Ahora sí: soy de la CIA

Por Venezuela Real - 30 de Mayo, 2008, 19:11, Categoría: Caricaturas/Humor

Laureano Márquez
TalCual - Humor en Serio
30 de mayo de 2008

Ahora sí, estoy en proceso de entrenamiento para convertirme en agente de la CIA de hecho y de derecho, que llaman los abogados. Hasta ahora, lo que tenía era un carné ad honorem, como esas placas que daba la policía antes, en tiempos de la cuarta, para que amigos influyentes y con billete chapearan como si fuesen comisarios de las policías cada vez que una autoridad los sorprendía en una infracción, o para entrar a las zonas restringidas sólo para las autoridades.

Creo que el Imperio se ha dado cuenta de que esto no es correcto, como decía el finado Piñerúa y me han invitado a una cosa que se llama: Transparency and Good Governance, algo que, traducido al español, quiere decir algo así como "Transparencia y buen gobierno". El énfasis del viaje se coloca en la fuerza de la división de poderes para una sociedad democrática, así como en los fundamentos de ésta en términos del control de los ciudadanos sobre su gobierno. Juzguen ustedes si enseñarle todo esto a un habitante de este país no es algo supremamente subversivo, como diría Uribe.

Para mí que el gobierno tiene razón y esto es una mampara para las verdaderas intenciones del viaje: realizar un entrenamiento en distintas facetas del recontraesponiaje. Hay una agenda secreta que yo descubrí:

-Introducción al espionaje. -Cómo sobrevivir comprando sólo en Mercal, conferencia a cargo de McGiver.

-Sobrevuelo secreto sobre islas de esas a las que van sólo los oligarcas a beber güisky del bueno.

-Técnicas de lanzamiento al agua desde yates a alta velocidad y que explotan justo cuando uno se lanza.

-Cómo manejar un Ferrari en dirección contraria y al final escoñetarlo (escoñeting, en la versión en inglés) contra otros carros sin que eso te importe.

-Técnicas de seducción de las más bellas mujeres (Que no se enteren en la Agencia, pero yo voy sólo por esto).

-Cómo saltar de una azotea a otra con una pierna herida, como si nada; dejarte caer de un falso techo de vidrio y caer tres pisos sin cortarte ni despeinarte, levantarte, sacudirte el traje y seguir corriendo.

-Cómo implicar a inocentes manipulando computadoras encontradas en la selva.
 Y por último: -Cómo hacer desaparecer la carne, la leche, el aceite y los huevos de los anaqueles de los supermercados de las naciones enemigas.

De que éstas son las verdaderas intenciones del viaje –y no la fulana transparencia y buen gobierno– no me cabe duda. Si no, cómo se explica que las instrucciones del viaje me las hayan dado en microfilm y las dejaran dentro del baño de caballeros del Juan Sebastián Bar, en el libro Elizabeth Fuentes: Mi marido es un cornudo.

Elizabeth se me acercó discretamente en medio del bautizo y me dijo, señalando el libro: "En el baño de caballeros hay uno para ti". Fui al baño, puse la grabación y decía algo así como: "Tu misión, Laureano, si decides aceptarla, será entrenar duramente para ser uno de los nuestros. Ni siquiera te enterarás, porque en el aeropuerto de Miami se te inyectará un fármaco que suspenderá tu consciencia y tu cerebro será reprogramado. De más está decir que si esto se descubre y Mario o Eva se enteran, la Agencia lo negará todo... De todas maneras no te angusties, aunque él no lo sabe, ella es de los nuestros... Buena suerte, Lau.

Esta grabación se autodestruirá en cinco segundos... Tan, tan... tan tan tan tan tan... tan tan tan tan... ta ra raaa..." Al día siguiente, una misteriosa camioneta negra que decía por fuera United States of America, Official Business (Estados Unidos de América, bocinas oficiales) dejó en un parque cercano a mi casa, para despistar, 15 tuxedos Armani y 20 pares de lentes Ray-Ban.

Como comprenderán, este artículo es una suerte de despedida momentánea.

No sé cómo volveré en unas semanas (seguramente convertido en todo un Bond criollo, con una mágnum sobresaliendo de la cintura del pantalón y una catirota sensual tendida a mis pies).

Mientras dure el entrenamiento, la agente M. L. me ha prohibido escribir. En todo caso, como yo no soy escaparate de nadie y hasta ahora apenas me han dado miserables 60 dólares por mi conciencia, lo contaré todo aquí. Por lo demás, emulando a Claudio Nazoa (que se muere de recochina envidia) le advierto a la Agencia: Si yo me llego a enterar de que Tascón es de la CIA, les juro por el mismísimo George W. (es decir, por lo más sagrado) que yo me salgo, no importa lo que hayan invertido en mí, porque hasta la traición tiene límites.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog