¡Muchas armas, pero cero seguridad!

Por Venezuela Real - 27 de Abril, 2008, 15:45, Categoría: Oposición/Resistencia

Julio Andrés Borges
Ultimas Noticias
27 de abril de 2008

El Gobierno venezolano ha invertido seis mil 473 millones 500 mil dólares en compra de material para una guerra que no existe.

El Gobierno ha invertido la cantidad de seis mil 473 millones 500 mil dólares (US$ 6.473.500.000) en compra de armamento, preparándose para una guerra que no existe, mientras en el país hay innumerables problemas sin resolver.

Según el último informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri):
En el año 2007, Venezuela se posicionó como el principal comprador de armas en América Latina y el noveno mundial.

Venezuela invirtió la cantidad de 887 millones de dólares en 2007, doblando la inversión del año 2006.

En el año 2006, Venezuela ocupaba el puesto 17 en el ámbito mundial, con 477 millones de dólares. Lo que significa que ha ascendido ocho puestos en la tabla de los mayores compradores de armas en el mundo. Ahora es el noveno comprador de armas internacionalmente.

Por su parte, en un país que vive en un guerra interna como lo es Colombia, en 2007 el gasto fue de 38 millones de dólares (seis más que el año anterior), ocupando el puesto 49 de la tabla.

Resulta increíble que se gaste tanto dinero en armas militares, pero al mismo tiempo la inversión en seguridad de los ciudadanos es bajísima y el problema de violencia e impunidad está afectando a todas las familias de Venezuela.

¿Dónde están los reales? Con el dinero que ha sido empleado por el Gobierno en la compra de armamento, se hubiera podido:

• Construir 6.340 escuelas para 500 niños. Asumir cinco veces el costo de mantenimiento anual de los 4.500 ambulatorios tipo I y II que hay en Venezuela.

Cubrir 40% del costo de mantenimiento de toda la red vial del país durante los próximos cuatro años.

Mejorar los salarios y condiciones de los 68.892 policías que existen en Venezuela y cubrir los costos de los 36.900 funcionarios adicionales que se requieren para acabar con el déficit de policías en el país.

Adquirir más de 30.000 nuevas patrullas policiales.

Construir 10 centros de rehabilitación juvenil para delincuentes menores de edad (con menos de 1% del dinero empleado en armas).

Este tipo de contradicciones deben llevarnos a debatir como país las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las prioridades del Gobierno?, ¿en qué se gasta nuestro dinero?, ¿queremos la paz en Venezuela o la violencia?, ¿le importas tú al Gobierno, de verdad?, ¿le importa más su agenda militar que la agenda del pueblo? Fuerza Armada: ¿Para quién o para qué? Estas cifras tan duras, me llevan a la siguiente reflexión: En los últimos años, el Gobierno ha querido convencernos de que estamos rodeados de enemigos: los Estados Unidos, Colombia, España y un largo etc.

Inclusive se nos ha vendido la idea absurda de que una invasión es inminente y el lenguaje de guerra predomina en el Gobierno, su partido y sus voceros.

Por mi parte, considero que los verdaderos enemigos de Venezuela son la pobreza, la delincuencia, la droga, la guerrilla, los paramilitares y la impunidad.

Sin embargo, la Fuerza Armada parece estar más en función de tareas políticas que concentrada en la seguridad de Venezuela.

Compramos más armamento y, sin embargo, en los últimos años Venezuela ha pasado a ser una de las principales rutas de la droga que se consume en el mundo.

Se habla de crear un millón de reservistas y, sin embargo, en Venezuela hay un déficit de más de 40 mil policías.

Yo considero que se debe adecuar el número de reservistas al número real de nuestra Fuerza Armada y que las reservas estén bajo el mando institucional de la Fuerza Armada, no bajo el puño del Presidente.

Estoy en completo desacuerdo con otorgar armamento militar a la población de reservistas civiles.

La FAN que quiero.

Propongo una reforma de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada que vuelva a definir el carácter profesional de la Fuerza Armada y su subordinación al mundo civil. Igualmente, creo firmemente que los ascensos militares no pueden estar en la mano exclusiva del Presidente.


Defiendo la idea de tener siempre ministros de la Defensa civiles, conocedores del mundo militar y a la vez respetados por la oficialidad.

Nuestros soldados deben ser profesionales al servicio de la nación, sometidos al poder civil y a la Constitución, y garantes de la soberanía, la seguridad y los Derechos Humanos.

No queremos una Fuerza Armada convertida en un partido político, comprando armas a diestra y siniestra y hundida en la corrupción.

Venezuela no puede gastar 6.500.000.000 de dólares en armas militares, mientras más de 10.000.000 de venezolanos no comen ni dos veces al día.

Sobre el compromiso con Venezuela

Mucho se ha comentado sobre la unidad en los últimos días. Desde nuestro movimiento, Primero Justicia, seguimos comprometidos en una lucha por un mejor país, donde haya justicia, progreso y oportunidades, superando el presente sin regresar al pasado.

A principios de año, asumimos un compromiso unitario con relación a candidaturas para gobernaciones y alcaldías, compromiso que mantenemos y mantendremos por Venezuela.

Hemos manifestado nuestra preocupación y desacuerdo con la posibilidad de que el gobernador Manuel Rosales se postule como alcalde de Maracaibo. No tiene sentido que quien ha llegado a ser "grandeliga" quiera ahora ser "criollito", castrando generaciones más jóvenes y buscando enconcharse en un puesto de poder.

Desde esta tribuna hacemos votos porque reflexione y recapacite.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog