¿Quién gana con controlar la venta de dólares?

Por Venezuela Real - 14 de Mayo, 2008, 17:24, Categoría: Economía

TELMO ALMADA
El Nacional
14 de mayo de 2008

El país consume más importaciones que nunca bajo el férreo régimen de Cadivi

Cinco años después de su instauración, comienzan a conocerse algunos detalles acerca del proceso de toma de decisiones que desembocó en el régimen de control de cambio vigente en Venezuela, el único país que mantiene un sistema como éste, característico de economías en crisis y afectadas por una gran desconfianza en la moneda local –en este caso el bolívar denominado "fuerte"–.

No se trató de una decisión aprobada con el consenso del gabinete económico ni del consejo de ministros.

Tampoco fue recomendada ni respaldada por las autoridades monetarias. Como el propio presidente Hugo Chávez confesó hace poco, se trató de una actuación personal: "Cómo costó la decisión del control de cambio", dijo el mandatario el pasado 13 de abril. "Recuerdo que la primera reunión que hicimos, el único que estaba de acuerdo era yo, ni los ministros míos estaban de acuerdo, el Banco Central mucho menos". Acordar la medida requirió, como recordó el mandatario, "debates, discusiones y peleas de madrugada".

Un lustro de férreo control gubernamental sobre el mercado de divisas parece tiempo suficiente para evaluar la efectividad del sistema. Desde la perspectiva oficial, los resultados fueron inmediatos: "Comenzaron a recuperarse las reservas internacionales, se acabó la hemorragia", dijo el Presidente en la misma ocasión. "Las reservas en abril de 2003 llegaron a 11 millardos de dólares, se estaba secando el país, íbamos rumbo a un colapso económico.

Ahora tenemos unas reservas que, proporcionalmente con el tamaño de nuestra economía, son de las más grandes del mundo y además hemos creado el Fondo de Desarrollo Nacional con las reservas excedentarias, lo cual nos ha permitido no sólo liberarnos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, sino contribuir con que otros países hermanos también se liberen del FMI y del Banco Mundial.

En la actualidad, las reservas internacionales se sitúan en cerca de 30 millardos de dólares y, de acuerdo con cifras oficiales, el Gobierno mantiene además en diversos "potes", como el Fonden, el Fondo Miranda y el Fondo Simón Bolívar, hasta 36 millardos de dólares adicionales que no están disponibles para el mercado de divisas, sino para la administración discrecional del Gobierno.

A pesar de ello, los venezolanos son los únicos ciudadanos del mundo que sufren restricciones o "cupos" para importar bienes y servicios, viajar, pagar estudios o tratamientos médicos en el exterior, enviar remesas a familiares o comerciar por Internet.

Cuesta caro

La versión oficial no es la única que existe acerca del efecto real que ha tenido el control de cambio sobre la economía. Un informe de la firma Santander Investment comparó el desempeño del régimen administrado por Cadivi con el de las dos experiencias anteriores de regulación cambiaria (Recadi, entre 1983 y 1988; y OTAC, 1994-1996) y concluyó que el sostenimiento de la tasa de cambio oficial de 2,15 bolívares fuertes por dólar ha resultado una medida costosa, en términos de protección de las reservas internacionales; ha conducido a la República a realizar emisiones de títulos de deuda para drenar el exceso de liquidez (entre ellas las de las controversiales notas estructuradas), y ha abaratado y estimulado las importaciones en desmedro de la producción local de bienes y servicios.


Preocupación

Aparentemente, uno de los objetivos del actual régimen cambiario es garantizar el anclaje del dólar al precio de 2,15 bolívares fuertes y evitar recurrir al expediente de la devaluación. A diferencia de las experiencias anteriores, el esquema de Cadivi mantiene esta única tasa oficial para todas las transacciones y sólo por medio de las operaciones de venta de títulos de deuda, emitidos discrecionalmente por el Ejecutivo, los importadores y otros agentes económicos acceden a un mecanismo que les proporciona divisas a una tasa que podría llamarse "de mercado".


"Siempre que el Ejecutivo decida mantener el tipo de cambio en el nivel actual –refiere el documento de Santander Investment– el régimen cambiario administrado por Cadivi sobrepasaría a Recadi en lo referente al tiempo que transcurre sin realizar un ajuste de la paridad cambiaria".

A pesar de insistentes informaciones que señalan la probable aplicación de un nuevo sistema cambiario dual, Santander pronostica que el Gobierno mantendrá sin cambios las asignaciones al precio actual.

"El Ejecutivo ha enviado algunas señales de preocupación que apuntan a mayores restricciones en la entrega de dólares por parte de Cadivi a rubros considerados como no esenciales", señala el informe.

"Pero al mismo tiempo creemos que el Gobierno bien pudiera atender una demanda de divisas más o menos creciente durante los próximos dos o tres años, en función de la persistencia de niveles elevados de precios petroleros. Más aún si el escenario actual evidencia que la cesta de crudos venezolanos supera los 100 dólares por barril".

Menos asignaciones

Paradójicamente, las ventas de divisas al sector privado, en términos nominales, se han catapultado desde la aplicación del régimen de Cadivi. Tal como refleja Santander, estas ventas pasaron de aproximadamente 20 millardos en 2004 a cerca de 45 millardos de dólares en 2007.


De acuerdo con las cifras del BCV, el sistema le ha asignado a la economía un total de 110,3 millardos de dólares.

La tendencia puede explicarse gracias a "mayores tasas de crecimiento económico, mayores niveles de gasto público y procesos inflacionarios relevantes", lo que incrementó la demanda de importaciones y de divisas para otras operaciones permitidas por el régimen, como el consumo en el exterior con tarjetas de crédito y los pagos de dividendos hacia casas matrices por parte de empresas multinacionales radicadas en el país.

Este aumento en las ventas de divisas, sin embargo, "no ha podido ser atendido en su totalidad a través de mayores montos entregados por Cadivi, razón por la cual una parte del mercado ha generado algunas objeciones al sistema de control de cambio por parte del sector privado".

En comparación con los controles anteriores, las asignaciones del actual organismo cambiario han sido muy inferiores a lo demandado por la economía en cada oportunidad y a lo que los ingresos por exportaciones han permitido. Como refiere Santander, "durante los tres últimos años del período Recadi, las ventas de divisas al sector privado sobrepasaron 80% de las exportaciones anuales, y en algunos años registraron montos similares al total de exportaciones del país".

Por supuesto, esta tendencia en el período Recadi "marcó el agotamiento acelerado de las reservas internacionales para finales de los 80". Luego, en el caso de la experiencia con la OTAC, "los montos vendidos por el BCV al sector privado rebasaron 80% de las exportaciones anuales en los primeros dos años". En 1996, año en el que finalizó el control de cambio, el monto de asignaciones se había reducido a 41% del total de las exportaciones.

¿Sostenible?

Sobre la eficiencia actual de las asignaciones, Santander destaca que "a pesar de que el actual régimen ha aumentado las ventas totales de divisas al sector privado, éstas alcanzan un promedio anual de 44,7% de las exportaciones totales, en contraste con 81,1% de Recadi y 67,9% de la OTAC".


"Aun cuando las entregas de divisas a la economía privada alcanzaron 63,1% de las exportaciones totales en 2007, lo que podría traducirse como una cifra relativamente elevada, dicho monto se ubica aún por debajo de los registros de períodos de control de cambio anteriores", agregan.

La economía privada, sin embargo, no es el único agente que compite por la asignación de dólares. Los analistas de Santander sostienen que los traspasos de reservas internacionales hacia el Fonden, entre otros potes que reciben moneda dura para ser administrada directamente por el Gobierno, "podrían atentar contra la estabilidad y permanencia del actual régimen de control de cambio en el tiempo".

En este sentido, observaron que "la relación entre reservas internacionales y entregas de divisas al sector privado se reduce desde 135,2% en 2006 a 76,7% en 2007, lo que representa casi una reducción a la mitad de las reservas con respecto a los montos proporcionados por el control de cambio a la economía".

Como comparación, si al actual nivel de reservas se le incorporara parte de los montos que mantiene el Gobierno en el Fonden, la Tesorería Nacional, Pdvsa y otros depositarios de recursos en dólares, "las reservas para sostener el régimen de control de cambio alcanzarían 106,5% de las ventas al sector privado".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog