Frente al juego de la ilusión

Por Venezuela Real - 18 de Junio, 2008, 18:41, Categoría: Política Nacional

GUSTAVO ROOSEN
El Nacional
18 de junio de 2008

Para precisar -o corregir- su definición de oligarquía, el presidente Chávez ha recurrido a una cita del general Velasco Alvarado, dictador peruano de la década de los años setenta, por quien no esconde su admiración. Acertadamente, Perú decidió no seguir por ese camino.

El resultado de su opción por una vía democrática, abierta al mercado y comprometida con el bienestar de la comunidad, puede verse ahora en un conjunto de indicadores de crecimiento económico y desarrollo social como los que presenta el economista argentino Gustavo Lazzari en su artículo "¿Y si miramos a Perú?".

Según esos datos, entre 2001 y 2007 la pobreza se redujo en Perú de 52% a 41%, la actividad económica creció en los últimos 80 meses (9% en 2007), ostenta la más alta productividad de América Latina y la tercera más baja inflación (5%), en 2007 la inversión externa creció 54% respecto al año anterior, superada sólo por Chile y Brasil. Como observa Lazzari, "Perú no es un paraíso. Sin embargo, hay un intento decidido y valiente de encarar el problema de la pobreza en su origen".

Los indicadores de crecimiento y desarrollo, pero sobre todo su tendencia positiva, sólo se explican por la aplicación consistente de políticas públicas coherentes, realistas, consensuadas y sostenibles.

Perú no es el único caso. El contraste es visible entre países de nuestro mismo continente que han logrado crecimiento y estabilidad y otros que se debaten entre la recriminación al pasado, la destrucción de la institucionalidad y permanentes ensayos de proyectos difusos, marcados por un impredecible sube y baja ideológico y por una conducción inestable de la economía.

Conscientes de que las medidas anunciadas recientemente ante los empresarios no representan un cambio significativo ni una definición coherente de políticas públicas creíbles, al empresariado venezolano le toca no sólo la tarea circunstancial de sortear las dificultades, sino la esencial de fortalecer la empresa desde dentro, no por la vía del aislamiento o de la renuncia al diálogo, sino por la de la presencia activa y la reafirmación de los valores en los que se asienta.

Tanto o más que responder a las urgencias del corto plazo, el reto de hoy es fortalecerse internamente para preservar el valor de la empresa privada como factor indispensable para el progreso del país. Sólo la solidez interna de las empresas y su claridad en la visión de futuro pueden sostener una acción empresarial eficaz, amenazada por la incertidumbre y por la pretensión de modelos fracasados o de ensayos sin destino. El realismo de los empresarios frente a un modelo carente de sostenibilidad y a la ilusión de unas ofertas circunstanciales y parciales, no está sólo en comprender su limitado e interesado alcance, sino en desarrollar las fortalezas de cada empresa y del sistema en el que son bienvenidas y viables. Al hacerlo estarán afirmando la posibilidad de un modelo productivo estable, basado en una visión del país positiva e integradora.

Entre las herramientas para lograrlo están, sin duda, la incorporación del concepto de responsabilidad integral corporativa como esencial a la filosofía de la empresa, el acento en la visión y la planificación estratégica y de largo plazo, la construcción del valor reputación de la empresa sobre la base de su comportamiento ético, de su interacción positiva con la sociedad y de su capacidad de respuesta a los mercados y a las necesidades sociales.

Frente a la tentación de abandono o de simple sobrevivencia, se impone la decisión del fortalecimiento interno y la reiteración de compromiso con Venezuela.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog