con sol, de noche, de día, con plomo o sin plomo, con el paseo (chuzo) en una mano y la pólvora (pistola) en la otra, esto es una lucha con el tiempo, con ese que convive contigo en el mismo bugy, ese que no sabes cuándo te arma un rancho (montarte una trampa) y te lanza pa’l techo y triste por ti, eso es señorita, eso es vivir en la cárcel, esto es pagar una cana".

Cicatrices en ambos brazos, una calavera tatuada de manera rudimentaria en el hombro izquierdo, falta de incisivos superiores, son algunas de las características visibles que identifican al Chino (quien prefirió mantenerse bajo seudónimo) tras emitir su testimonio de lo que significó sobrevivir estando recluido en Tocorón, centro penitenciario del estado Aragua.

A los 30 años de edad, relata un pasado lleno de anécdotas propias del mundo hamponil. Comenzó a delinquir a los 11 años, al cumplir los 13 ya tenía tres muertos encima.

"Yo ya me iba de Caracas porque me andaban buscando para matarme. Mi mamá me echó paja, me sentenciaron y pagué mi cana en Carolina Uslar (centro para adolescentes) de La Yaguara. Ahí me dieron los 18 y me mandaron pa’ La Planta. Yo era un chamito pero había comío calle, ya fumaba droga y sabía restearme... Eso del miedo se te quita cuando aprietas el gatillo de tu primera pistola y más cuando matas de frente, sin comer nada. En la cárcel, el miedo no existe, nadie es igual a ti ni tú eres superior a ninguno de ellos; para el sistema penitenciario, eres escoria humana. Me soltaron y a los dos años regresé. En una revuelta llamaron a traslado y me mandaron pa’l monte. Terminé mi cana en Tocorón, peleando hasta para poder desplazarme en los alrededores del penal. Yo siempre fui del mundo, eso de refugiarme en una iglesia no iba conmigo. Ya yo estaba podrido por dentro, dañado, con la chapa que porta un malandro, tenía entonces que pensar en jugarme el carro, tú sabes, tener el puesto del Pran (jefe de la cárcel entre los reclusos) y apoderarme de un pabellón, pero nunca se dio".

Otros sobrevivientes del sistema penitenciario narran sus experiencias cargadas de profundo resentimiento, tras asegurar que, en un recinto carcelario la vida no vale nada. Cuentan, a condición de no dar sus nombres, cómo se bate el cobre.

"¿Quién dijo que las cárceles regeneran a la gente? Eso es mentira. Yo diría más bien que lo educan a uno pa’ agarrar el hilo. Es como para que tú demuestres que eres bien arrecho. Por más que conozcas algunos panas o causas que lo acompañaron a uno en la calle, robando, consumiendo o cualquier cosa, cuando uno llega a la cárcel esa amistad queda para después. Uno llega es enfrentando. Si te paras en la arena y quedas bien, ahí sí salen tus panitas, te dan el mérito. Antes no, porque si uno queda mal, tirado en el piso apuñaleado o tiroteado y ellos dieron referencia buena de ti, entonces la población puede caerles encima".

Marea alta"

Una cosa lleva a la otra señorita. Uno es malandro, no ha estudiado lo que se llama es nada, pero conocemos las leyes y los artículos que nos involucran. Uno sabe cuando la cana lleva tiempo, uno sabe qué beneficio te toca, cuando viene la defensora a leerte el cómputo de la pena, osea cuánto te queda de vida en la cárcel, te desesperas y comienza la cuenta pa’ tras, a pocos pasos de la libertad. Cuando eso tarda las ganas arden, se planifica, los principales (jefes del pabellón) se comunican con los principales de otras prisiones, todo se cuadra para dar el estallido, una huelga de hambre o un motín que termina con muertos y mucha sangre en el suelo. Lo que le arrecha a uno es el retardo procesal y los malos tratos por parte de `las iguanas’ (guardias nacionales) o los del `carro negro’ (funcionarios del MIJ) o los mismos `aguas’ (guardias custodios), triste señorita, esa es la mala nota".

`Tas pillao.

Erradicar los males de las prisiones a nivel nacional se ha convertido en la lucha incesante de gobiernos anteriores y del actual. Pero aún no se pone coto al ingreso ilegal de armas de fuego, municiones, drogas y alcohol, acompañadas de las armas blancas de elaboración casera conocidas como "chuzos o paseos".

"En la cárcel nada pasa de gratis, todo por la puerta grande. Basta con cuadrar el precio de lo que se quiere y al cabo de dos o tres días llega el encargo de lo que usted pida. Esto va desde una pistola -en sus diferentes calibres, eso sí, las municiones se pagan aparte, las granadas también. Droga -pida la que guste, generalmente la que más entra es el monte (marihuana), y la piedra... Los teléfonos celulares y cargadores se cuadran con el mismo personal, un funcionario o guardia custodio. A veces, un familiar le paga directamente al funcionario para pasarlo al interno, todo es el mismo procedimiento. Cuando hay requisa por parte de "los verdes" (los GN) , la mayoría de lo que fue requisado vuelve a entrar al penal. Se paga un poco más, pero regresa. Así pasa con las granadas y balas. Pero si la requisa es realizada por "carro negro" (funcionarios del MIJ), ya es otra cosa, nada de lo que se llevan es negociable por terceros".

 ARTÍCULOS EN ESTUDIO
MB La actual huelga de hambre es motivada por la necesidad de que se anulen los parágrafos de los artículos 128, 140, 147, 357, 360, 374, 375, 406, 407, 442, 444, 456, 457, 458, 459, 460 del Código Penal, debido a los cuales no gozan de beneficios procesales de ley ni la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena.

Los artículos se refieren a delitos cometidos en asociaciones o apoyo a terroristas, ataques a o en medios de transporte, violación, homicidios, robo, amenazas de muerte, secuestro y drogas.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog