Protestas a granel - Hasta la policía

Por Venezuela Real - 8 de Mayo, 2008, 11:18, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
08 de mayo de 2008

Luego de una década de abandono de los problemas de seguridad y de la insistente presión de los ciudadanos, el jefe del Estado se apartó un momento de sus labores internacionales y ordenó aprobar la ley de policía nacional. Con ello pretendía dar un golpe de timón a la desastrosa historia policial bolivariana y quitarle presión a los reclamos de los sectores populares cansados de los desmanes del hampa.

Pero el problema es más complicado y complejo que fundar una policía nacional: se arrastran años de desidia en los aspectos que corresponden a los cuerpos de seguridad, desde su entrenamiento, formación y disciplina hasta la dotación de equipos y materiales. Es decir, que se debe comenzar con la asignación de un presupuesto holgado y real, que contemple cada uno de los temas indispensables para que la nueva institución se convierta en un cuerpo policial respetado y respetuoso.

Para mayor desgracia, al Gobierno se le ocurrió la genial idea de incorporar la vieja Policía Metropolitana a la flamante Policía Nacional, guardando así vino nuevo en odres viejos. Desde ya podemos ir apuntando las consecuencias nefastas de este error: la PM jamás podrá incorporar sus cosas buenas (que las tuvo en su momento) porque la nueva ley los obliga a borrar cualquier vínculo o identidad con el pasado. En suma, lo más seguro es que la PM le agregue al nuevo cuerpo policial los vicios que viene arrastrando desde hace años.

Si a eso se le añade el hecho de que con los agentes y oficiales de la Metropolitana retirados y en servicio se mantiene un inmenso y multimillonario pasivo laboral, entonces nos damos cuenta de que el odio y la rabia demostrado siempre por este Gobierno contra la PM, se reflejará en liquidaciones chucutas, bloqueo indefinido en el pago de las pensiones y jubilaciones, maltratos y olvidos sistemáticos de los pagos pendientes y denegación de aumentos salariales.

Más allá de que el Gobierno le pueda hoy prometer el oro y el moro al personal de la PM, lo cierto es que la posición de Miraflores es no ceder ante las manifestaciones de los agentes de la Policía Metropolitana. Ayer los medios de comunicación recogían las declaraciones del sargento José Luis Urdaneta, quien fue uno de los PM que acudió ante la sede del Ministerio de Interior y Justicia para exigir un salario digno, proporcional al costo de la cesta básica, y el pago de derechos económicos contractuales ignorados sistemáticamente por la revolución bolivariana.

"Nuestra protesta es pacífica" (¡menos mal!) dijo el sargento Urdaneta. "Vamos a tratar de hablar con el presidente Chávez, o con el ministro Rodríguez Chacín, para que den respuestas a nuestras demandas". Advirtió que los ingresos de los policías "no cubren siquiera la cesta alimentaria y entonces, lamentablemente, el funcionario cae en corrupción y delitos". Agregó, según la agencia EFE, que en el caso "de los jubilados tienen que esperar hasta siete años para recibir el pago de sus prestaciones". Sin luz en la casa.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog