El menosprecio oficial - País sin memoria

Por Venezuela Real - 15 de Junio, 2008, 12:05, Categoría: Cultura e Ideas

El Editorial
El Nacional
15 de junio de 2008

 atético constatar que Venezuela se consagra cada vez como el país que ha resuelto borrar las más elementales huellas del pasado. No hay otro ejemplo en América Latina donde se menosprecie más el legado de la cultura o de la historia como en la tierra de Bolívar.

Como si hubiera pasado el caballo de Atila, ni más ni menos, aquí no vuelve a crecer la hierba. En los años 50 fue el "caterpilar del progreso" y las inmensas bolas metálicas que arrasaron con todo vestigio de la antigua "ciudad de los techos rojos".

Frente a la insensatez del Estado y frente a la incultura de sus ejecutores, corrió pareja la avaricia de constructores que consideraron como estorbo lo que en otras partes es visto como "patrimonio de los pueblos". Digámoslo francamente, no ha sido sólo un problema de los malos gobiernos, es algo que va más allá y que anda oculto e inconfesable en cada uno de los venezolanos, con excepciones notables por lo pocas.

Desdeñamos el pasado y sus testimonios, bien se trate de personajes o de papeles, documentos, obras de arte, o vestigios de la arquitectura que, a través del tiempo, muestran las formas y los estilos de vida. Es un problema vinculado a la educación y a la formación del ciudadano. Incluso edificaciones o paisajes, obras de la naturaleza, monumentos, declarados por la Unesco patrimonio de la humanidad son pruebas del desdén nacional y de la incuria. Frente al edificio donde se preserva el Archivo de Bolívar hacen de las suyas buhoneros y mercachifles de fuegos artificiales y otros productos ilegales.

Si al Castillete, la morada de Armando Reverón, lo borró el diluvio que cayó del Ávila, a "El Toboso" de Tito Salas lo borra la negligencia cuando no el pillaje, y la desidia oficial de quienes están a cargo del legado del pintor de la iconografía bolivariana. En Siete Días, Mireya Tabuas relata esta y otras historias.

Simplemente da pena, pena y pesar, que el desdén oficial y la insensibilidad condenen a la ruina y a la desaparición testimonios de lo que hemos venido siendo. Este es un reportaje que nos invita a la reflexión. El patrimonio está, como allí se dice, en vías de extinción.

Unas veces es la desidia, otras la ignorancia. Otras, y ahora para colmo, es la piqueta ideológica de la revolución bolivariana que pretende abolir la historia e inventar una a su medida y según los mitos que pretende crear. Derrumban la estatua de Colón o destruyen todo aquello que molesta a su proyecto político, ahogan los museos donde reposa y se guarda un patrimonio artístico de singular valor. Esto sucede en medio del silencio de los propios artistas plásticos o los intelectuales que respaldan a la revolución. Es un silencio que asfixia.

La lectura del reportaje de Siete Días nos invita a pensar en el daño que le hemos hecho a nuestro país con la destrucción sistemática, y con la gran indiferencia que condena a la desaparición a todo aquello que constituye parte del espíritu y de la cultura de los venezolanos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog