Chávez amplía poder bélico

Por Venezuela Real - 5 de Mayo, 2008, 17:04, Categoría: Prensa Internacional

CASTO OCANDO
El Nuevo Herald
05 de mayo de 2008

La política armamentista de Venezuela ha provocado reacciones internacionales. En Brasil, ex presidentes y diputados han expresado preocupación por una carrera armamentista en la región y altos oficiales estadounidenses han expresado alarma.

En medio de señales cada vez más fuertes de que puede perder posiciones clave en el escenario del poder regional, además de debilitar su popularidad, el gobierno del presidente Hugo Chávez promueve una concentración de poderío policial, militar y de combate sin precedentes que ha llevado al país a convertirse en el mayor importador de armas de Latinoamérica y el noveno en el mundo.

El gobierno venezolano no sólo ha aumentado el presupuesto militar a un nivel que no tiene comparación con el pasado, sino que también está reactivando cientos de miles de milicianos y reservistas para enfrentar a una supuesta invasión estadounidense. A la vez, organiza un cuerpo nacional de policía que tendría potestad de intervenir de manera casi ilimitada en los cuerpos policiales locales.

"Desde finales del 2004 Chávez ha desarrollado un plan importante de adquisición de armas, más orientado a un conflicto externo, como defender el país de un supuesto ataque de Estados Unidos'', afirmó Andy Webb-Vidal, analista de seguridad y defensa de Bogotá.

Sin embargo, agregó Webb-Vidal, "es una posibilidad completamente remota'', lo que ''deja la interrogante de para qué sirven estas compras''.

Según el analista, las adquisiciones pueden servir "para aumentar la capacidad bélica de Venezuela frente a países vecinos o aumentar las tensiones del alto mando militar venezolano, o ambas cosas''.

Conjuntamente con esos factores, las altas autoridades militares leales al mandatario venezolano endurecen la confrontación dentro de la Fuerza Armada Nacional (FAN) en un abierto intento por depurar los cuarteles y catalizar la salida de elementos institucionales opuestos a la politización del cuerpo armado en favor de los militares revolucionarios.

La situación en las FAN está tan caldeada por el descontento y las presiones de los oficiales chavistas que existen condiciones "preinsurreccionales'', principalmente entre los mandos militares medios, declaró recientemente el general retirado Raúl Baduel, opositor de Chávez e importante figura de referencia militar.

La política armamentista de Venezuela ha provocado reacciones internacionales. En Brasil, ex presidentes y diputados han expresado preocupación por una carrera armamentista en la región y altos oficiales estadounidenses han expresado alarma.

Los dos grupos milicianos organizados por el gobierno, el Frente Francisco de Miranda (FFM), fundado en el 2003, y la Guardia Territorial (GT), establecida en el 2005, recibirán una importante inyección de recursos, equivalentes al actual presupuesto militar.

La partida presupuestaria para la FAN este año ascendió a $4,000 millones, según cálculos del presupuesto oficial del Ministerio de la Defensa del 2008, pero pudiera ser mayor debido a los grandes ingresos que recibe el país con el alza en los precios del petróleo.

Entre el 2005 y el 2008 el gobierno ha anunciado compras y programas de asistencia militar a países latinoamericanos por unos $15,000 millones, reveló una investigación del Centro de Investigaciones Económicas, un grupo independiente con sede en Caracas.

Entre otras, el gobierno intentó secreta e infructuosamente adquirir un paquete accionario de $150 millones en una firma israelí que maneja sofisticados satélites espía, transacción que ahora se decide en un tribunal federal de Nueva York.

La compra de fusiles rusos AK pasaron de unos $71 millones entre el 2002 y el 2004 a más de $4,000 millones entre el 2005 y el 2007, indican cifras oficiales.

Venezuela también compró a Rusia 24 aviones de combate y 35 helicópteros, además de equipamiento y tecnología para instalar una fábrica que en el 2010 será capaz de producir unos 30,000 fusiles automáticos anuales.

Este auge armamentista ha llevado a Venezuela a ocupar uno de los primeros lugares a nivel mundial. Según el estudio más reciente del Instituto de Investigaciones para la Paz (SIPRI), con sede en Estocolmo, en el 2007 Venezuela fue el mayor importador de armamento en América Latina y el noveno en el mundo.

El informe del SIPRI indica que Venezuela obtuvo el 90 por ciento de sus insumos militares de de Rusia, un total de $1,310 millones entre el 2006 y el 2007, sin incluir los más recientes anuncios de adquisición de submarinos.

Otro proveedor fue China, con $41 millones en ventas. Siguiendo presiones de Washington, Israel, Francia, Holanda, Gran Bretaña, Corea del Sur, Polonia, Suecia, Italia y Alemania suspendieron la venta de armamentos a Venezuela.

El gobierno venezolano registró un importante aumento en la compra de armamentos en el quinquenio 2003-2007: del lugar 56 en 1998, el año en que Chávez ganó sus primeras elecciones presidenciales, pasó al lugar 24 en el 2007 entre los países que más dinero gastan en armamentos, indicó el instituto sueco.

En Sudamérica, al igual que en Africa y el Levante, existe "una problemática falta de limitaciones tanto de vendedores de armas como de importadores activos'', indicó en el informe Siemon Wezeman, director del proyecto de Transferencia de Armamentos del organismo sueco.

El fenómeno ocurre en momentos que evidencias supuestamente contenidas en la computadora del líder guerrillero Raúl Reyes, que murió en una operación comando del ejército colombiano en territorio ecuatoriano, indican una estrecha cooperación con fines militares entre altos funcionarios chavistas y la guerrilla colombiana.

Según una serie de correos electrónicos entregados por el gobierno del presidente Alvaro Uribe a The Miami Herald, el actual ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Ramón Rodríguez Chacín, pidió apoyo logístico y de entrenamiento en guerra de guerrillas, para enfrentar una eventual invasión norteamericana.

La carrera armamentista de Chávez ha provocado reacciones en Estados Unidos.

En enero pasado, durante una visita en Bogotá, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Michael Mullen, afirmó que la importación de gran cantidad de armamento por Venezuela causa''una gran preocupación'' tanto en Estados Unidos como el resto de la región.

Mullen también criticó el "apoyo estratégico'' de Chávez a las FARC. "No creo que ayude a la estabilidad regional ni a la seguridad a largo plazo'', precisó.

En marzo, el jefe del Comando Sur, con sede en Miami, el almirante Jim Stavridis, calificó de inexplicable la gran cantidad de armamento comprada por Venezuela en tiempos recientes, durante una comparecencia ante la Comisión de Servicios Armados del Congreso.

"Eso me preocupa. Parece ser un alto nivel de compras de armas. Esta es una región que no es proclive a la guerra'', señaló Stavridis.

"Sin duda Chávez está en un proceso de llevar la revolución bolivariana a otros países, por lo que la compra de armamento se convierte en algo peligroso para el continente y para los gobiernos que no comulgan con su doctrina'', dijo Rafael Huizi Clavier, vicealmirante retirado que fue Inspector General de la Fuerza Armada Venezolana.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog