La muerte de Tirofijo - Fin de una época

Por Venezuela Real - 26 de Mayo, 2008, 22:23, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
26 de mayo de 2008

Si la muerte del Che Guevara en Bolivia en 1967 acabó con las ilusiones de tantos grupos ultraizquierdistas en América Latina, que de alguna manera y otras formas habían sido ya derrotadas en el resto del mundo, el fallecimiento del colombiano Manuel Marulanda (Tirofijo por más señas) cierra ahora todo un gran ciclo político en nuestra región.

A partir de estos próximos meses y quizás por algunos años en adelante, ya se tendrán que clausurar, inevitablemente, los antiguos caminos de la revolución armada, no tanto porque hayan carecido de heroísmo o entrega individual, sino porque sus propios métodos militares y de financiamiento han terminado por ser sus más rotundos y definitivos sepultureros.

La muerte de Marulanda no marca sino una fecha estricta de lo que ya estaba más o menos anunciado, valga decir, el persistente declive de la influencia política y militar de la guerrilla en estos dos períodos de gobierno del presidente Álvaro Uribe. La reelección del mandatario colombiano no fue otra cosa que un respaldo político y una declaración de guerra abierta contra las FARC y el ELN.

Con este doble respaldo, Uribe estaba en capacidad de emprender una guerra no sólo contra la narcoguerrilla, sino contra sus propios generales que manejaban las victorias y las derrotas en el campo de batalla de acuerdo con sus intereses personales.

De allí surgió la tesis de que general derrotado, general retirado.

De ahora en adelante lo importante y lo decisivo era, según Uribe, vencer en el campo de batalla: no volvería a haber jamás ni nunca margen para las excusas.

Quienes fueron los mejores receptores de ese mensaje directo y duro, fueron los jóvenes militares, hartos de las ineficiencias de sus altos mandos. La ayuda militar estadounidense, basada en su capacidad de suministrar información de inteligencia y en el apoyo tecnológico, no era lo suficientemente precisa ni confiable para avanzar concretamente en la guerra contra las FARC.

También intervinieron los servicios de inteligencia británicos y españoles, que de alguna manera estaban siendo perjudicados por las alianzas de las FARC con la ETA y el IRA, así como por los embarques de drogas desde Colombia y Venezuela hacia los principales puertos europeos.

Con la muerte de Marulanda, alias Tirofijo, apenas desaparece una figura, importante en la misma medida en que justificaba la rebelión armada a partir de un estallido de violencia en Colombia que durante años no ha podido ser sofocado por inoperancia política. Y luego, si hoy fuera sofocado como todo parece indicar, Uribe debería proponer un plan justicia social que los colombianos nunca en su vida han sentido de sus gobernantes.

Empezando por eliminar los feudos electorales, agrícolas y pecuarios, que lindan en el feudalismo más insólito, donde acuden los parlamentarios y gobernantes a "cosechar" votos como si la voluntad individual no valiera la pena. Las reivindicaciones de los colombianos pobres no terminan con la muerte de Tirofijo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog