¿Será para tanto?

Por Venezuela Real - 27 de Abril, 2008, 20:25, Categoría: Política Internacional

ELSA CARDOZO
El Nacional
27 de abril de 2008

Chávez convoca, generoso cotillón mediante, su cumbre extraordinaria de los cuatro del ALBA para hacer lo que, en lugar de preocupada advertencia sobre el futuro regional, es un anuncio amenazante: "Bolivia está por estallar". Brasil promueve el Consejo de Seguridad Suramericano bajo el lema de que "debemos tener armas para poder tener y proyectar capacidad de disuasión", mientras pone su industria militar a la orden, impulsa Unasur e invita a instalarla permanentemente en Quito. Pero Correa, que por su lado insiste en aprovechar domésticamente las tensiones con Colombia, asoma la idea de una Organización de Estados Latinoamericanos.

Entretanto, la OEA se parece a quien, maltratado por los años y los parientes, prefiere que sus 60 años pasen por debajo de la mesa. No le hagamos caso y veamos si es para tanto.

Los remotos antecedentes dan cuenta de la tensión entre dos agendas americanas: al sur del Río Grande, la propuesta defensiva de la Unión Liga y Confederación que en 1826 intentó el Congreso de Panamá; al norte, la de la Unión Internacional de las Repúblicas Americanas, con su Oficina Comercial, creada en Washington en 1890. Un temario centrado en la seguridad de las nacientes repúblicas independientes y otro marcado por la búsqueda de consolidación continental y vínculos comerciales.

Con todo, la historia de las conferencias internacionales americanas que se sucedieron tras la institucionalización de la Unión Panamericana registró importantes logros, entre los que destacan el reconocimiento hemisférico del principio de no intervención alcanzado tras arduas negociaciones, la concertación de un régimen de seguridad durante la Segunda Guerra Mundial y, a partir de 1948, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre junto con la creación de la OEA y la puesta en marcha de un mecanismo de seguridad colectiva y un sistema hemisférico de protección de los derechos humanos que, hasta el presente, es el institucionalmente mejor logrado del mundo.

Fueron complejos los desafíos de la Guerra Fría, las experiencias populistas mezcladas con una sostenida ola de dictaduras, la revolución cubana y un nuevo y largo ciclo de regímenes militares.

Pero quepa recordar que entre las décadas de 1970 y 1980, ante graves crisis como las de la deuda, las Malvinas y la centroamericana –cuando quedaron en evidencia las debilidades de la organización hemisférica y su estructura de seguridad– las democracias latinoamericanas construyeron en el SELA, Contadora y el Grupo de Río la oportunidad para concertarse y hacer valer sus intereses.

A partir de 1994, como resultado de la primera Cumbre de las Américas, la OEA vio renovado y sensiblemente ampliado su mandato para el fortalecimiento y preservación de la democracia, la seguridad hemisférica y el desarrollo integral.

Comenzando el siglo XXI, la aprobación de la Carta Democrática Interamericana y el desarrollo de una visión compartida sobre los nuevos y tradicionales problemas de seguridad parecían marcar una nueva etapa para la organización, con mayor legitimidad, eficacia y voluntad política. Sin embargo, no fue así.

Quienes hoy impulsan la agenda del comercio lo hacen de modo tan rígido e inconsistente que debilitan la posibilidad de una real integración hemisférica, y quienes promueven una agenda militarizada de seguridad contribuyen a hacer al continente más pobre, menos democrático y más inseguro.

Verdaderamente, como que sí es para tanto.

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog