La obsesión antimilitarista

Por Venezuela Real - 28 de Abril, 2008, 20:48, Categoría: Gente de Chávez

José Vicente Rangel
Ultimas Noticias
28 de abril de 2008

Un columnista –uno de los mejores del antichavismo– que suele abordar los temas del momento con ironía y hábiles sofismas, escribió días atrás sobre los militares y el ejercicio del poder en Venezuela. Lo hizo recurriendo al expediente simplista, pero impactante, de presentar una lista de personas, en su mayoría militares retirados, actualmente en la administración pública.

El recurso, la lista –equiparable a la ya famosa del diputado que tanto escuece a los opositores–, promueve la confusión. Con la simple mención de numerosos nombres se pretende transmitir al lector la sensación de que el gobierno de Chávez está militarizado. O que Venezuela tiene un gobierno militar. O que se promueve un militarismo rampante. Lo primero que hace el columnista es descalificar a priori a un grupo de ciudadanos para formar parte del gobierno, por el solo hecho de ser militares, no importa si activos o retirados. ¿Un militar activo no puede tener un cargo en la administración pública? ¿Acaso la Constitución o alguna disposición legal lo prohíben? ¿Alguien que vuelve a la vida civil está tácitamente inhabilitado para ser funcionario? ¿Significa –la aplicación de tal criterio– que el país debe prescindir de los servicios de gente capaz, preparada, con experiencia, por el solo hecho de haber estado en la milicia? ¿Qué ocurre con los profesionales asimilados a un componente de la institución castrense? ¿Se les aplica la misma objeción?

Puede que la utilización por el columnista de la mencionada lista sea eficaz para confundir y cumpla con el propósito oposicionista de presentar, como máxima expresión militarista, al equipo de Chávez. Por eso la importancia de debatir el tema. Las nociones de militarismo y antimilitarismo siempre circularon por nuestra historia. Sirven, por igual, para calificar o descalificar. Mas lo que no admite dudas es que muchas veces se incurre en groseras manipulaciones. Militares siempre hubo en nuestra vida política e institucional.

Militares autoritarios y despóticos, como Gómez y Pérez Jiménez, y militares democráticos y civilistas, como López Contreras y Medina Angarita.

También hemos tenido presidentes civiles que se comportaron con mentalidad militarista, que utilizaron a los uniformados y aplicaron prácticas castrenses despreciables –aprendidas en la Escuela de las Américas– para conculcar libertades y derechos humanos en nombre de la democracia. Ahora el país tiene como gobernante a un hombre, proveniente del mundo militar, que desterró del ejercicio cotidiano de la represión y la visión cuartelaria, tan del agrado de ciertos civilistas.

Vale la pena un debate, con pelos y señales, sobre el tema, y reflexionar acerca de viejos mitos y sesgados análisis históricos. ¿Quién ha sido más militarista en el ejercicio del poder, Betancourt o Chávez? ¿Por qué no trabajar ambas experiencias a base de hechos concretos? O examinar la conducta de los antimilitaristas el 11A y la de los próceres civiles de la Coordinadora Democrática cubriendo de elogios a los militares golpistas de la plaza Altamira. ¿Dónde está el militarismo? ¿En qué pliegues se oculta? ¿En cuál lista está? ¿En la que menciona el columnista de marras o en otras?






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog