Bolívar y Mugabe

Por Venezuela Real - 4 de Mayo, 2008, 17:44, Categoría: Política Internacional

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
04 de mayo de 2008

A Fidel Castro, como a Lola Flores, nadie le quita lo "bailao". Entre todos los gobernantes del planeta que aún respiran, es el que más años ha estado al frente del Gobierno de su nación –48 para ser exactos–, y todavía hoy, desde su condición de cadáver insepulto, ejerce un peso decisivo sobre el destino de la bella, triste y empobrecida isla cubana.

En asuntos de supervivencia en el poder, ninguno de sus contemporáneos logró superarlo. Franco, en España, hizo su esfuerzo pero la enfermedad lo sacó de juego cuando apenas llevaba 39 años en el poder. Augusto Pinochet, quien parecía preparado para batir el récord, sólo alcanzó los 17 años. Y ahora sólo queda Mugabe.

Hay que aceptar que, almanaque contra almanaque, Mugabe tiene poco que buscar en el ranking de los pesos pesados de la reelección indefinida, pero en el presente va de segundo en la carrera, detrás de Fidel, con la nada despreciable cifra de 28 años –los mismos que Juan Vicente Gómez ejerció en Venezuela– gobernando la aun más empobrecida y triste república africana de Zimbabue.

Pero todas las noticias anuncian que al anciano presidente que ya arrastra 84 años se le está acabando el tiempo. Que su partido –a pesar de todos los ardides y marramucias intentados– ha sufrido una derrota inocultable en las recientes elecciones.

Y que la presión política internacional de los gobiernos democráticos contra un régimen que viola sistemáticamente los derechos humanos y ha sumido a la población en una escalofriante pobreza, hace insostenible e inocultable la lógica antidemocrática de su manera de estar en el poder.

En un proceso muy parecido al de Daniel Ortega en Nicaragua, Mugabe es un buen ejemplo de cómo se puede pasar en el tránsito de una misma vida de la condición de héroe democrático libertario a la de cínico villano babosamente enamorado del poder.

Conocido por su participación en el movimiento guerrillero de Rodesia que condujo a la derrota del régimen racista de la minoría blanca capitaneada por Ian Smith, que se había independizado de facto del poder británico, Mugabe disfrutó por largos años de su imagen de libertador y fundador de la nueva nación que tomó el nombre de Zimbabue.

Imagen que fue reforzada, además, por el desarrollo de una exitosa política educativa y de alfabetización, por la decisión de invitar a los colonos blancos a que siguieran cultivando sus tierras, lo que hizo que el país fuese llamado en un momento "el granero de África", y a la voluntad de mantener un sistema de partidos.

Pero la obsesión continuista, y esa explosiva mezcla de populismo, personalismo y estatismo que abruma a las naciones atrasadas, víctimas de mitologías revolucionarias y líderes carismáticos negados a la alternancia del poder, comenzó a generar efectos corrosivos que condujeron a Zimbabue por el camino del autoritarismo.

El país se hizo de un régimen de partido único. Ante la inmanejable crisis económica, se realizó una reforma agraria que le quitó las tierras a la minoría blanca, lo que generó la pérdida de muchos puestos de trabajo. El desempleo actual llega a 80%. La inflación, la más grande del planeta, es de 1.730%. Una autoridad electoral controlada por sus allegados ha generado fraudes. En una población de apenas 13 millones de habitantes, 3 millones han emigrado, y 4.000 empresarios y 300 miembros del partido de Morgan Tsvangirai, la más importante fuerza de oposición, han sido detenidos.

Todo esto tenía que saberlo, es imposible lo contrario, el presidente Hugo Chávez –y sobre todo los intelectuales que le apoyan en defensa de los derechos humanos– cuando invitó en calidad de visitante de honor a Robert Mugabe a Venezuela en el año 2004. En esa oportunidad, como prueba de su admiración, le regaló nada más y nada menos que una réplica de la espada de Bolívar, uno de los más importantes símbolos de la gesta histórica del Libertador. Ahora la revolución está de luto porque pierde uno de sus mejores amigos. La espada de Bolívar anda manchada por las manos de uno de los más crueles dictadores de estos tiempos. El único que descansa feliz es Fidel que sabe que ya Mugabe no le superará en el ranking de los reelectos indefinidamente.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog