Inflación y crecimiento - Coctel de embustes

Por Venezuela Real - 5 de Mayo, 2008, 13:19, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
05 de mayo de 2008

Afirmar que un aumento de salarios de 30% no influirá sobre el alza de precios, como ha declarado santurronamente el ministro de Planificación, muestra más que ignorancia, mala fe. Según estudios del Banco Central de Venezuela (BCV), el impacto adicional de los nuevos salarios sobre la meta inflacionaria alcanzaría, al menos, 4% anual. Quizás este efecto pudiera reducirse a través de algunas medidas compensatorias que, casi como al descuido, el Gobierno ha comenzado a adoptar de manera paulatina.

Veamos dos claros ejemplos: el aumento de las tasas de interés y la emisión de bonos de la deuda, para absorber liquidez monetaria. Sin embargo, estas políticas tienden a enfriar la economía, y al Presidente de la República le costaría tragarse ese sapo, pues tropezaría con uno de los dogmas que él ha impuesto. El mandatario nacional lo ha dicho y repetido hasta el cansancio: en ningún caso se sacrificaría el crecimiento económico para luchar contra la inflación.

Pero las medidas adoptadas durante los primeros meses de este año contradicen el dogma, como se refleja en los resultados del sector productivo en el primer trimestre, según cifras preliminares del Banco Central, que El Nacional analizó precisamente el fin de semana. Pero el crecimiento se reduce y los precios no dejan de subir. De manera que el coctel bolivariano de excusas y de embustes que esgrimen tanto el Presidente como sus ministros, termina naufragando en un mar de estancamiento económico combinado con alta inflación.

A esta mezcla explosiva de poco crecimiento y alza pronunciada de los precios se le conoce, desde las últimas décadas del siglo pasado, como estanflación. Como se trataba de un fenómeno nuevo, hubo que inventar la palabreja. La estanflación resulta de la combinación defectuosa o arbitraria de las políticas económicas, y se agudiza cuando éstas se aplican en economías de baja productividad.

Si, por ejemplo, se otorgan estímulos a empresas que no están en capacidad de incrementar su producción, el resultado directo es que habrá precios más elevados sin crecimiento alguno. La situación empeora si, además, se desmantelan las compañías que sí saben producir. Lo mismo sucede si se aumenta excesivamente la demanda sin tener cómo satisfacerla. Por ello, cuando la estanflación se generalizó en el mundo se le afrontó mediante políticas destinadas a aumentar la productividad. Un asunto que aquí ni se nombra.

Para lo que todavía no se inventó una palabra, porque era imposible que ocurriera, es para definir una estanflación acompañada de altísimos ingresos petroleros, que superan los 110 dólares por barril. Ese fenómeno, que se nos viene encima, es tan difícil de entender como un aumento de salarios que no incida en el alza de precios.

Los trabajadores, asalariados y amas de casa lo experimentarán pronto cuando vean que, luego del aumento de sueldos decretado, no les alcanzará para mantener el nivel de vida que tenían en 2007. Y serán más pobres.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog