El mito del salario

Por Venezuela Real - 11 de Junio, 2008, 10:49, Categoría: Dimensión Social

ANDRÉS ROJAS JIMÉNEZ
El Nacional
11 de junio de 2008

Una investigación de la UCAB demuestra que el sueldo mínimo venezolano no es el de mayor poder de compra en América Latina

" Si medimos el salario mínimo en dólares, nosotros hoy estamos en segundo lugar en América Latina, porque a partir del 1° de mayo estaremos en primer lugar". El comentario lo hizo el presidente Hugo Chávez, cuando a finales de abril anunció un aumento de 30% en la remuneración mínima para un trabajador que labora en el sector formal de la economía. De tal manera que, desde esa fecha, este indicador se incrementó de 614,79 a 799 bolívares fuertes.

La afirmación del Presidente motivó la revisión de los datos que suministran los bancos centrales e institutos de estadística de cada país y luego sacar las cuentas de dos reglas de tres, tomando como referencia básica que el tipo de cambio está en 2,15 bolívares fuertes por dólar. Al multiplicar y dividir se obtuvo que el salario mínimo en Venezuela subió de 286 a 372 dólares, y al hacer las comparaciones con otros países ciertamente se evidencia que ocupa el primer lugar del ranking en la región.

A partir de ese momento, el comentario del primer mandatario se convirtió en uno de los mensajes centrales de la propaganda oficial: "Venezuela tie ne el mejor salario mínimo de América Latina".

La otra parte de la campaña difundida por el Ministerio de Comunicación e Información (Minci) menciona que en 1999, cuando Chávez asumió el poder, el salario mínimo estaba en 100.000 de los antiguos bolívares y en la actualidad está en 799.000 bolívares, por tanto en nueve años este indicador ha tenido un aumento de 699%.

Vale señalar que esta variación es nominal y no toma en cuenta la inflación de estos años, aspecto que omiten los mensajes del Minci. Sin embargo, es público y notorio cómo en materia inflacionaria Venezuela ocupa el primer lugar en toda América, e incluso mundialmente está en la tercera posición, sólo superada por Zimbabue y Myanmar.

En 2007, la tasa anual de inflación cerró en 22,5%, porcentaje que contrasta con el promedio de la región que estuvo en 6,4%. Ahora en 2008 no existe ninguna posibilidad de que otro país supere a Venezuela en el ranking inflacionario, toda vez que para fines de mayo la variación de precios durante los últimos 12 meses se ubicó en 31,4%.

"Venezuela ha tenido que aumentar su salario mínimo en bolívares en magnitudes importantes para recuperar su poder adquisitivo", afirma Matías Riutort, investigador del Instituto de Estudios Económicos y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello. "Los ajustes que han requerido los salarios mínimos de otros países, en sus respectivas monedas, han sido inferiores a los registrados en Venezuela para recuperar o mejorar el poder adquisitivo", explica el experto

Alimentos a su cesta Otro mensaje que destaca la campaña del Gobierno es que antes de 1999, durante los gobiernos de la llamada IV República, el salario mínimo estaba por debajo del costo de la canasta alimentaria; pero una vez que Chávez llegó al poder esa situación se corrigió. Sin embargo, las cifras oficiales indican que en 2002, 2003, 2004 y 2005 esa situación se revirtió "por culpa del paro petrolero, golpista y terrorista". Es sólo en 2006 cuando ambos indicadores empiezan a tocarse, y finalmente, en 2008, el costo de los alimentos que reporta el Instituto Nacional de Estadística se colocó otra vez por debajo del salario mínimo.

En abril, la canasta alimentaria se ubicó en 713 bolívares fuertes, pero ese monto continuará en aumento cada mes, mientras que otro incremento del salario mínimo deberá esperar hasta mayo de 2009, por un decreto presidencial.

Por lo pronto, el costo de la cesta básica de alimentos representa 89% del salario mí nimo que entró en vigencia el 1° de mayo, y en otros países de la región –de acuerdo con el estudio de Riutort– esa proporción es menor. Tales son los casos de Argentina, donde sólo se requiere 50% de la remuneración más baja que puede percibir un trabajador para adquirir la canasta alimentaria básica; en Chile, que es de 65%, y de Ecuador, con 73%.

"Venezuela ocupa la sexta posición porque tiene que destinar casi 90% del salario mínimo para cubrir el valor de la canasta de alimentos; por tanto, no tiene el mejor salario mínimo de América Latina, a pesar de tener el más alto cuando la comparación se hace en dólares", sostiene el investigador de la UCAB.

El consuelo quizás está en que Venezuela tampoco se ubica en la última posición, porque la situación es más crítica en otras naciones. Por ejemplo, en Colombia prácticamente el salario mínimo –259 dólares– se destina casi en su totalidad en adquirir comida; o en Uruguay, donde para comprar los alimentos básicos se requiere del salario mínimo completo (169 dólares) más la mitad de esa cantidad. Incluso, en México –que es un caso extremo– la canasta alimentaria es más del doble del salario mínimo, que se ubica en 151 dólares.

Varias canastas El INE no es el único organismo del país que calcula el costo de la canasta alimentaria, y cuyo índice se basa prácticamente en los requerimientos mínimos que necesita una familia de entre 5 y 6 personas para estar saludable, según las recomendaciones del Instituto Nacional de Nutrición.

Existen otras instituciones que tienen más cifras sobre el precio de la cesta básica de alimentos, dependiendo de la organización gremial a la que están adscritas. Para el Cenda, vinculada a los movimientos sindicales, la cesta de alimentos se ubica en 1.246 bolívares fuertes, cifra que está 74,7% por encima de la cifra del INE.

"Si se compara el valor de la canasta alimentaria del Cenda con el nuevo salario mínimo habría que aumentarlo 56%", afirma Riutort.

También la Federación Venezolana de Maestros tiene su centro de estudios, y coloca el valor de la canasta de alimentos del magisterio en 2 salarios mínimos: sobre 1.500 bolívares fuertes, porque el alza en los precios de los alimentos supera la inflación.

Un detalle, el aumento del precio de la canasta alimentaria está prácticamente determinado por la inflación de los alimentos, cuyos precios promedio han subido 47,3% entre junio de 2007 y mayo de 2008, en Caracas.

Cesta ticket integrado El Gobierno no ha pasado por alto recordar en su campaña el efecto que tiene sobre el ingreso de la fuerza laboral del sector formal la compensación que recibe por concepto de la Ley de Alimentación de los Trabajadores, que se conoce comúnmente como cesta ticket.

La ley indica que la asignación por tickets de alimentación varía entre 25% y 50% del valor de la unidad tributaria, que es un indicador establecido en el Código Orgánico Tributario para determinar el pago de tasas, impuestos y multas, y que a principios de año varía dependiendo de la tasa de inflación del año anterior para la ciudad de Caracas.

En la actualidad, la unidad tributaria se ubica en 46 bolívares fuertes y de acuerdo con las jornadas laborales mensuales un trabajador recibiría en promedio cerca de 380 bolívares fuertes. Al hacer la conversión a moneda extrajera –también a la paridad oficial de 2,15 bolívares fuertes por dólar–, este monto equivaldría a una cantidad que está por encima de los 176 dólares y si se suma al salario mínimo entonces la remuneración del trabajador venezolano sobrepasaría los 550 dólares al mes.

En la investigación de Riutort se revisan las compensaciones adicionales que se otorgan en otros países y nuevamente se repite que Venezuela ocupa la primera posición en cuanto a la cantidad de ingreso mínimo que le corresponde a un trabajador formal; pero se hace la salvedad de que el país cae al tercer lugar porque una parte de los trabajadores –sobre todo los del sector informal de la economía– devengan el salario mínimo pero están al margen del beneficio del cesta ticket.

Este ingreso también se compara con el costo de la canasta alimentaria, y por ello Argentina y Chile siguen punteando como los países con el mejor salario mínimo del continente, pues gracias a esas compensaciones sus trabajadores sólo deben destinar a la compra de comida una proporción de 37% y 56%, respectivamente. "Venezuela estaría en tercer lugar y los trabajadores que reciben el ticket de alimentación tiene que destinar en promedio 61% del salario mínimo para cubrir la canasta de alimentos", señala el profesor de la Universidad Católica Andrés Bello en el estudio.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog