La guerra de Chávez

Por Venezuela Real - 24 de Abril, 2008, 12:30, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Alejandro Botía 
TalCual - Portada
24 de abril de 2008

Así como el alemán Karl von Clausewitz pasó a la posteridad por postular que "la guerra es la continuación de la política por otros medios", el presidente Hugo Chávez bien podría registrar su nombre en la historia por formular una noción opuesta que se puede resumir en la frase: "la política es la continuación de la guerra por otros medios".

Desde el arribo del actual mandatario nacional al poder en 1999 la dialéctica política venezolana se ha plagado de los más diversos vocablos de la jerga castrense: desde batallones, pelotones y comandos, hasta lanceros y unidades tácticas de batalla electoral.

Más allá de la terminología, en sí misma inofensiva, lo realmente alarmante es la práctica del teniente coronel que ha convertido la actividad política en una operación de guerra y a los venezolanos que legítimamente disienten de las posiciones oficiales, en enemigos internos a quienes se debe derrotar.

Chávez asumió la presidencia en 1999 sobre el cadáver del pacto de Punto Fijo, investido con un aura de redentor por parte de amplios sectores populares y sin una organización política articulada que le hiciera oposición, lo cual le permitió navegar los primeros años sin necesidad de reconocerle a nadie legitimidad y capacidad de interlocución.

El resultado ha sido la instauración de un régimen autocrático, en el que el CNE se niega a dar los resultados del 2-D; en el cual, el TSJ sentencia que las morochas no violan la representación proporcional y que la reelección indefinida no es inconstitucional. Se ha impuesto, en definitiva, un sistema político en el que el Presidente califica a quien no se pliegue a sus designios como pitiyanki, agente de la CIA, cachorro del Imperio y demás.

El 2-D, sin embargo, la "guerra relámpago" emprendida por Chávez para cambiar la constitución y perpetuarse en el poder chocó con el rechazo de los venezolanos, en particular de sus propios seguidores que no salieron a votar. Desde entonces, cada intento por avanzar en su proyecto socialista ha enfrentado el aplomo de una sociedad que ya tres veces ha obligado al Presidente a dar marcha atrás: primero, con la construcción de casas en La Carlota, luego con la imposición del currículo bolivariano y más recientemente con la ocupación militar de las fincas en el valle del Turbio.

La visión militarista de la política que tan útil ha sido a Chávez para acaparar más poder, comienza a perder eficacia a medida que se diluye su principal combustible: la polarización.

Aún en contra de lo que quisiera Chávez, cada día cobra fuerza un país que no está dispuesto a continuar la tragedia nacional que ha significado durante nueve años asumir la conducción de la vida pública como una guerra contra enemigos internos. Esto constituye la negación de lo que la política debe ser: el reconocimiento de las diferencias, la búsqueda de consenso y la concertación.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog