El Gobierno usa a la banca para controlar el mercado paralelo

Por Venezuela Real - 11 de Junio, 2008, 10:33, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
11 de junio de 2008

El control de cambio ha incentivado mecanismos para la especulación
Notas estructuradas en bolívares podrían ser vendidas a empresas relacionadas

La decisión tomó por sorpresa a todo el sistema financiero que –después de ver publicado en Gaceta Oficial el mandato del Ministerio de Finanzas de otorgarle 90 días para que se desprenda de todas las notas estructuradas que el propio Gobierno vendió– comenzó a elaborar una estrategia de lobby con las autoridades de Carmelitas, cuya fortaleza se basa en los errores que tiene la resolución. El objetivo final, sin embargo, es lograr más tiempo para "deshacerse" de estos instrumentos financieros, que les sirven para abultar de manera importante sus ganancias.

Detrás del biombo

El despacho de Finanzas, dirigido por Rafael Isea, tiene prioridades muy diferentes a las dos gestiones que le precedieron, y de las que el propio Gobierno no quiere ni acordarse por el cúmulo de decisiones erradas, que no sólo contaminaron al Fonden con más de 8 millardos de dólares comprometidos en notas estructuradas de alto, mediano y bajo riesgo, sino que también desatendieron de manera intencional el mercado paralelo y lo impulsaron a niveles con cotizaciones inimaginables, lo que llevó a la población a tener que enfrentarse a fuertes presiones inflacionarias.


Ante la negativa del presidente Chávez de aceptar una devaluación del bolívar o permitir un sistema de cambio dual, los ingenieros financieros que trabajan con Isea decidieron poner en práctica algunas medidas sin anuncios previos ni espavientos mediáticos, para que el factor sorpresa formara parte del manejo de crisis. Continuaron favoreciendo a un grupo de bancos con la entrega de notas estructuradas para intervenir el mercado cambiario, pero también para hacer desaparecer estos instrumentos vendiéndolos a los bancos internacionales que los emitieron originalmente.

Después vino la emisión del Bono Soberano Internacional 2023 y 2028 que, a pesar de algunos pronósticos negativos, resultó un éxito al menos para el despacho de Finanzas.

Se inyectó así por una segunda vía divisas al mercado paralelo y se le prohibió a Cadivi continuar dando una imagen de organismo secuestrador de divisas.

Pero esas decisiones no fueron suficientes para mantener el precio del dólar estable durante largo tiempo, y menos si se está interesado en incrementar el gasto público en el último trimestre del año para poder financiar la campaña electoral. Ante el agotamiento de las notas estructuradas –quedan sólo 800 millones, y de éstos, 500 millones son los únicos con capacidad para ser colocados– y la decisión de no realizar nuevas emisiones de deuda pública para no crear temores en el mercado internacional, la opción fue posar la mirada sobre el sistema financiero y obligarlo a vender en el mercado paralelo las notas estructuradas en bolívares para continuar tumbando el precio del dólar paralelo y "castigarlos por contribuir con la especulación financiera", como dijo una fuente del ministerio.

No era un secreto que, aunque la Ley de Bancos establece que la banca debe tener como máximo 30% de sus posiciones en dólares, estas instituciones sabían que la única manera de proteger sus inversiones era adquiriendo dólares. Es por ello que la banca extranjera comenzó a ofrecerle a la local, a las casas de bolsa, los seguros y demás instituciones ligadas al sector, empaquetar las divisa adquiridas en el mercado paralelo a precios superiores que los actuales en un instrumento denominado en bolívares pero pagadero en dólares. Fue así como en los balances de las instituciones comenzaron a aparecer asentadas en notas lo que en realidad son posiciones en dólares.

Sin embargo, el contexto en el que se realizan estas operaciones debe ser analizado con cuidado, pues ha sido el propio Gobierno el que ha incitado este tipo de prácticas con la imposición de un régimen cambiario que discrimina al ciudadano común y que ha hecho ganar mucho dinero a los especuladores, incluyendo al propio Ejecutivo, que ha conseguido importantes sumas de dinero vendiendo dólares por encima del tipo de cambio oficial a través de las emisiones de bonos.

Pocos analistas financieros aceptan hablar del asunto y quienes lo hacen piden que sus identidades no sean reveladas. Se sabe que este es un tema delicado, pues algunas instituciones podrían ver comprometida su estabilidad. No obstante, la decisión podría ser matizada alargando el plazo de venta de estas notas a 120 días. Pero, además, hay quienes piensan que al final los bancos terminarán vendiendo las notas a empresas relacionadas y las pérdidas no serán asumidas en sus balances.

Es vox populi que dentro del propio despacho de Finanzas la publicación de esta normativa causó descontento, pues se hizo de manera inconsulta con el ministro, a quien habían aconsejado que tal resolución debía ser emitida por la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras y no por el ministerio, y que además no debía incluir a todos los títulos valores –como de hecho se hizo– sino específicamente a las notas estructuradas.


 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog