La locura del poder - Masoquismo político

Por Venezuela Real - 21 de Abril, 2008, 14:05, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

El Editorial
El Nacional
21 de abril de 2008

Por alguna razón, la histórica fecha del 19 de Abril pasó por debajo de la mesa para los fanáticos del oficialismo, que obviamente no quisieron darle mucha relevancia en vista de que el No contra Emparan, quizás, les recuerda el reciente No contra el presidente Chávez, ocurrido durante una jornada nefasta para el socialismo del siglo XX, en diciembre de 2007. Las dos expresiones negativas tienen su origen en un par de gestos públicos que todos conocemos: la de Emparan correspondió a un gesto manipulador tras las espaldas del funcionario de la Colonia, pero la de diciembre pasado fue un acto soberano y espontáneo.

El pasado sábado 19 de Abril, en una reunión pública, el jefe del Estado reconoció que él, por fin, había asimilado "la derrota del 2 de diciembre en el referendo sobre la reforma constitucional". Enhorabuena, porque con esa duda en la cabeza nadie puede gobernar, mucho menos darle organicidad a las acciones del aparato del Estado ni, desde luego, convencer a sus partidarios de que siguen siendo fuertes y mayoritarios.

Las penas del comandante no serían objeto de tanta preocupación para los venezolanos, si no fuera por esa manía tan militar de concentrar el poder en una sola e inevitable mano. Ayer, al jefe le dio gripe, y el país chavista tosió y estornudó durante todo el día, los anuncios de nuevas nacionalizaciones y de expropiaciones de tierras quedaron guardadas en las gavetas de Miraflores, y los ciudadanos sintieron una tranquilidad dominical, como si toda Venezuela estuviera de vacaciones. Algo parecido al alivio que sentíamos cuando en el liceo era suspendido un examen de matemáticas.

Con el Profesor Supremo en cama y engripado (¡alabado sea ese virus!), el país se siente más feliz, más tranquilo no sólo en los sectores de la oposición sino dentro del propio chavismo, que aguarda con ansiedad el programa dominical Aló, Presidente, para saber si siguen el cargo o si han sido lanzados al basurero de la historia.

Todo puede suceder en ese espacio televisivo, muy parecido a la rueda de la fortuna. La suerte y la desgracia de familias enteras entran en ese círculo sádico y masoquista que es el programa del Presidente. Los funcionarios públicos segregan adrenalina a borbotones, mientras el showman revela quién sigue en el juego y quién debe irse. Es el Bolivarian Idol de Venezuela, donde los funcionarios públicos son sometidos al escrutinio no de tres jueces, sino de un Simon Cowell de franela roja, que saca un pito para, de manera humillante, lanzar por la borda a quien él desprecie. Nada que ver con el show original.

A la funcionaria encargada de manejar el financiamiento de los consejos comunales la despidió porque quiso mantenerse autónoma, y darle independencia de acción a esos instrumentos de organización social. "!Se va!", dijo el presidente Chávez, olvidando en su prepotencia militar que esa es la única idea propuesta por él que ha calado en las comunidades, tanto de clase media como popular.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog