Todo en una sola canasta

Por Venezuela Real - 17 de Junio, 2008, 18:03, Categoría: Petróleo/Energía

José Toro Hardy
El Universal
17 de junio de 2008

La renta petrolera se está utilizando para manejar el poder en el plano doméstico

La economía venezolana se ha vuelto más dependiente que nunca del ingreso petrolero. El ingreso es una combinación de dos factores: volumen y precio. En Venezuela el volumen producido ha caído de manera alarmante, así que en realidad, nuestra dependencia se concentra hoy en día exclusivamente en el precio.

Los precios del petróleo se han mantenido a un nivel desacostumbradamente alto por un período inusualmente largo. Tal situación ha propiciado un fortalecimiento excepcional del Gobierno frente al resto de la sociedad y particularmente a expensas del sector privado. Ello ha redundado en un debilitamiento institucional del país.

A la vez el incremento en los precios del petróleo sumados a una fuerte caída en el nivel de actividades en el sector de los hidrocarburos, no ha hecho otra cosa que profundizar en Venezuela el modelo rentista. A menor producción, mayor ingreso. El ejemplo para la sociedad es claro: mayor beneficio con menor esfuerzo. Esto ha generado profundas distorsiones en nuestra economía.

Control total

Quien controla la renta petrolera, que es el Estado, controla totalmente la economía, lo cual se torna tanto más grave al considerar los pocos controles que existen en el manejo de esa renta. El aparato productivo ha sido gravemente afectado -porque ya nadie se atreve a invertir- y de manera progresiva el país ha pasado a depender de un nivel creciente de importaciones; pero como a través de Cadivi el Gobierno maneja también las divisas requeridas para esas importaciones, el control de cambios se transforma en un instrumento más de la absoluta concentración de poder en manos del Gobierno.

El equilibrio de los poderes, característico del sistema democrático se ha visto profundamente afectado. Los mecanismos de pesos y contrapesos han desaparecido. La primacía del Poder Ejecutivo sobre todos los demás poderes se hace cada vez más evidente.

A la vez, la población es progresivamente más dependiente de los favores que el Gobierno puede distribuir a través del gasto público. Ahora bien, la equidad en la distribución de esos favores queda gravemente distorsionada desde el punto de vista político, puesto que éstos parecen vincularse cada vez más a los objetivos de la revolución y por tanto sus beneficiarios se ven obligados a aceptar condicionamientos de carácter político. La renta petrolera se está utilizando como un mecanismo para el manejo del poder en el plano doméstico.

Todo esto lleva a la conclusión de más que como una herramienta para propiciar el desarrollo equilibrado de la nación, nuestro potencial energético y en particular la renta petrolera vienen siendo utilizados como un instrumento para promover un nuevo modelo revolucionario al cual se le da el nombre de "socialismo del siglo XXI".

Antiimperialista

Pero los objetivos de la revolución no se limitan al territorio venezolano. Los recursos del petróleo son utilizados también para promover la revolución en otras naciones del continente. Las ayudas a Cuba -cuna de la revolución- sobrepasan todos los límites de la racionalidad. Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y varias naciones latinoamericanas y del Caribe han sido beneficiarias de los programas político petroleros del gobierno venezolano, que curiosamente llegaron a extenderse también a Londres y a algunas ciudades de EEUU. De paso, tal como lo señala repetidamente el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, el gobierno venezolano ha dispuesto que la utilización de nuestro potencial energético tenga como uno de sus objetivos fundamentales la lucha antiimperialista en alianza con otras naciones alineadas en semejantes trincheras. Como si todo lo anterior fuera poco, el Gobierno pretende también utilizar nuestro recurso petrolero para resucitar un sistema cuya muerte fue decretada por la historia en vista de por su propio fracaso: el socialismo de inspiración marxista.

En el fondo, todo el andamiaje de la revolución se basa en unas políticas petroleras cuya piedra angular son los precios del petróleo. Las políticas petroleras del gobierno venezolano no son viables ni siquiera en el caso de que los precios petroleros se mantengan al nivel actual. Tales políticas únicamente serían sostenibles en un escenario en el cual los precios del petróleo no sólo siguieran creciendo de manera indefinida, sino que además lo hicieran a un ritmo mayor que el crecimiento del gasto público del país. El Gobierno ha puesto todos los huevos en una sola canasta.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog