Tiempo de improvisar - Diplomacia

Por Venezuela Real - 11 de Mayo, 2008, 16:08, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacionanl
11 de mayo de 2008

Extraño país este que está asentado sobre la tierra que vio nacer a Simón Bolívar. Cuando la política exterior era limitada a asuntos muy específicos y en las relaciones con otras naciones las agendas estaban circunscritas a campos bilaterales, el servicio exterior de la República contó con hombres de la categoría de Esteban Gil Borges y Caracciolo Parra Pérez en el siglo XX, y con negociadores como Santos Michelena y Alejo Fortique en el XIX.

Cuando tenía que negociar tratados o convenir acuerdos, Simón Bolívar no escogía guerreros sino diplomáticos.

Paradojas de los tiempos. Ahora que la política exterior forma parte de un todo que se confunde con lo doméstico y nadie sabe a ciencia cierta dónde están los límites, porque no existen, los diplomáticos han sido excluidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, como se demuestra en el reportaje de Siete Días este domingo, "La Casa Amarilla se queda sin diplomáticos".

En su lugar, como paracaidistas, las embajadas y consulados están tomados por militares activos o retirados o por activistas del partido oficial, la farándula de los ex ministros o de los generales que no tienen ubicación o no conviene que estén dentro. Hay embajadas que son simples recompensas por los servicios prestados, como la de Portugal.

Desde luego que no es el profesionalismo lo que ahora orienta a la Casa Amarilla.

Siempre se tuvieron como sensibles las relaciones internacionales, y siempre se creyó que los asuntos que manejaban los diplomáticos requerían de conocimientos especializados, con el fin de no arriesgar los intereses permanentes de la Nación. Esos criterios pertenecen al pasado. Ahora predomina la improvisación y el empirismo.

En las conferencias internacionales ya se identifica a los venezolanos porque al intervenir descargan al imperio, y con eso santo y bueno. Si hace buen tiempo, es una trampa del imperio.

Si truena y relampaguea, ahí está metida la mano de la CIA. De modo que la gente afuera piensa que Venezuela es el lugar del mundo donde la CIA influye más. La gente se ríe.

Las declaraciones de los delegados a la reunión preparatoria de la conferencia de Unasur que debe llevarse a cabo en Brasil, no tuvieron otra idea que la de pronunciarse contra el referéndum de la provincia boliviana de Santa Cruz. ¿Será, acaso, acogida esa declaración tan intervencionista cuando se reúnan los jefes de Estado el 23 de mayo? Seguramente no. Si Unasur debuta al fin en Brasil dando ese paso, quizás no tenga una larga vida. Ya ha dado tumbos, desde que los brasileños la propusieran con otro nombre hasta que el presidente Chávez la rebautizó así porque le parecía más sonoro.

La realidad del servicio exterior que no se puede llamar tal, plantea, como se ha expresado en el seno de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, un serio dilema. La pregunta es obvia, ¿para qué escuela, si el Estado desecha a quienes forma para una profesión de Estado y para servirle al Estado?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog