La aguja y la burbuja

Por Venezuela Real - 3 de Junio, 2008, 12:03, Categoría: Economía

José Toro Hardy
El Universal
03 de junio de 2008

Con sus políticas alocadas, el país camina por el filo de la navaja

Hacia dónde van los precios del petróleo? Nadie lo sabe. Existen razones que explican el incremento de los precios en los últimos años. Entre el 2003 y el 2006, durante cuatro años consecutivos, se produjo el mayor crecimiento económico global que se haya registrado. A ese crecimiento contribuyeron el auge económico en China y en la India, además de una expansión generalizada tanto en el mundo desarrollado como en el llamado Tercer Mundo. Esto generó una inmensa demanda de petróleo en momentos en que existían restricciones por el lado de la oferta debido a incertidumbres geopolíticas en Irán, Irak, Nigeria y Venezuela, así como circunstancias de carácter natural tales como el huracán Katrina. El resultado fue un aumento en los precios.

No obstante, a partir del tercer trimestre del 2007 la economía de Estados Unidos ha experimentado serios problemas que se originaron en su sector hipotecario y que están arrastrando a ese país a una recesión económica que podría afectar a muchas naciones que prosperan gracias a sus exportaciones al gigante norteamericano, incluyendo China e India. Europa está perdiendo competitividad con la revaluación del euro y se están revisando a la baja las economías en desarrollo. El crecimiento global luce amenazado.

Una menor expansión económica debería incidir en una disminución en los precios del petróleo. Sin embargo, no ha ocurrido así. A lo largo del último año los precios del petróleo se han duplicado, a pesar de que de acuerdo con el Departamento de Energía de Estados Unidos la oferta petrolera mundial de los dos últimos años ha superado el crecimiento de la demanda. El resultado es que los inventarios actuales son los más altos en casi una década. Incluso, se estima que en dos años la oferta petrolera podría superar en al menos tres millones de b/d a la demanda del producto. Entonces, ¿cómo se explica ahora el aumento del precio?

Pues bien, la recesión estadounidense ha provocado agudas oscilaciones y caídas en los mercados bursátiles, además de una devaluación del dólar. Para protegerse, importantes inversionistas tales como los fondos de pensiones, hedge funds, instituciones financieras y muchos otros actores relevantes han adquirido fuertes posiciones en petróleo para entrega a futuro. Están especulando con el petróleo, en un mercado que carece de regulaciones y controles.

No es la demanda la que está moviendo el precio. De ser así, "el perro estaría moviendo la cola". Pero en este caso "es la cola la que mueve al perro"; es decir, es la especulación la que está provocando el aumento del precio. Lo que está creciendo son los contratos de petróleo a futuro, mucho más que la demanda real del producto. En realidad, el mercado no sabe distinguir entre un barril demandado por un consumidor y un barril demandado por un especulador.

Las fuerzas que mueven este mercado son los bancos de inversión como Morgan Stanley y Goldman Sachs, que basándose en un estudio de Arjun Murti -suerte de gurú en materia de precios petroleros- predicen que éstos podrían llegar a 200 dólares por barril.

Miles de millones de dólares se han invertido en contratos de petróleo para entrega a futuro. Esto ha creado una burbuja en los precios petroleros que no está vinculada con la demanda real del producto. Tal opinión es la que sostiene la OPEP, que hasta ahora se ha opuesto a incrementar la producción para frenar el auge de los precios, alegando que el mercado está suficientemente abastecido.

Teme quizás la OPEP que un incremento en los niveles de producción podría trastocar el mercado, provocando ventas masivas de posiciones a futuro por parte de los especuladores. Si eso ocurriera, los precios petroleros podrían derrumbarse.

Ali al-Naimi, ministro de Petróleo de Arabia Saudita -el mayor productor mundial- no ha declarado en relación con el nivel al cual podrían caer los precios; sin embargo opina no deberían caer por debajo de los 60 o 70 dólares el barril, porque ese es el precio requerido para el desarrollo de los biocombustibles o de las arenas bituminosas de Canadá. Reconocidos especialistas, entre ellos William Engdhal, consideran que hasta el 60% del precio de cada barril podría ser pura especulación.

En un mercado tan inestable y dominado por los especuladores, se corre el riesgo de que surja una aguja que reviente la burbuja y "puff"...

¿Qué le ocurriría a Venezuela? Con sus políticas alocadas, el país camina por el filo de la navaja. Lo trataré en mi próximo artículo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog