La telenovela de Rosinés

Por Venezuela Real - 16 de Mayo, 2008, 15:50, Categoría: Prensa Internacional

El Tiempo - Colombia
16 de mayo de 2008

Y hablando del rey de Roma, la megaalocución presidencial de Hugo Chávez todos los domingos, Aló, Presidente, despedía en su última edición un penetrante olor a telenovela. Parte del habitual discurso -en el que Chávez trata cuanto tema se le pasa por la cabeza o por la libreta- estuvo dedicado al conflicto con su ex esposa Marisabel Rodríguez y el acceso a Rosinés, hija del fracasado matrimonio. Según Chávez, Marisabel no le permite ver a la niña; según Marisabel, el presidente venezolano no le gira la cuota de educación y a menudo se olvida de atender a la niña: no asistió a su fiesta de primera comunión y se le pasó felicitarla en su cumpleaños. La madre admite que no permite que Rosinés visite a su padre cuando este envía un carro oficial a recogerla, pero alega para ello acomodaticias razones de seguridad.

Como efecto de la tirante relación, Chávez denunció en diciembre pasado a Marisabel ante un juzgado de familia para que le fijaran días obligatorios de custodia. A la demanda respondió Marisabel con un escándalo en los medios de comunicación de la oposición, que acogen dichosos las diatribas de la ex cónyuge -hoy casada con un profesor de tenis- contra el Primer Mandatario. Lo que dijo el domingo Chávez es que, para evitar que su hija fuese epicentro de un gran show farandulero, renunciaba a la acción judicial, que esta semana debería tener una diligencia con presentación personal en el juzgado.

A diferencia de los novelones, donde hay un bueno y un malo, aquí parece que todos, incluso la prensa, han perdido los papeles y se utiliza a la niña para venganzas personales o campañas políticas. La verdadera víctima del desagradable tinglado es la niña.

Su condición de Presidente no quita a Chávez los derechos -ni los deberes- como padre. Pero no sobra recordar que fue él quien primero puso a la pequeña en la palestra mediática, cuando convirtió en noticia nacional una tortuga que era mascota de la niña. Cuando un caricaturista se atrevió a cambiar por la tortuga el clásico caballo del escudo nacional -que Chávez, en insólita reforma, puso a galopar hacia la izquierda- un funcionario chavista denunció al dibujante por atropellar la intimidad de la niña. Y pensar lo que hoy ocurre con ella...

Pobre Rosinés Chávez Rodríguez, merecedora, por su edad e inocencia, de una elemental consideración: que su problema solo se ventile en la intimidad familiar.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog