El ITF bajará a 0,5%

Por Venezuela Real - 28 de Mayo, 2008, 11:59, Categoría: Economía

CORINA RODRÍGUEZ PONS
El Nacional
28 de mayo de2008


En plena campaña electoral, el Gobierno busca cómo atenuar este incómodo impuesto

El presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Ricardo Sanguino, lleva dos semanas sin asistir al Parlamento, y no regresará en otros 15 días. Está en campaña para ser candidato a la Gobernación del estado Táchira, al igual que el ministro de Finanzas, Rafael Isea, quien por primera vez concretó sus aspiraciones políticas y se postuló como precandidato a la Gobernación de Aragua.

Así, cualquiera pensaría que ninguno de los dos puede tener cabeza para los temas financieros; pero resulta que ambos siguen con mucho interés las reuniones entre diputados y viceministros que por estos días se llevan a cabo para decidir qué hacer con el Impuesto a las Transacciones Financieras.

En el mes de junio debe tomarse una decisión. Los parlamentarios encargados del tema se molestaron cuando se suspendió una primera reunión, el pasado jueves 15 de mayo. Ni siquiera las elecciones internas del PSUV, que tanto inquietan a Isea y a Sanguino, justificarán el retraso. Aseguran que su misión es decidir en los próximos 15 días, con el equipo de Finanzas, qué hacer con el ITF. Luego, el Presidente dirá la última palabra.

¿Cuál es el apuro ahora? Las críticas al impuesto surgieron apenas comenzó a aplicarse, en noviembre de 2007. El Banco Central y la banca comercial fueron los primeros en disparar: alertaron sobre el impacto que inevitablemente tendría en el aumento de la inflación. Pocos meses después, el sector privado comenzó a calcular (como lo hizo Conindustria) que debían aumentar los precios hasta 7% para compensar el pago del tributo cada vez que las empresas involucradas en la producción de alimentos o manufacturas hacían una transacción financiera.

Gasolina pura En el discurso oficial, sin embargo, no fueron estas advertencias sino el reclamo que elevaron cooperativas y cajas de ahorro lo que conmovió a los parlamentarios. Después de escuchar al representante de la Federación de Cajas de Ahorro, Jorge Contreras, decidieron abrir el debate, oír la opinión de diferentes gremios en torno al ITF y reunirse con el equipo de Isea, que inmediatamente los atendió.

"Nos parece inapropiado que, al utilizar un instrumento que estimula el ahorro de los venezolanos, tengamos que pagar un impuesto. Lo cancelamos en cada préstamo que hacemos", dijo Contreras, para conseguir que el Poder Legislativo los exonerara de pagar el tributo. Creen que ya han aportado suficiente, porque en los casi 6 meses de vigencia del ITF, han entregado al Fisco 400 mil bolívares fuertes. El discurso causó impacto y es posible que desate cambios más contundentes de los que Contreras esperaba.

"No estamos planteando que se elimine, pero sí que se reduzca la alícuota a 0,5%", aseguró un diputado. Es decir, las cajas de ahorro y las cooperativas lograron que calara en el Parlamento la tesis que, sin suerte, ya habían planteado el directorio del BCV y los gremios empresariales.

Pero algunos economistas no se creen que el argumento de los ahorristas haya sido tan poderoso. Algo sucede con el ITF. "En esta época electoral, las preocupaciones para el Gobierno deben ser dos: la inflación y el desabastecimiento", dice José Manuel Puente. Para este profesor del IESA es más que evidente que el ITF ha sido "gasolina pura" para agitar la llama de la inflación y el Gobierno lo sabe.

"La única manera de evitar que el impuesto aplicado a las empresas no lo cancelen los consumidores es imponiendo un estricto control de precios, para evitar aumentos". Pero los estudios del BCV revelan que los alimentos regulados suben igual que los liberados, así que al Ejecutivo sólo le queda reconocerlo: el ITF es uno de los culpables de la escalada de precios.

El peor momento El abogado tributario Leonardo Palacios recuerda que la tasa de 1,5% que se cobra a las operaciones bancarias de las empresas se traslada varias veces al precio de los productos. "Las empresas pagan este impuesto cuando cancelan por la materia prima o a sus proveedores. Y también cuando, por ejemplo, compran dólares al ente emisor, ya que el control cambiario los obliga a hacerlo a través de los bancos. Todos estos costos se trasladan al precio de los productos".

El Seniat, para empeorar las cosas, comenzó a cobrar el impuesto en el peor momento, "justo en la época del año en que hay más dinero en la calle y estacionalmente se produce una mayor presión inflacionaria. Su llegada fue sin duda imprudente y ahora el Gobierno tiene que resolver esta distorsión.

La reducción o eliminación del tributo ayudaría en buena medida a disminuir la presión inflacionaria en la antesala a las elecciones", explica Puente.

Fuentes ligadas al Ministerio de Finanzas aseguran que el debate va incluso más allá.

"Algunos funcionarios prefieren simplemente eliminarlo, no sólo porque temen que el ITF siga impulsando la inflación, sino porque creen que puede ser uno de los responsables de la desaceleración económica".

El Banco Central aún no ha dado a conocer los resultados de la economía durante el primer trimestre. Están tardando demasiado y, según los especialistas, tal vez se debe a que no hay buenas noticias: "Es probable que el producto interno bruto no haya aumentado 7%, como esperaban, y el BCV esté retrasando la publicación de su informe trimestral para dar tiempo al Presidente. Parece que la tasa de crecimiento bajó a entre 4,9% y 5,5%, así que los funcionarios están sugiriendo medidas para remediar la situación y crear un clima de mayor actividad económica en plena campaña electoral", dice la fuente ligada al despacho de Finanzas.

El economista y profesor de la UCV Milton Guzmán cree que tiene sentido eliminar el ITF para reanimar la economía, porque las empresas se quedarán con el dinero que tenían que pagar al Seniat cada vez que hacían operaciones bancarias, y eso estimulará el consumo.

A su colega José Manuel Puente también le preocupa la tendencia. Cada año el PIB crece menos y la inflación aumenta. Eso es un signo muy malo para el futuro económico, y el Gobierno debería tomar medidas.

"El error del Ministerio de Finanzas fue no hacer caso a la reforma tributaria que propuso el Seniat el año pasado.

Era mucho mejor eliminar las exenciones del IVA y evitar únicamente que los productos de primera necesidad cancelaran este impuesto, e incluso volver a aplicar el IDB, antes que optar por el ITF. El daño inflacionario habría sido menor", asegura Leonardo Palacios.

¿A dónde va el dinero? Pero eliminar el ITF no es una idea que comparta el ministro de Planificación. En Finanzas revelan que Haiman El Troudi es el primero que se opone a que desaparezca el polémico tributo. "Él prefiere reducir el IVA, porque es un impuesto que pagan todos los venezolanos, antes que eliminar el ITF", dice una fuente que sigue de cerca la discusión entre parlamentarios y funcionarios de Finanzas.

Dedicado al tema fiscal, José Manuel Puente descarta rápidamente el argumento de El Troudi. Le basta con recordar que el ITF surgió para compensar, a fines de año, los 13 billones de bolívares que el Seniat –entonces en manos de José Gregorio Vielma Mora, actual precandidato a la Gobernación de Táchira– dejó de recibir una vez que el titular de Finanzas de esos días, Rodrigo Cabezas (ahora interesado en ser gobernador de Zulia), optó por reducir el IVA para frenar la inflación.

"Vemos cómo los venezolanos pagamos en cuotas la reducción del impuesto al valor agregado, porque ahora tenemos que asumir el aumento de precios que trajo el ITF", concluye Puente.

"No es viable seguir reduciendo el IVA. Es el impuesto que más cobertura tiene entre los contribuyentes, por lo que impide la evasión. Es como cambiar el sistema de energía eléctrica por un alumbrado de velas", comenta Palacios.

Falta saber qué opina el superintendente del Seniat, José David Cabello, uno de los pocos que no es candidato.

El ITF aportó en el primer trimestre de este año 3,1 millardos de bolívares fuertes al total de 18 millardos que el Seniat recaudó. Y está previsto que en todo el año el impuesto aporte al menos 8% de los ingresos totales del Fisco, cerca de 12,3 millardos de bolívares fuertes. Más importante aún es el monto que esperan recibir por la recaudación del IVA: otros 22 millardos de bolívares fuertes.

"Es posible que no sea viable la eliminación del ITF, ni la reducción del IVA", advierte Puente. Lo hace mirando la gestión fiscal de los dos primeros meses de este año. Los informes que ha divulgado el BCV revelan que el Gobierno registra un déficit fiscal de 4,3 millardos de bolívares. "La bonanza que deberíamos observar por el aumento de los precios del petróleo no se aprecia. Nadie sabe a dónde ha ido a parar el dinero que se supone recibe el Fisco por la venta de petróleo", comenta.

La solución para Palacios está en el IVA. Para él la idea de revisar las exenciones, que también estudia la Comisión de Finanzas, tiene sentido.

"Pero mientras lo evalúan, la tasa del ITF sigue siendo muy alta, y también su efecto negativo sobre la inflación", dice. ¿Qué hacer con este invitado incómodo en medio de la fiesta política?

 "Por las elecciones, una de las preocupaciones del Gobierno debe ser la inflación"

"Es probable que el producto interno bruto no haya aumentado 7% como esperaban"







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog