Viento y marea

Por Venezuela Real - 11 de Mayo, 2008, 16:27, Categoría: Política Internacional

ELSA CARDOZO
El Nacional
11 de mayo de 2008

Las iniciativas internacionales posteriores al 2 de diciembre pasado, vis à vis el texto de la rechazada "reforma", confirman que se pretende seguir adelante con lo planeado, nacional e internacionalmente, contra viento y marea.

La lista de decisiones y anuncios con los que el Gobierno venezolano lleva adelante el derrotado proyecto constitucional evidencia que nunca procuró buscar acuerdos sino imponer su proyecto. Por eso, a fin de cuentas, se mantiene andando el plan formulado y ajustado a lo largo de diez años. A los programas de gobierno de 1998 y 2000, el proyecto de Constitución de 1999, el plan de desarrollo 2001-2007 y el mapa estratégico de 2004, se añaden sin disimulo la "reforma" y el plan de desarrollo 20072013 que la traduce en líneas de acción.

Sigue el empeño en "la difusión del modelo socialista", tarea fundamental del servicio exterior "como actividad estratégica de Estado". No importa la larga lista de protestas y denuncias de tantos años por intromisión en la política interna de otros países; tampoco que resuenen en estos meses las de colombianos, salvadoreños, paraguayos, peruanos, bolivianos y ecuatorianos. Ni hablemos del abandono socioeconómico nacional. Las intromisiones y el gran reparto de recursos continúan como si nada –petróleo y petrodólares mediante– a través de acuerdos y procedimientos cada vez menos transparentes.

A la insistencia en compras y proyectos militares de visible desproporción e ineficiencia, la acompaña la violencia de un discurso gubernamental que ha alimentado la escalada en las crisis en Bolivia y entre Ecuador y Colombia.

Tras el giro verbal en la cumbre de Santo Domingo, no hubo rectificaciones respecto al reconocimiento y solidaridad con las FARC. Mientras tanto, aumenta y queda expuesta la vulnerabilidad de Venezuela en su verdadera y creciente agenda de seguridad. Se ignora, en suma, nuestro rechazo a la "organización comunitaria para la defensa nacional", la milicia, la "guerra asimétrica", la "guerra popular de resistencia" y la definición de la Fuerza Armada como "popular y antiimperialista", a la vez que al servicio de una parcialidad política y personal.

Es ese el talante del espacio geopolítico "Grannacional" y de la decadente ALBA con los que se sigue identificando el Gobierno. Son proyectos distintos y opuestos a la integración regional definida en la Constitución de 1999, en la Comunidad Andina, el Mercosur y el proyecto original de Unasur. Así da el presidente Chávez la bienvenida al brasileño Consejo Suramericano de Seguridad, asociándolo de inmediato a afinidades ideológicas antiimperialistas y a su fortalecimiento militar.

Como ex t rapolación del síndrome doméstico de concentración y personalización del poder, el Gobierno venezolano juzga y condena a su antojo a organizaciones internacionales, gobiernos y sociedades ajenas, pero no admite ser evaluado. No le importa que haya sido negada por los venezolanos la limitación de la garantía al derecho a la información y al régimen internacional de protección de los derechos humanos.

Evita a todo trance que se conozcan escrutinios desfavorables; los descalifica, como en el caso de los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Por eso crecen vientos y mareas que resisten el proyecto de Chávez, dentro y fuera del país, a pesar de la dramamina del lenguaje, los usos y las conveniencias de la diplomacia.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog