¿Gran cacao?

Por Venezuela Real - 7 de Mayo, 2008, 18:03, Categoría: Economía

GUSTAVO ROOSEN
El Nacional
07 de mayo de 2008

No se conoce aún el resultado de la investigación de alto nivel –dos ministros y un vicepresidente del PSUV– ordenada por decisión presidencial para, según reseña la prensa, indagar sobre la explotación y exportación de cacao de Aragua y profundizar sobre la actividad que se desempeña en la hacienda El Tesoro, propiedad de William Harcourt-Cooze ("Averíguame quién es William Harcourt-Cooze y cuántas hectáreas tiene ahí. Ahora el Partido Socialista tiene que peinar el terreno y conseguir todo esto"). El objetivo, sin embargo, ya se ha logrado: amedrentar, descalificar la empresa y la iniciativa privada, ahuyentar las inversiones.

La lección parece estar clara: lo que genere ganancias a los particulares es malo; lo que no esté en manos del Estado está contaminado de egoísmo, deslegitimado de entrada.

Cuando se crea así un clima de descalificación o amenaza a la propiedad privada y de inseguridad para la inversión no resulta sorprendente la ubicación de Venezuela en el más reciente estudio del The Economist que cataloga a los países en función del riesgo atendiendo diez categorías básicas: seguridad, estabilidad política, efectividad gubernamental, legal, regulatoria, macroeconómica, financiera, política fiscal, mercado laboral, infraestructura. Venezuela ocupa allí la posición 144 entre 150, superando sólo a países como Irak, Guinea, Myanmar y Zimbabwe, con el que disputa, además, la nada honrosa distinción de la mayor tasa de inflación mundial.

No podría ser de otra manera cuando lo que observa el mundo son permanentes golpes a la empresa y a la propiedad privada, amparados en un manejo arbitrario o deformado de conceptos como utilidad pública o sectores estratégicos. La utilización de estos conceptos desde la óptica de un socialismo difuso ha servido para ir tomando posesión de tierras, industrias, sectores productivos. ¿Le toca ahora al cacao? El cacao, íntimamente ligado al desarrollo económico y social del país, nos ha dado muchas satisfacciones, pero ha sufrido también de nuestra inestabilidad y de las veleidades de algunos de nuestros gobernantes.

Quienes han estudiado su historia reconocen que ha tenido etapas de auge y decadencia, pero también que sus peores momentos coinciden con la pretensión de suplantar la función orientadora del Estado por otra intervencionista, marcada por controles y restricciones.

Fue el caso del esquema monopolizador conducido por el Fondo del Cacao y es lo que se avizora como amenaza si el Estado interventor decide imponer ahora su propia dinámica política en la actividad del cultivo, industrialización y comercialización del cacao.

Se argumenta la necesidad de revisar la línea de comercialización del cacao para pasar de la exportación de materia prima a la de producto elaborado. Parecería desconocerse el avance de las empresas venezolanas en este campo y las características únicas de nuestro cacao –sabor, perfume– que representan una singular ventaja comparativa y le abren una oportunidad excepcional de exportación tanto en su condición de materia prima como en la de producto elaborado o semielaborado.

Limitar la exportación en cualquiera de sus formas es negarle su potencial de competitividad en los mercados y desperdiciar la enorme ventaja de la experiencia adquirida, acumulada desde la colonia y modernizada en las últimas décadas, tanto en el cultivo y procesamiento como en la comercialización.

¿Pretensión de convertir al Estado en el único Gran Cacao? ¿Sólo amenaza circunstancial? No se sabe. El daño, sin embargo, continúa. Los constantes golpes a la propiedad sólo pueden tener como resultado el debilitamiento de las fuerzas productivas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog