Venezuela, el país que no está enterado de la crisis mundial del petróleo

Por Venezuela Real - 29 de Mayo, 2008, 18:58, Categoría: Petróleo/Energía

VALENTINA LARES MARTIZ
El Tiempo - Colombia
29 de mayo de 2008

Con dos dólares, allí se compran cinco litros de agua mineral, dos cafés, una cerveza en un restaurante o llenar el tanque de un carro con 10 galones de gasolina (38 litros) de la mejor calidad.

Desde hace 10 años, a pesar del vigoroso aumento en los precios del petróleo, su gasolina es la más barata del mundo.

Su precio se ha mantenido en 0,097 bolívares por litro, en el caso de la más refinada (de 95 octanos); la de 91 octanos cuesta 0,070 bolívares. Este precio equivale a 4 centavos de dólar y es menor que en Arabia Saudí, primer productor mundial de crudo.

Todo esto se debe al impresionante subsidio que ofrece el Estado venezolano, que en el año 2006 alcanzó los 10.000 millones de dólares, pero que con los precios actuales del petróleo es prácticamente el doble, dado que el mercado interno venezolano consume unos 580.000 barriles diarios.

Además de la enorme cantidad de dinero que Venezuela deja de percibir al mantener este subsidio, la diferencia entre el precio del mercado internacional (en Estados Unidos el precio del litro de gasolina ha llegado a casi a un dólar) y el irrisorio precio interno genera distorsiones en la conducta de consumo en lo que a transporte se refiere.

Todo el que puede, compra carro nuevo. Hoy, las autopistas están abarrotadas de vehículos que apenas movilizan 20 por ciento de la población, mientras que el otro 80 por ciento se desplaza por un sistema de transporte público sobre el que prácticamente no se hace ninguna inversión. Lo más insólito es que la velocidad de los autos en Caracas no supera normalmente los 8 kilómetros por hora.

Pero la distorsión más interesante es la que se percibe en la calle, y es el valor 'patrimonial' que el venezolano le da al precio de su gasolina: "Eso es lo único bueno que le vemos al petróleo, es lo único que ganamos nosotros y no el Gobierno", comenta un joven clase media mientras llena el tanque de su Volkswagen.

"Aquí los precios de todo suben todos los días, así que por lo menos que tengamos gasolina barata".

Esa ganancia se percibe como una especie de derecho adquirido por ser venezolano, por lo que cualquier intento de modificar el precio se transforma automáticamente en un acelerador de protestas y descontento social. En 1988, el presidente Carlos Andrés Pérez decretó un aumento del 50 por ciento en el precio del combustible y eso casi le costó la Presidencia.

"Hay una creencia popular de que el petróleo nos pertenece a todos y por eso no se puede cobrar lo que cuesta producirlo. La consecuencia son estos subsidios brutales", explicó el economista José Guerra a la agencia AFP.

"Ya es una grosería vender la gasolina como la estamos vendiendo, ¡mejor sería regalarla!", dijo el presidente Chávez muy serio en enero, pero no se atrevió a dar el paso entonces. Y tampoco lo ha hecho ahora, seguramente porque desde 1988 la inflación en el país ha aumentado en más de un 500 por ciento.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog