U… U… UCV

Por Venezuela Real - 23 de Mayo, 2008, 12:41, Categoría: Educación

Gerardo Blyde
El Universal
23 de mayo de 2008

La Universidad Central dará las luchas que deba dar sin perder su norte...

Ejemplo de democracia y reafirmación de la autonomía universitaria se vivió en las recién finalizadas elecciones de las autoridades de la máxima casa de estudios superiores del país. La Universidad Central de Venezuela ha sido y volvió a ser muestra de que quienes en ella conviven tienen suficiente capacidad para darse sus propias autoridades, eligiendo conforme a los intereses propios del centro de estudios y no a un plan externo de colonización e ideologización.

Con algún altibajo en la recta final entre la primera y la segunda vuelta, una acusación infundada producto del pataleo de última hora tratando de desmerecer a la que figuraba desde hace meses como la indiscutible ganadora de la elección, Cecilia García Arocha, asume el reto de dirigir los destinos futuros de una universidad plural y autónoma que pretende ser asediada por un gobernante para el cual todo aquello que sea autónomo, es decir, no dependiente de él, constituye un ente al que hay que penetrar y destruir hasta desaparecerlo o lograr hacerlo subordinado y sumiso a sus designios.

Parte importante de ese plan debe librarse en el conocido y criticable (en algunos aspectos) sistema de admisión de la UCV. El plan de colonización ideado por el Gobierno consiste en eliminar las barreras existentes para la admisión de los más aptos, capacitados o esforzados bachilleres que aspiren ingresar a cursar estudios superiores. Eliminadas las barreras, ya no se ingresaría por méritos acumulados y conocimientos adquiridos; el sueño revolucionario consiste en colocar, sin decirlo, el compromiso revolucionario del joven como primer requisito a verificar a la hora del ingreso. Eso permitiría, no de inmediato, pero sí con el transcurso del tiempo, que en cada semestre o año, ingresen estudiantes comprometidos ideológicamente con la revolución, desplazando a aquellos que no comulgan con ella.

Los estudiantes demócratas irán graduándose y saliendo del centro de estudios mientras ingresan otros fielmente comprometidos, no importando el nivel de excelencia que deberían tener para ingresar a la universidad, ni el esfuerzo propio que hayan realizado para ser bachilleres preparados para asumir el reto de los estudios universitarios que emprenderán.

Con ellos se pretende conquistar en un principio los cargos de representación estudiantil, a los cuales no han podido acceder de manera importante gracias a la lucha democrática que han dado la mayoría de los estudiantes, y que llevaron el año pasado a Ricardo Sánchez a ganar de manera contundente la presidencia del FCU y a decenas de sus compañeros a ocupar el resto de los cargos estudiantiles.

Pero hay flancos que evidentemente no lucen los más adecuados para emprender la defensa con rigor y fuerza del sistema de admisión actual que deben ser revisados y modificados por las autoridades recientemente electas, para que no le den pie al Gobierno de justificar e instrumentar su plan de colonización.

Los privilegios siempre resultan injustos y antidemocráticos. Haber (desde hace décadas) establecido cuotas para que los hijos de profesores o empleados de la universidad tengan un cupo asegurado, sin duda es un reconocimiento importante a la labor dedicada de esos profesores y empleados a favor de la universidad, pero debe garantizarse que esos muchachos hayan sido estudiantes esforzados en el bachillerato, que tengan las capacidades para ocupar esos cupos. Claros estamos que esa disposición, que seguramente resultaba justa para premiar a quienes día a día laboran en la universidad, con la demanda tan enorme para ingresar y la competencia que ello desata dada la falta de suficientes cupos en la educación universitaria para atender a toda la población que la requiere, luce contrapuesta al derecho a igual trato que debe dársele a todos los solicitantes y la igualdad de oportunidades que en democracia son reglas fundamentales. Entonces hay que garantizarle al país que esa disposición no cobije a estudiantes que no exhiben las condiciones necesarias.

No dejar ninguna puerta o ventana como para que el Gobierno tenga excusas y exija modificaciones al sistema de ingresos que permitan la colonización de la universidad autónoma, será obligación de las nuevas autoridades que asumen el inmenso reto de conducir a nuestra universidad de manera plural y que, además, garantice niveles de excelencia en la enseñanza, para que el país obtenga de ella los profesionales que requiere, como siempre los ha obtenido.

En manos de la Dra. García Arocha, del nuevo cuerpo de vicerrectores, del nuevo secretario y cuerpo de decanos, estamos seguros que la Universidad Central dará las luchas que deba dar sin perder su norte como la principal alma mater de nuestro país.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog