La democracia venezolana

Por Venezuela Real - 27 de Abril, 2008, 15:17, Categoría: Cultura e Ideas

Ultimas Noticias
28 de abril de 2008

Cuenta el presbítero José Casildo Silva, íntimo amigo de José Tomás Boves, que a la salida del Te Deum, celebrado con motivo de la entrada de éste a Caracas en 1814, el asturiano respondió a sus felicitaciones con las siguientes palabras: "No, Silvita, este pueblo no delibera, ni ama, ni aborrece, y ya lo vas a ver"; y dirigiéndose al ángulo noroeste de la plaza gritó: "Soldados: ¡vivan los ladrones de Boves!", a lo cual los soldados que llenaban la plaza contestaron: "¡Viva!". "Ya lo ves, Silvita, ya lo ves", dijo Boves al sacerdote, y agregó: "Este pueblo grita lo que le griten".

No fue la primera ni la última vez que se puso en duda la capacidad del pueblo venezolano para regir su propio destino. El mismísimo Libertador lo hizo sin tapujos en su discurso ante el Congreso de Angostura: "Uncido el pueblo americano al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía y del vicio, no hemos podido adquirir ni saber ni poder ni virtud (...) un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia".

Después de semejante diagnóstico, no debe sorprendernos que su propuesta de constitución política contemple muros de contención contra los peligros del libertinaje, como el Senado Hereditario, e instituciones formadoras de civilidad, como el Poder Moral.

Años más tarde, desencantado con fórmulas intermedias, el Libertador se inclina por formas abiertamente autoritarias: "El poder supremo está en mi mano –escribe a Pedro Briceño Méndez– y no se tratará de quitármelo impunemente...". Y en carta dirigida a Martín Tovar, cierra con lo siguiente: "Aquí no manda el que quiere sino el que puede". En torno a lo que concibe para entonces como la forma institucional cónsona con nuestras limitaciones, su discurso ante el Congreso Constituyente de Bolivia es harto elocuente: "El Presidente de la República viene a ser en nuestra constitución como el Sol que, firme en su centro, da vida al Universo. Esta suprema autoridad debe ser perpetua (...) El Presidente de la República nombra al Vicepresidente, para que administre el Estado y le suceda en el mando. Por esta providencia se evitan las elecciones, que producen el gran azote de las repúblicas, la anarquía que es el lujo de la tiranía y el peligro más inmediato y más terrible de los gobiernos populares".

A través de estas y muchas otras manifestaciones del más grosero caudillismo, Elías Pino Iturrieta explora los orígenes del personalismo en Venezuela, y al hacerlo nos hace ver la fragilidad de las bases democráticas de nuestra nación.

A ellas podría añadírseles, entre otras, la afirmación del general López Contreras en su mensaje anual al Congreso de 1941: "Soy el primero en reconocer que aún no hemos llevado a la práctica todas las conquistas de la democracia, pero ello no se debe a una acción negativa del régimen, sino a circunstancias de carácter racial, ambiental e histórico, que es menester ir encauzando con la evolución ininterrumpida del elemento humano, cuya inteligencia, sentimiento y voluntad es necesario educar progresivamente para el ejercicio de los derechos políticos".

Para muchos investigadores, el personalismo es reflejo de debilidades institucionales que favorecen la concentración del poder en manos de un hombre. En este sentido, es importante recordar que las sociedades humanas no nacieron del libre consentimiento de los gobernados o de un Contrato Social, sino de la imposición por la fuerza de un pequeño grupo sobre el resto. Casi la totalidad de la historia de la humanidad ha transcurrido entre el despotismo y la anarquía, y sólo una pequeña proporción del mundo logró, muy recientemente además, migrar de manera exitosa hacia formas más plurales de gobierno.

Análisis históricos de las democracias europeas demuestran, en efecto, que estas surgieron de la desconcentración progresiva del poder político como consecuencia de la necesidad de la Corona de tener acceso al poder de otros grupos, y en particular del poder económico de la burguesía, la cual exigió a cambio, entre otras cosas, la potestad de aprobar los impuestos. La figura del Parlamento surgió así de un equilibrio de poder de facto: la realidad vino primero y la teoría política después.

En el caso venezolano, este proceso se dio a la inversa. El equilibrio de poderes establecido en nuestra Constitución no responde a una evolución institucional propia, sino a la adopción de principios entendidos como modernos y favorables al desarrollo político, económico y social. Son principios normativos y carecen, por lo tanto, de una amenaza creíble ante la usurpación, característica que los hace vulnerables a los caprichos de un gobernante capaz y dispuesto a mover los resortes del personalismo.

Ello no quiere decir que la tradición democrática venezolana sea inexistente o estéril. Al negarse, como antes lo hicieran grandes hombres de la historia como Cincinato y Washington, a seguir siendo "el Sol alrededor del cual giran los hombres y las cosas", Rómulo Betancourt sembró las bases de la democracia venezolana. Y tal como dijo alguna vez Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz de 1951: "El ejemplo no es la manera más efectiva de influir sobre los demás: es la única". Sirvan estas cortas líneas para honrar, en el centenario de su nacimiento, a un venezolano con un legado político muy cercano a quienes escribimos esta columna: que un gobierno democrático debe respetar los derechos de las minorías y gobernar apegado a un conjunto de principios consensuados.

A la luz de la historia contemporánea de nuestro país, su obra política es claro ejemplo de que "cualquier idiota puede quemar un granero, la virtud está en construirlo."

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog