Delincuencia (III)

Por Venezuela Real - 30 de Abril, 2008, 14:07, Categoría: Seguridad/Inseguridad

ELIO GÓMEZ GRILLO
El Nacional
30 de abril de 2008

" El delito sigue a la civilización como la sombra sigue al cuerpo", enseña el sabio jurista italiano Alfredo Nicéforo. En Venezuela, una forma de "civilización", como puede entenderse la industria petrolera, contribuyó a transformar la delincuencia.

El proceso se inicia a partir del descubrimiento del primer yacimiento importante en Venezuela en 1914, en Mene Grande. Desde entonces, arranca en nuestro país "... la inmensa transformación sin regreso..." que dijo Arturo Uslar Pietri. "La antigua economía agraria pastoril –escribió Mariano Picón Salas– era sustituida por la vertiginosa e imperialista economía del petróleo". Los beneficios de la exportación petrolera que empezarán a concentrarse en las ciudades, provocan el éxodo de masas campesinas hacia los centros urbanos. En poco más de 20 años, de 1914 a 1936, Caracas publicó su población. De unos 90.000 habitantes, pasó a más de 200.000.

Así ocurrió en la mayoría de las grandes ciudades venezolanas. Las migraciones del campo a la ciudad significaron la transformación de una Venezuela rural en una urbana. Para 1936 habitaba en el campo venezolano 65,3% de la población nacional, y en las ciudades apenas 34,7%.

Ese año, con la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, empieza en el país un nuevo ciclo político. 50 años después, en 1986, la proporción demográfica era de 20% campesino y 80% urbano.

El éxodo rural hacia las ciudades y los cambios sociales que él originan influyen, desde luego, en las características de la criminalidad. 1936 es, además, un año de profundas convulsiones políticas. Todo confluye a que nuestra delincuencia común ascienda entonces a niveles jamás vistos en el país. Ello ocurre porque van a generarse en las ciudades subculturas marginales integradas sobre todo por pobladores desarraigados, que el sociocriminólogo Albert Cohen denomina subculturas negativas, ya que rechazan los valores de la cultura de su entorno como son la oposición a la violencia, el respeto a la propiedad, la postergación de satisfacciones inmediatas, la dedicación al trabajo y al estudio, la ambición sana, las recreaciones saludables, el trato cortés, incluso. Ese proceso criminodinámico y criminogenético genera la subcultura delictiva.

Ello hace que vaya apareciendo entonces en Venezuela una nueva delincuencia que se caracteriza por la primacía de los delitos contra la propiedad sobre los delitos contra las personas. La delincuencia urbana, opuesta en sus características a la delincuencia rural.

Se ha cumplido así la tercera ley de la dialéctica, que consagra el cambio de cualidad cuando la cantidad ha aumentado. Porque las estadísticas revelaron que en ese año 1936 hubo en Caracas dos veces más delitos que en tres siglos de historia de la ciudad.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog