Más dólares por menos comida

Por Venezuela Real - 21 de Abril, 2008, 12:43, Categoría: Economía

Ramón Sahmkow
TalCual
21 de abril ded 2008

El alza en los precios de los commodities agrícolas en el mundo repercute en las arcas del Gobierno, que en 2007 gastó 47% más respecto a 2006 por cada toneladade alimentos que ingresó en los puertos. Las compras estatales a las granjas nacionales, afectadas por la baja rentabilidad en cambio, cayeron 27%

E n 2006, el Gobierno se fijó como meta incrementar el abastecimiento de alimentos y reducir, a la vez, la dependencia de las importaciones, pero al final logró el efecto contrario. El año pasado, las condiciones de estancamiento del aparato productivo nacional privado y público, obligaron al Estado venezolano a deambular aún más en el mercado internacional en un contexto de precios en ascenso y oferta restringida por el crecimiento de la demanda mundial.

En 2007, la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA) adquirió 741.581,47 toneladas de alimentos en el mercado internacional, 57% más que el año anterior para satisfacer los requrimientos internos de comida.

Con este propósito el Gobierno desembolsó 2,39 millardos de bolívares fuertes, cifra que superó en 130% el presupuesto de compra del año anterior, de acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio para la Alimentación.

En 2006 el Gobierno gastó poco más de 1.038 millones de bolívares fuertes para adquirir 472 mil toneladas de alimentos. Esto quiere decir que por cada tonelada adquirida en 2007 se gastaron mil bolívares fuertes más (46,36%) frente a los empleados un año atrás, o sea, una relación de casi 2x1 a la inversa.

La razón de ello se puede encontrar en el agitado universo de los precios agrícolas mundiales.

De acuerdo con cifras de Cavidea, entre 2006 y 2007, el precio del trigo subió 158,96%; la avena, 62,78%; el aceite de girasol, 96,66%; el de maíz, 76,94%; el aceite de palma 64,5% y el de soya, 52,75 por ciento. El arroz, aunque menor en comparación, creció 16%.

Para colmo, en los últimos meses, algunos de esos rubros han acelerado el incremento en los precios hasta el doble y muchos analistas predicen el fin de la era de la comida barata, por lo que se estima que este año el presupuesto gubernamental para alimentos importados se abultará.

El alza de los precios responde a presiones en la demanda, tanto por el alto cons! umo de g ranos y carnes en China y la India como por el desvío de cosechas de maíz para la generación de etanol en Estados Unidos y Europa. Para empeorar las cosas, los grandes países productores han fijado cotas de exportación como protección y el resto hace compras nerviosas en los mercados mundiales.

REZAGO PRODUCTIVO

En ese contexto, el Minpal tampoco ha logrado una salida a través de los productores internos, a pesar de las medidas tomadas por el Ministerio de Agricultura y Tierras para incrementar las cosechas y la producción ganadera. En 2007 las compras nacionales registraron 666.909 toneladas, 27% menos que las 910.219 toneladas alcanzadas en 2006.

Este descenso de la producción interna" en medio del incremento de la demanda, señala el informe ministerial, se debió a que "las empresas nacionales poseen una capacidad instalada de producción que se encontraba trabajando en sus niveles máximos, por lo cual no se pudo incrementar la producción y por ende la oferta de productos alimenticios".

El experto agropecuario del IESA, Carlos Machado Allison, encuentra los problemas de rezago en la producción, sin embargo, directamente en el campo. Específicamente en factores como la fragilidad de los derechos de propiedad, precios poco atractivos, escaso desarrollo tecnológico, estatizaciones y controles gubernamentales, baja rentabilidad, fallas en la integración de las cadenas, insuficiente infraestructura, el sesgo anti-exportador sumado a la inflación y las bajas expectativas de consumo previstas hasta 2005.

A diferencia del exterior, el mercado interno de precios controlados no generó mayores gastos para el Gobierno, que desembolsó 906,73 millones de bolívares fuertes, 27% menos que en 2006 (proporcional a la caída en el volumen de compras).

El aumento de las importaciones y la caída de las compras nacionales marcaron un equilibrio en las operaciones de abastecimiento de CASA. En 2007, según el informe ministerial, se adquirieron 1.408.490,71 toneladas (6% más que la meta fijada), pero tan sólo 2% más que el año anterior.

El volumen en bolívares es otra historia. Así, para obtener la misma cantidad de alimentos, el Gobierno gastó un total de 3,30 millardos de bolívares fuertes, 44% por encima de 2006, cuando registró 2,28 millardos.

El incremento de importaciones invirtieron las proporciones. Del total de toneladas adquiridas por CASA, las compras internas se redujeron de 66% a 47%, mientras que las importaciones pasaron de 34% a 53%.

El informe ministerial explica que los rubros más demandados fueron azúcar, carne de res, leche en polvo, margarina, mortadela y pollo entero "y fueron los que a su vez experimentaron mayor aumento en lo que se refiere a su adquisición por parte de CASA mediante compras nacionales e internacionales".

SUBSIDIOS AL CONSUMO

Con precios incluso por debajo de la regulación, la red de establecimientos Mercal acumula en sus puertas colas de personas dispuestas a esperar bajo el sol o el mal tiempo por los alimentos básicos más baratos del mercado. Lo que no pagan los consumidores, lo hace el Estado, que subsidia cada compra de pollo, leche o azúcar que sale de las puertas de los mercados estatales o las ferias organizadas por Minpal.

El año pasado, con un presupuesto de 2,63 millardos de bolívares fuertes, la red Mercal logró comercializar 1,3 millones de toneladas de alimentos adquiridos dentro y fuera del país, de acuerdo con cifras registradas en la Memoria y Cuenta del Minpal. Directamente, Mercal adquirió a través de CASA 1,28 millones de toneladas con una inversión de 1,05 millardos de bolívares fuertes.

Los ingresos obtenidos por la totalidad de las ventas, que ascendieron a 1,76 millones de bolívares fuertes representan menos de 0,1% del presupuesto. De acuerdo con esas cifras, por cada kilogramo de alimento que se vende en Mercal, en promedio el Estado pierde 2,03 bolívares fuertes en subsidios.

Solo para mantener el precio reguladote la leche en polvo en el mercado interno, el gobierno financió 116, 91 millones de bolívares fuertes en subsidios dirigidos a los comercializadores públicos y privados. En febrero, sin embargo, el Gobierno tuvo que ajustar el precio en 36,7% en promedio de todas las presentaciones.

En el último año, Mercal duplicó su capacidad de oferta de 64 mil toneladas a 134 mil mensuales, y espera llegar a 160 mil toneladas a mediados de 2008.


 

 

 


 

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog