Espiolandia

Por Venezuela Real - 4 de Junio, 2008, 12:05, Categoría: Política Nacional

Emilio J. Urbina Mendoza
El Universal
04 de junio de 2008

A finales de febrero de 2007, en un vuelo de regreso desde Frankfurt, tuve la oportunidad de conocer el vivo relato de una sobreviviente del régimen comunista instalado en Bulgaria durante la guerra fría.  Entre los recuerdos que asaltaban a mi interlocutora búlgara-venezolana, hizo expresa mención a la frenética actividad de espionaje realizada desde el Estado hacia todos los ciudadanos.  Al nacer, cada búlgaro iniciaba su trajinar en este mundo no sólo con su individualidad, sino, con un expediente montado desde los órganos de inteligencia estatal, y en la medida que transcurrían los años, aumentaría su volumen hasta rondar los predios de la sospecha permanente.  Una práctica que sólo sería conocida en Latinoamérica durante las dictaduras militares que asolaron el cono sur, valga decir, a los que hoy son criticados por la hipocresía del régimen bolivariano.

Lo ocurrido entre 1922 y 1991 en lo que se llamaría el "mundo socialista", destacaría los méritos (y descréditos) de un Estado para averiguar la vida privada de todos sus ciudadanos.  Como alguna vez lo mencionara Aleksandr Solzhenitsyn, el diez por ciento de los soviéticos y habitantes de sus países satélites, dedicarían de forma exclusiva sus esfuerzos por espiar el quehacer del 90 por ciento restantes.  En occidente, estas denuncias tendrían representación gráfica en la literatura que George Orwell suministró en "1984", donde, los niños y las personas más cercanas al íntimo hogar, terminaban denunciando a sus padres o parientes -vulgarmente espiándolos- en pro de un voraz totalitarismo que podría materializarse en Venezuela en un futuro casi inmediato.

En días pasados, con la peculiar imprevisión reinante en el país, el Presidente de la República promulgó mediante Decreto-Ley (nº 6.067), la Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia (Gaceta Oficial nº 38.940).  Fuera de las legítimas preocupaciones de amplios sectores nacionales, así como las evidentes reservas que deben tomarse ante tan polémico texto normativo; no podemos comprender cómo se privilegia en la política legislativa una ley de esta naturaleza cuando por ejemplo, carecemos de otras leyes en materias más importantes como el urbanismo.  Da la impresión, tal y como se lee en la exposición de motivos y en el discurso presidencial del sábado pasado, que la nación venezolana se ve asolada por enemigos ocultos inexistentes, por conspiraciones de merengue que sólo son percibidas por funcionarios de dudosa cordura.  Tal es el grado de paranoia bolivariana, que obliga a la colaboración ciudadana en las actividades de inteligencia y contrainteligencia requeridas por el Estado venezolano (artículo 24).  En fin, con el decreto en ciernes se funda "Espiolandia", gobernada por grises incapaces cuyos méritos son el fracaso, la mediocridad, el resabio, el miedo y la intriga barata.

Pero lo más grave de esta ley no está precisamente en la invasión furtiva de la vida privada al ciudadano común o su conversión cuassiobligatoria en funcionario de inteligencia.  Lo preocupante debe gravitar sobre la burocracia profesional pública venezolana, que sería víctima de espionaje si su trayectoria no está en consonancia con la obsesión ideológica bolivariana y socialista, o la exaltación hacia un Presidente lunático que reta sus tormentosos molinos de viento.  Qui habet aures audiendi audiat.

Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog