Bala perdida

Por Venezuela Real - 22 de Mayo, 2008, 17:59, Categoría: Seguridad/Inseguridad

ELIZABETH ARAUJO
TalCual
22 de mayo de 2008

Mientras el reportero se apura en recitar cifras y circunstancias, la cámara de televisión pasea por un escenario de desolación. Sentados sobre la jardinera de concreto que terminó en muro, los familiares de las personas muertas el fin de semana, resisten cabizbajos hasta que algún funcionario se apiada y los atiende. Es la sala de espera de la morgue de Bello Monte, el lugar sombrío de donde surge la acusación más contundente contra un gobierno que pasó años promoviendo la violencia y ahora -sobrepasado por la carga de esas imágenes- no sabe cómo contener los homicidios que se extienden de pueblos a ciudades, y de los barrios a las urbanizaciones, sin aparente solución posible.

Del otro lado del televisor, el ministro Rodríguez Chacín, apuntalado de barras de colores y líneas que se cruzan, intenta desesperadamente convencernos de que la operación Caracas Segura -o cualquier otro apelativo creado para diferenciarla de la anterior- ha reducido los índices de inseguridad en el área metropolitana. Pero el drama del ministro es que nadie le cree. Uno lo ve afanando, mostrando picos y proyecciones que exhibe como trofeo, y en esas "acciones exitosas" no está la explicación de por qué un niño de nueve años es asesinado por una bala perdida que le sorprende mientras duerme en su habitación.

Los operativos de seguridad que los ministros y jefes policiales suelen anunciar de vez en cuando para calmar a la población no son más que juegos retóricos que se estrellan en la realidad. Elaborados en salas situacionales en cuya pared reposa un cuadro de Chávez, estos operativos no llegan a la escalinata del José Félix Ribas de Petare ni de cualquier otro barrio donde la banda delictiva de moda ajusta sus cuentas matando a gente inocente.

Estos operativos, más que obligación, se vuelven una rutina a la que le sacrifican el tiempo valioso que deberían consagrar a la revolución. Si no fuera porque en los testimonios que desfilan ante las cámaras figuran a menudo el de la hermana del activista de la Misión Ribas asesinado en Mariches o el de la madre del mecánico de 21 años, que trabajaba en Miraflores -que además de abaleado fue despojado de sus pertenencias por efectivos de la PM-, el ministro Rodríguez Chacín le dedicaría más tiempo al proceso.

Pero no puede hacer nada para evitarlo. No cuenta con gente para delegar semejante carga. El comisario Marcos Chávez, esa suerte de agente de CSI, que se dio el tupé de corregir la técnica empleada por Interpol, es severamente cuestionado desde el interior del Cicpc por su sobrada ineptitud. De modo que seguiremos viendo al ministro citando con precisión las estadísticas. "Fíjense que la línea ascendente de marzo empieza a bajar cuando creamos el operativo seguridad", recitará con voz trémula y camisa roja. Mientras afuera el silbido de las balas perdidas cruza los aires hasta tronar en la cabeza de algún transeúnte.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog