Un cambio de postura para recuperar terreno perdido

Por Venezuela Real - 9 de Junio, 2008, 15:17, Categoría: Prensa Internacional

Dolores Tereso
La Nación - Argentina
09 de junio de 2008

Acorralado por las crecientes evidencias de su apoyo a las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC), que están haciendo mella en su imagen en Venezuela y en el exterior, el presidente Hugo Chávez decidió retomar la iniciativa. Y desviar la atención de las incómodas laptops de Raúl Reyes.

Después de rechazar durante varias semanas acusaciones sobre su respaldo financiero y logístico a la mayor guerrilla de América latina, el mandatario venezolano decidió subir la apuesta: llamó a los rebeldes a desmovilizarse y a liberar a todos los rehenes en su poder, sin condiciones.

Con este gesto sin precedente, Chávez apunta a un doble objetivo: por un lado, busca salvar su imagen ante una comunidad internacional escandalizada por los e-mails encontrados en las laptops del ex número dos de las FARC, que hablan de los millones de dólares y las armas que el mandatario habría facilitado a la guerrilla. Por el otro, intenta recuperar espacio en el nivel interno, alarmado por las encuestas que predicen una derrota del oficialismo en las elecciones regionales de noviembre próximo.

El momento elegido para dar este giro no es casual. Con una guerrilla cada vez más debilitada por la feroz ofensiva del ejército colombiano y diezmada por las deserciones (sólo este año dejaron las armas más de 1700 rebeldes, según el gobierno) y la muerte o encarcelamiento de sus principales líderes, Chávez podría estar anticipándose a un final anunciado.

"Chávez está intentando recuperar terreno y salvar la cara ante la comunidad internacional frente a las denuncias de las laptops, que son muy comprometedoras", dijo a LA NACION desde Caracas Elsa Cardoso, experta en relaciones internacionales y profesora de la Universidad Central de Venezuela. "El problema de las laptops se ha convertido en una gran preocupación para Chávez, que quedó al desnudo ante la comunidad internacional, ante la cual intentaba mostrar el papel constructivo que tenía en Colombia, pero que ahora descubrió su doble juego."

Para Cardoso, el mandatario está tratando de salir "si no ileso, al menos con pocas raspaduras" del escándalo. "Es como la persona que está en una situación incómoda y cambia de tema", ilustró.

Pero Chávez no sólo mira al exterior. Todavía sin recuperarse de la derrota que sufrió en el referéndum constitucional de diciembre pasado (que puso fin a sus planes de reelección ilimitada), el mandatario enfrenta ahora unas elecciones regionales en las que su partido podría perder algunos de sus principales bastiones.

Banderas

"La razón fundamental del viraje de Chávez es la caída de su popularidad interna y las elecciones regionales", dijo Aníbal Romero, profesor de teoría política de la Universidad Metropolitana de Venezuela. "Chávez está realmente asustado y no le quiere dar banderas a la oposición. Si pierde en noviembre, su debilitamiento va a ser fatal", agregó Romero, que recordó que al presidente le quedan más de cuatro años de mandato.

El experto hizo un paralelo entre el giro de Chávez frente a las FARC y su inesperada decisión, anteayer, de dar marcha atrás con una polémica ley de inteligencia que había sido duramente cuestionada por la oposición. "Son temas que le hacen daño y que le iban a dar a la oposición una tremenda bandera", dijo.

En ese sentido, Luis Vicente León, analista político y director de la consultora Datanálisis, explicó que el mandatario había cambiado su postura ante las FARC consciente del rechazo que siente la mayor parte de la sociedad venezolana hacia la guerrilla colombiana. A modo de ejemplo, León dijo que más del 70 por ciento de los venezolanos habían rechazado la propuesta de Chávez de retirar a la guerrilla de las listas de grupos terroristas.

"Chávez necesita el tema colombiano para remontar su popularidad", dijo León, e indicó que el nivel de aprobación del mandatario es actualmente del 55,8 por ciento, un porcentaje alto si se lo compara con otros líderes latinoamericanos, pero que está lejos del 70 por ciento del que gozó históricamente el presidente venezolano.

Chávez decidió cambiar su postura ante las FARC consciente, también, del creciente debilitamiento de la guerrilla. "El tiene que saber que las FARC están contra la pared. Es posible que alguno de sus amigos en la izquierda colombiana lo haya convencido de que ya no tiene sentido apoyar a la guerrilla", dijo Romero.

"En la medida en que las FARC están más presionadas militar y políticamente, también es más difícil para Chávez darles apoyo material", señaló Cardoso. Según explicó, el mayor control que tiene el ejército colombiano sobre los movimientos de la guerrilla deja un escaso margen de maniobra al mandatario para ayudar a sus, por lo menos hasta ayer, supuestos aliados.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog