Diosdedo

Por Venezuela Real - 15 de Mayo, 2008, 13:10, Categoría: Gente de Chávez

Fernando Luis Egaña
TalCual
15 de mayo de 2008

E l gobernador del estado Miranda no oculta su entusiasmo por el dedazo presidencial, al menos de lo que se desprende de una reciente entrevista publicada en El Universal. En ello Cabello es consistente porque siempre ha sido partidario, y beneficiario, de la política dactilar del señor Chávez.

Y es que el gran dedo rojo-rojito no sólo se encargará de decidir quiénes serán los candidatos del PSUV en las venideras elecciones regionales del 23 de noviembre, sino que también está resolviendo quiénes pueden aspirar o no a recibir la eventual unción del índice miraflorino.

Se trata, sin duda, de una refinación del verticalismo que caracteriza las relaciones entre el jefe supremo y su dirigencia subalterna. Mucho más que la última instancia, ahora el dedazo es la primera hasta para autorizar que un muy veterano político como Aristóbulo Istúriz tenga el derecho de decir a viva voz que también quiere su corotico capitalino.

Vielma Mora sigue en lista de espera a ver si se pone una franela guaireña o un sweater tachirense, y el largo elenco de gobernadores y alcaldes oficialistas con derecho a reelección, a dos meses y medio de las postulaciones ante el CNE, aún no saben a qué atenerse.

Si alguien todavía tenía alguna duda sobre la naturaleza práctica de la llamada "democracia participativa y protagónica", imagino que ya estará disipada. Apenas si Henri Falcón, al parecer, estaría logrando ponerle un anillo al dedo con su candidatura de boina colorá, pero a su manera.

Todo esto confirma la razón principal por la que el señor Chávez no ha podido, ni puede, ni podrá crear un verdadero partido político que reúna y represente a su parcialidad con sentido de permanencia.

Para que ello ocurra, en Venezuela o en la Conchinchina, es indispensable que exista una "dirección colectiva", es decir un conjunto coordinador que no sólo opere y repita sino que también pese y decida. ¿Es eso posible en el reino de la revolución bolivarista? ¿Podría el señor Chávez aceptar la condición de un primero entre iguales? Como la respuesta es obvia, las consecuencias también lo son: a muchos de los que por re o por fa pierden el favor del dígito supremo, no les queda otro camino que el ostracismo o la talanquera. Casi no hay término medio, y la razonable pretensión de formar un partido propiamente dicho no pasa la barrera de una tribu de yes men, acaso sólo pendientes de las yemas del chamán.

Quién sabe si Diosdado Cabello es un artista del fingimiento, lo que sí no es difícil de saber es que una "revolución" de Diosdedos seguirá en el puño de una sola mano.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog