El castillo de naipes petrolero

Por Venezuela Real - 20 de Mayo, 2008, 16:39, Categoría: Petróleo/Energía

José Toro Hardy
El Universal
20 de mayo de 2008

El país vive en medio de una "burbuja" de consumo alimentada por el petróleo

En el año 2007 el Producto Interno Bruto de Venezuela creció en un 8,4% impulsado por un gasto público que propició el crecimiento en casi todos los sectores de la economía. El único sector de esa área que experimentó una fuerte contracción fue el petrolero, que cayó en un 5,3%, como consecuencia de la disminución de nuestra producción petrolera.

El Gobierno no cesa de repetir que la producción petrolera del país es del orden de 3,3 millones de barriles por día. Sin embargo, la veracidad de las informaciones gubernamentales resulta bastante dudosa. De haber sido ese el nivel de producción, el PIB petrolero hubiese experimentado un fuerte crecimiento, en lugar del desplome que confiesa el Banco Central de Venezuela.

Más aún, la caída del 5,3% del PIB petrolero es consistente con las cifras de producción que a Venezuela le atribuyen tanto la Agencia Internacional de la Energía como la propia OPEP. De acuerdo con los informes que mensualmente publica el cartel, la producción petrolera de Venezuela sigue cayendo. En el informe de la OPEP correspondiente al mes de abril de 2008, nuestra producción apenas alcanzó para el mes de marzo a 2.333.000 barriles por día, después de haber experimentado una disminución de 57.400 b/d con respecto al mes de febrero. Estas cifras son públicas y quien esté interesado puede acceder a ellas a través del Oil Market Report, april 2008 en la página web de la organización: www.opec.org

Miente el Gobierno

La única conclusión a la que se puede llegar es que el Gobierno miente descaradamente en el tema petrolero, al igual que miente en tantas otros temas. De hecho, si la producción petrolera de Venezuela fuese la que anuncia Pdvsa, difícilmente el país hubiera aceptado la drástica disminución de la cuota petrolera que le impuso la OPEP a finales del año pasado, la cual pasó de unos 3,2 millones a cerca de 2,4 millones de barriles diarios. ¿Por qué habría Venezuela de aceptar un recorte del orden de 800.000 barriles diarios, de no ser porque sabe que a la OPEP no le puede mentir? La realidad es que la nueva cuota se ajustaba a nuestra producción para el momento en que se produjo el recorte.

Muy peculiar

Lo curioso es que mientras que a Venezuela se le imponía una reducción de su cuota, a otros países de la OPEP se les aprobaban fuertes incrementos en el volumen diario que están autorizados a producir. Ese fue el caso de Argelia, Emiratos Árabes, Libia, Kuwait, Qatar y otros ¿Por qué tendríamos nosotros que reducir nuestra producción en beneficio de otros socios de la organización que de esta forma nos desplazan de nuestros mercados? La triste respuesta es que la decisión de la OPEP no hizo otra cosa que adaptar la cuota de cada uno de los socios a la realidad de la producción efectiva que cada uno de ellos tenía. Quien esté interesado en constatar las aseveraciones anteriores, lo puede hacer accesando a la página web de la Agencia Internacional de la Energía -http://omrpublic.iea.org- a través del link Supply.

Y esto me lleva al planteamiento original. ¿Es acaso posible sostener en el tiempo la economía venezolana, en momentos en que el único sector que promueve su crecimiento está experimentando una gravísima contracción?

La respuesta evidentemente es un rotundo NO. A pesar de ello, el sector oficial responderá que el crecimiento que experimenta la economía se concentra en el PIB "no petrolero" y que los aportes fiscales de este último, incluyendo el IVA, son cada vez mayores.

En burbuja

A primera vista tales aseveraciones son ciertas. El problema es que el país vive en medio de una "burbuja" de consumo alimentada en última instancia por el precio del petróleo. La referida "burbuja" nutre temporalmente el crecimiento de los demás sectores de la economía, así como de las recaudaciones por concepto de IVA e Impuesto Sobre la Renta. Ahora bien, si por cualquier circunstancia el ingreso petrolero llegase a caer, se produciría inevitablemente un desmoronamiento -por efecto dominó- de toda la actividad económica, de las recaudaciones fiscales, del IVA y del gasto público. La consecuencia inmediata sería la explosión -en medio de un sonoro "puff"- de la burbuja de consumo. En el país se desataría una hiperinflación incontrolable y ante la imposibilidad de mantener las importaciones, la escasez sería terrible.

En la base de todo este castillo de naipes se encuentra un factor que escapa completamente a nuestro control: el precio del petróleo. En mi próximo artículo me ocuparé de este tema.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog