Es ahora

Por Venezuela Real - 6 de Junio, 2008, 10:56, Categoría: Política Nacional

Gerardo Blyde
El Universal
06 de junio de 2008

Aceleradamente, esta revolución venezolana se va pareciendo cada vez más a Bielorrusia

Desde 1994, Lukachenko es presidente-dictador de Bielorrusia. Desde esa fecha decidió, mediante procedimientos viciados y sin derecho a la defensa, contando con poderes públicos sumisos, inhabilitar a todo aquel que pudiera hacerle competencia, a cualquiera que en elecciones limpias pudiera ganarle.

Hoy este dictador tiene prohibida la entrada a cualquier país de la Unión Europea y es considerado el único dictador que queda en ese continente. Controla completamente la prensa, la radio y la televisión y ha llegado a extremos de tratar de controlar incluso el acceso a Internet, único medio que funciona con cierta libertad, pero al que tiene acceso una muy pequeña parte de la población.

Cuando inhabilitó a todos sus posibles contendores, selló su destino ante el mundo y pasó a ser considerado un dictador, autoritario y conculcador de derechos fundamentales. Desde entonces ha sido reelegido dos veces más, violando la propia Constitución de Bielorrusia que sólo permitía una reelección. Represión, medios controlados, reelección indefinida e inhabilitación política a sus adversarios han sido determinantes para ser calificado por el mundo como un dictador.

De manera acelerada, esta revolución venezolana se va pareciendo cada vez más a Bielorrusia y a su dictador Lukachenko. Dicen además profesar la misma ideología: el socialismo. Está por materializarse la ejecución de las inconstitucionales inhabilitaciones dictadas en contra de muchos que hoy por hoy están punteando encuestas en los espacios donde aspiran ser elegidos. Y se materializará si los demócratas no nos unimos y luchamos en contra de ellas.

Algunos, dentro de la propia oposición, presionan para que declinen de una vez sus aspiraciones, y se acepte lo que la Constitución prohíbe de manera clara: sólo mediante sentencia judicial firme puede impedírsele a un venezolano que presente su nombre para una contienda electoral.

No hay sitio al que vayamos en donde no se nos pregunte qué vamos a hacer con los inhabilitados; vecinos, habitantes normales de nuestras urbanizaciones y zonas populares nos dicen que hagamos algo para evitar este nuevo atropello. A todos les explicamos que eso depende de cada uno de nosotros en conjunto. La única condición que debe privar para la unificación de la oposición es constatar que quien aspire esté de primero en las encuestas de un municipio o un estado determinado. Si quien aspira y está de primero en las mediciones tiene sobre su cabeza la decisión inconstitucional de inhabilitarlo, debe ser ese un motivo más de unión y lucha por rescatar sus derechos políticos.

La inconstitucionalidad es clara, evidente, no requiere interpretaciones o mayores explicaciones que la lectura directa de la propia Constitución Nacional. Es ahora cuando debemos unirnos para luchar por este derecho que afecta a candidatos con opciones de triunfo y que también afecta a los electores que queremos votar por ellos. La inhabilitación es doble, pero la más grave no es la personal que pesa sobre cada candidato, sino la inhabilitación que se le propina al pueblo para elegir a quien quiera. Es por eso que tanto elegibles como electores debemos ejercer juntos la presión necesaria para que el Gobierno no use esta arma para evitar que se midan.

La mejor manera de hacernos sentir es la calle. Si no salimos a reclamar nuestro derecho nadie nos lo respetará. Los poderes (que al fin de cuentas son un solo poder) se encuentran calmos porque, a excepción de algunos pocos, la mayoría de los electores no se están activando para defender su derecho a elegir. Más tranquilos se sienten cuando observan que desde las propias filas de la oposición algunos voceros defienden esas inhabilitaciones y mandaron a planchar el traje para ser los flamantes sustitutos de los candidatos inhabilitados, contando con que tales medidas se mantendrán y que, en consecuencia, las preferencias electorales que hoy ostentan les serán endosadas de manera automática. Nada más irreal y falso; esos votos no se trasladarán así nomás; pertenecen a los dirigentes de manera personal.

A todos aquellos que nos preguntan qué podemos hacer, los invitamos ahora. Llegó el momento de comenzar a manifestar de nuevo en la calle, a reclamar allí, de manera pacífica y contundente, lo que los poderes públicos no terminan de sentenciar. A decir de manera clara que mantener las inhabilitaciones tendrá un inmenso costo nacional, que no somos electores pasivos, que no nos conformaremos con esta nueva violación a nuestros derechos fundamentales en democracia. Eso también elevará el costo político al gobierno en el exterior, tal como le sucedió a Lukachenko (amigo de Chávez), quien por inhabilitar a sus adversarios es considerado por todo el mundo democrático como el único y último dictador de Europa. Es ahora.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog