La devaluación en las expectativas

Por Venezuela Real - 20 de Abril, 2008, 11:35, Categoría: Economía

D. F. Maza Zavala
Ultimas Noticias
20 de abril de 2008

Las expectativas acerca de la devaluación del bolívar –una modificación legal de la paridad cambiaria por decisión de las autoridades competentes, el Banco Central y el Gobierno nacional– no han cesado de sostenerse los últimos años y con mayor intensidad desde el establecimiento del control de cambio en febrero del 2003.

Las expectativas se basan en una apreciación controvertible: el bolívar está sobrevaluado y hay que ajustar su valor de cambio para restablecer el equilibrio entre el poder adquisitivo interno y el internacional.

En verdad, desde el 2003 a la fecha, pasados más de cinco años, con tipo de cambio controlado fijo que actualmente es de Bs. 2,15 (en moneda fuerte reconvertida), la inflación acumulada pasa de 80% y la perspectiva es que este año prosiga el impulso inflacionario. Pero también el dólar de Estados Unidos, divisa principalmente de referencia, ha sufrido en estos años una depreciación fuerte y existe la posibilidad de que continúe depreciándose.

Evidentemente hay que hacer algo para recobrar el valor del bolívar o, por lo menos, evitar que siga declinando.

He sostenido –y sigo sosteniendo– que una devaluación no sería la medida más acertada para corregir el desequilibrio monetario. Formalmente no se justificaría la devaluación en la situación actual, en que el país recibe un voluminoso flujo de divisas procedentes en su mayor parte de la exportación de petróleo.

La balanza de pagos por primera vez en el período de la bonanza petrolera registró el año pasado un saldo pasivo de alrededor de US$ 6.000 millones y hay que tomar medidas para evitar que ese resultado se repita, entre las cuales un reajuste de las importaciones sería prioritario, así como de gastos en el exterior –públicos y privados– que pudieran ser reducidos o diferidos.

Esto podría hacerse sin mengua de la eficacia en la administración del control de cambios. Por otra parte, las reservas monetarias internacionales en el BCV aún tienen un nivel confiable, de alrededor de US$ 30 mil millones, y lo que procede es fortalecerlas.

Lo más importante es el combate a la inflación mediante el abastecimiento oportuno y suficiente del mercado con bienes de consumo general y, desde luego, el fomento de la producción agroindustrial.

Una devaluación –que tendría que ser considerable para que tenga efectos sensibles– aumentaría el costo en bolívares de los bienes de consumo, en tanto que no favorecería de inmediato las exportaciones, cuyo componente importado sobrepasa 50%.

Desde luego, sería más costoso la salida de capital, pero si el clima económico y financiero continúa contradictorio, el capital seguiría saliendo a costos más elevados. Ni aun el fisco nacional sería beneficiario de una devaluación: mayores desembolsos en moneda nacional para el servicio de la deuda externa y mayores presiones laborales para un ajuste de los sueldos y salarios.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog