Contrainteligencia - Derogada y al acecho

Por Venezuela Real - 11 de Junio, 2008, 10:57, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
11 de junio de 2008

A pesar del anuncio de la derogación de la Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia, no debe interrumpirse el debate y la discusión sobre este mamotreto que nos trataron de imponer clandestinamente por debajo de la mesa. El país debe tener en cuenta que, tal como lo ha dicho el Presidente de la República, un nuevo proyecto debe ser analizado y aprobado por la Asamblea Nacional.

De manera que la polémica pública, los análisis exhaustivos y las reflexiones de las voces de la sociedad civil sobre la derogada ley de inteligencia y contrainteligencia, tiene que continuar como un gran ejercicio ciudadano destinado a establecer los límites de la acción del Estado en la vida de los particulares. Cualquier punto de partida que se adopte para ese análisis urgente y necesario, debe contemplar el "diseño represivo y totalitario" que contiene la ley. Esto es fundamental: el decreto ley derogado gracias a la indignación ciudadana, recogía prolijamente las prácticas represivas empleadas tanto por las dictaduras de derecha del Cono Sur, como por el actual régimen cubano. La única diferencia radica en que, por desgracia, estas políticas represivas en Venezuela son publicadas en Gaceta Oficial.

Basta una revisión al vuelo, desde la exposición de motivos hasta el final del decreto ley, para notar de inmediato la forma malvada en que se utilizan conceptos vagos e imprecisos, con la única intención de abrir la puerta a la inseguridad jurídica general. Veamos algunos términos: "lealtad institucional", "seguridad de la nación", "desarrollo integral de la Nación", "hechos definitivos o irreproductibles" (sic).

¿De qué forma o manera se establecen los criterios legales para definir estos conceptos? ¿Una denuncia sobre un acto de impunidad, un reclamo sobre la inseguridad ciudadana o una protesta verbal por el mal estado de un hospital pueden significar para la policía una falta a la "lealtad institucional" o una afrenta al "desarrollo integral de la Nación"? ¿Esto quién lo definiría? De allí que la vaguedad de la ley resulta una compuerta abierta a la arbitrariedad y a la represión institucional.

Pero, además, con este decreto ley se viola de manera contundente "el principio de progresividad de los derechos humanos", consagrado en el artículo 19 de nuestra Constitución y en el artículo 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Por si fuera poco, también se vulnera el derecho de toda persona al libre desenvolvimiento de su personalidad, sin más limitaciones que las que derivan del derecho de los demás y del orden público y social, consagrado en el artículo 20 de la Constitución.

Con este decreto sería de rutina la restricción y suspensión de las libertades públicas, y se cercenaría la libertad de expresión, al eliminar el secreto profesional. Con ello se prefiguraba una sociedad donde la vida diaria de las personas siempre estaría en una vitrina para el diario escrutinio policial y militar. Todos terminaríamos siendo policías.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog