Chávez vive su peor momento y la oposición... ¿Lo aprovecha?

Por Venezuela Real - 18 de Mayo, 2008, 11:08, Categoría: Política Nacional

ROBERTO GIUSTI
EL UNIVERSAL
18 de mayo de 2008

El 2D la gente votó por la antidemocracia por principios y para exigir eficiencia
La gente desterrará a la dirigencia si pone la cómica de la división

Si a finales del año pasado las fuerzas que se oponen a Chávez vivían su mejor momento político desde el año 2003 y esa tendencia se reflejó en el resultado del 2D, el 2008 se presenta, hasta ahora, mucho más promisorio proyectado hacia las elecciones del 23N.

¿Quiere decir eso que las regionales representarán una nueva derrota capaz de sepultar definitivamente el proyecto chavista de dominación total? No necesariamente. Aún falta poco más de seis meses para la consulta popular y en el camino, como lo ha hecho en otras ocasiones, bien sea por sus aciertos a la hora de rectificar o por los errores de la oposición, un Chávez, con todos los resortes del poder en sus manos, puede voltear la tortilla.

Sólo que hasta ahora todo parece indicar que por primera vez ocurren simultáneamente tres factores que nunca coincidieron en un mismo momento: Chávez insiste en repetir la estrategia equivocada de 2007 (no hay rectificación sino ratificación); pese a algunos síntomas preocupantes la oposición parece haber aprendido las lecciones de erráticos desempeños pasados y las perspectivas unitarias deben imponerse; Chávez viene de una derrota (esto es inédito) y la predisposición de los votantes medida en diciembre, antes que modificarse a favor del otrora todopoderoso, tiende a consolidarse en sostenido crecimiento.

Y esto es así porque a pesar de la complejidad de unas elecciones, donde están en juego cientos de cargos, con las marcadas peculiaridades de cada región y municipio, el carácter personalista de un Chávez que aparece hasta en los envoltorios de la harina precocida, vuelve a centrar una justa donde deben dirimirse, sobre todo, las problemáticas más inmediatas de los ciudadanos, en un plebiscito cuya figura determinante es el caudillo.

La diferencia es que ahora esa figura, antes que arrastrar liderazgos alicaídos, los entierra y el portaaviones de antes se ha convertido en un destructor que hunde a su propia flota en ejercicio contradictorio que discurre entre la consumación de un hábito consciente (engullir hasta sus propios hijos) y la necesidad de no hacerlo porque en ello se le va la vida.

En otras palabras, las claves de la victoria son ahora las causas de la derrota y ésta, a su vez, es la consecuencia de unos resultados electorales cuyos efectos se profundizan y amplían en el siguiente juego electoral.

El 2D la gente votó contra la antidemocracia, pero no sólo por razones de principios (vivir en libertad) sino porque esa antidemocracia no se muestra eficiente a la hora de resolver los problemas: inseguridad, desigualdad, desempleo, hambre, miseria, basura, inflación.

Después de diez años una mayoría creciente ha comprendido, movida por la frustración y el desengaño, que el clientelismo tiene las alas cortas y que su voracidad consume, entre el reparto discriminado ( a los rojitos sí, a los escuálidos no) y las alcabalas de la corrupción, ingente cantidades de dólares que se pierden porque sólo alivian transitoriamente los grandes males sociales.

Chávez parece haber comprendido a medias la raíz del problema y por eso anuncia elecciones primarias para escoger candidatos a gobernadores y alcaldes. De esa manera pretende minimizar la impresión, y a una matriz de opinión (asumida por cierto chavismo como saludable) que es él y sólo él quien decide, en última instancia, quien va para el baile y quien se queda con los crespos hechos.

El problema es que la simulación democrática crea expectativas reales y cuando los votantes del PSUV descubran que su voluntad fue burlada por esguinces como que su candidato, al no lograr 50% de los votos (la mayoría no lo obtendrá por la proliferación de aspiraciones) es nimbado por el dedo de Chávez, seguramente no acatarán con la mansedumbre de antes el designio del jefe. Más aun si llega a colocar a alguien, que complace sus intereses, pero es incapaz de emocionar a las masas. Aquí se plantearía, entonces, la dispersión y con ella la derrota.

Ahora bien, si algún precandidato llega a ese 50%, entonces tendrá perspectivas de triunfo y con ese certificado de popularidad, podrá enrostrarle a Chávez que "nada te debo, nada te pago" o peor aún "no me ayude, compadre".

Tales debilidades del chavismo conforman un cuadro favorable a la oposición, que no se lo ganó en total pasividad. Al contrario, el desarrollo de una estrategia inclusiva, con la entrada en liza de actores que reforzaron esa línea (estudiantes, Podemos, Baduel), logró quebrantar la polarización y, en el mejor de los casos (el otro fue la abstención roja), atraer votos chavistas.

En esta oportunidad, la mejor en 10 años, el panorama luce más complicado porque la tajante alternativa del Sí o No, se hace muchísimo más compleja, devela más intereses y ambiciones y así aparece el fantasma de la dispersión.

Pero si la ineficacia y la indolencia criminal del chavismo en funciones de gobierno son responsables de cifras macabras como los más de 13 mil muertos al año en hechos de violencia y eso ya no se le perdona a Chávez, la sociedad descontenta, aquella que parece haber recuperado la fe perdida en el voto, sepultará a la dirigencia si pone la cómica de la división.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog