"Le imploro a mi jefe Chávez que acabe con la inseguridad"

Por Venezuela Real - 20 de Mayo, 2008, 13:21, Categoría: Seguridad/Inseguridad

GUSTAVO RODRÍGUEZ
EL UNIVERSAL
20 de mayo de 2008

Un mecánico de la caravana presidencial figura entre las 70 víctimas del hampa
La señora Elizabeth Rubio, empleada de Miraflores, lloró desconsoladamente el crimen de su menor hijo

Qué dolor siento y, para colmo, los policías metropolitanos en lugar de socorrerlo lo dejaron morir y lo desvalijaron. Le robaron todo", dijo la señora Rubio, quien afirmó que labora en la Guardia de Honor en el palacio de Miraflores.

"Él era un muchacho sano. Con esfuerzo había comprado su carro y lo tirotearon para robarlo. Estaba casado y dejó una niña huérfana de tres años", explicó la mujer quien se encontraba acompañada de otros familiares y parientes. Contó que a las tres de la madrugada del sábado su hijo, Oskel Rubio, de 22 años, fue atacado a tiros cuando tripulaba su auto, un Ford, modelo Fiesta de color negro, en momentos en que transitaba por la calle Colombia de Catia.

El joven, quien estaba acompañado de otro amigo, recibió varias heridas y colisionó contra un objeto fijo a pocos metros del hospital Periférico de Catia. "Me lo dejaron morir porque creían que era un malandro que andaba en un carro robado. A mi hijo no le permitieron que los médicos lo ayudaran. Lo tuvieron mucho tiempo así, pero en realidad lo que hicieron fue robarle su cadena de oro, un reloj, su teléfono celular y hasta el reproductor de su carrito. ¿Por qué no matan a los malandros?", dijo Elizabeth Rubio.

El joven Oskel Rubio laborada en Miraflores como mecánico de motocicletas de la caravana presidencial. Residía en el sector Los Frailes de Catia, junto a su esposa e hija. "Yo siempre veía esas cosas por la televisión y pensaba que eso nunca me iba a pasar a mí. Ahora con todo el dolor que siento le imploro a mi jefe Chávez que acabe de una vez con tanta inseguridad. Hay muchas madres que cada día padecen los rigores de la delincuencia. ¿Por qué la policía no mata a los malandros? La gente teme más a los policías", apuntó.

Los parientes del joven mecánico utilizaron sus influencias para que agilizaran la entrega del cuerpo. Sin embargo, fue el día lunes cuando lograron obtener el permiso para que se lo entregaran. Oskel estaba de número 58 en la lista de 70 que fueron asesinados durante el fin de semana en el Distrito Capital. Desde la mañana del viernes hasta el amanecer del sábado se registraron 24 homicidios; desde las seis de la mañana del sábado hasta las seis de la mañana del domingo se computaron 24 crímenes y desde las seis de la mañana del domingo hasta el amanecer de ayer lunes se produjeron otros 22 homicidios.

"Mi hijo tenía un futuro promisorio. Hacía dos meses se había comprado su carrito, le iban a dar su apartamento y yo le había dado para que se inscribiera en la Universidad Santa María, para que estudiara la carrera de Derecho, pero la delincuencia acabó con todo. Pido justicia. Cuántos inocentes mueren todos los días así", señaló la señora Rubio.

Los compañeros de trabajo y numerosos amigos acudieron a la morgue para ofrecer sus condolencias a los familiares. Todos se mostraron consternados. Los parientes se enteraron de lo ocurrido porque una mujer que visitaba a un enfermo se percató de lo ocurrido al observar el carnet que portaba en el pecho el joven mecánico. Intentó interceder, pero fue echada del centro asistencial.

"Me lo dejaron morir y eso es el colmo. No es posible que la policía haga eso", dijo Mailyn García, esposa del agraviado.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog